La Universidad Rey Juan Carlos (URJC) ha llevado al Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTBG) a los tribunales para poder ocultar las convalidaciones de los estudiantes del Instituto de Derecho Público (IDP). Este recurso ante el Juzgado Central de lo Contencioso-Administrativo nº 2, de Madrid, se produce tras una petición de acceso a la información pública realizada por Maldita.es y lo firma el propio rector de la universidad, Javier Ramos.

Maldita.es solicitó a la Rey Juan Carlos, a través de la Ley de Transparencia, las solicitudes de convalidación de asignaturas de los estudiantes del Instituto de Derecho Público, centro adscrito a la universidad pública, donde se impartieron los máster de Pablo Casado, Carmen Montón y Cristina Cifuentes. La solicitud de Maldita.es, además, también pedía las resoluciones de la universidad donde se refleja la decisión de convalidar o no las asignaturas que haya pedido cada estudiante.

La decisión de llevar a los tribunales al Consejo de Transparencia para poder ocultar información contrasta con las intenciones que había expresado públicamente el propio rector. Ramos, tras la explosión de los escándalos de los casos Cifuentes, Casado y Montón, decidió crear una Oficina de Transparencia dentro de un nuevo Vicerrectorado de Calidad, Ética y Buen Gobierno para "garantizar" las buenas prácticas en la institución.

A pesar de todo, la URJC denegó la información solicitada y Maldita.es reclamó la resolución ante el Consejo de Transparencia, el órgano que vela por el cumplimiento de la Ley de Transparencia en España, que dio la razón a Maldita.es.

Los argumentos que utilizó la universidad para escudarse y no aportar las copias de las convalidaciones de los alumnos del instituto cuando Maldita.es reclamó ante el Consejo de Transparencia fueron que para poder facilitarla necesitarían reelaborarla y que se trata de información que se encuentra ‘sub iudice’, es decir, que forma parte de un proceso judicial.

A pesar de las alegaciones de la universidad, el Consejo consideró que estos límites no se podían aplicar en el caso de la información solicitada y dio dos meses de plazo a la URJC para entregar todo lo que se le había pedido.

La universidad, en lugar de cumplir con la resolución del Consejo y entregar la información, ha decidido interponer un recurso contencioso-administrativo ante los juzgados madrileños. Por lo tanto, el caso pasa ahora a los tribunales, donde el Juzgado Central de lo Contencioso-Administrativo nº 2 de Madrid, deberá decidir si confirma la postura del Consejo de Transparencia y la Rey Juan Carlos debe entregar la información a Maldita.es o si le da la razón a la universidad y la puede seguir ocultando.

Los argumentos del Consejo de Transparencia para dar la razón a Maldita.es

El Consejo de Transparencia consideró que las solicitudes y resoluciones de convalidación de asignaturas pedidas por Maldita.es son información que “no ha sido elaborada expresamente con ocasión del procedimiento judicial pendiente, asimismo tampoco se ha acreditado que la estrategia procesal de una de las partes procesales se viera efectivamente perjudicada por dicho acceso” y, por lo tanto, “a pesar de lo indicado por la URJC, no resultaría de aplicación el referido límite”.

El CTBG, además, especificó que la información solicitada “sin lugar a dudas puede tratarse de información voluminosa pero ello no implica que sea precisa una tarea de reelaboración”; desmontando, así, el otro argumento de la universidad para denegar la información.

Consulta aquí toda la documentación sobre este caso:

Documentación recurso URJC contra CTBG por el IDP by Maldita.es on Scribd