Maldito Dato
11/06/2020

Es falso que Pablo Iglesias asumiera el "mando único" de las residencias de mayores como dicen varios dirigentes del PP

En los últimos días, varios dirigentes del Partido Popular (PP), como Isabel Díaz Ayuso, Javier Maroto o Teodoro García Egea, han dicho que el vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, tenía el “mando único” en la gestión de las residencias de mayores.

FALSO.

Pablo Iglesias no ha asumido el “mando único” de las residencias de ancianos durante el estado de alarma. Las competencias sobre las residencias de mayores recaen en las comunidades autónomas como ya os hemos contado en Maldita.es, y como ellas mismas reconocen.

Os hemos contado también en Maldita.es que se ha utilizado una rueda de prensa del 19 de marzo para decir que Iglesias asumió el “mando único”. En esta rueda de prensa, en la que también participó Salvador Illa, se expusieron las medidas recogidas en el Real Decreto de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19 y la orden SND/265/2020 del Ministerio de Sanidad del 19 de marzo y no se mencionó la atribución de competencias de las residencias al Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 por ninguno de los dos ministros.

El ministro Illa explicó que elevaron un protocolo “acordado con las comunidades autónomas” a carácter de orden [ministerial] con el fin de “cerrar aquellos centros [residencias de mayores] que no tengan las mínimas condiciones”, de “garantizar la restricción de visitas” y de “garantizar una atención médica mínima”.

Lo que dijo Pablo Iglesias en esa rueda de prensa sobre la actuación en residencias fue que: “para el Gobierno es una prioridad absoluta responder a la situación que se está originando en los centros de mayores y este fondo de 300 millones de euros va a emplearse para este fin. Es urgente medicalizar estos centros reforzando a las plantillas con personal y elementos sanitarios con más recursos y muy importante insisto con equipos de protección individual para los profesionales de estos centros que van a adquirirse con este fondo. Ya estamos trabajando con el Ministerio de Sanidad para que los equipos lleguen cuanto antes”. [Ve al final de la noticia para ver la transcripción completa de la intervención de Pablo Iglesias]

Ni en el decreto de medidas económicas, ni en la orden SND/265/2020 que autorizó a las comunidades a intervenir los centros residenciales públicos y privados para garantizar su funcionamiento, se recoge que el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, que dirige Iglesias, asumiera las competencias de las residencias. Tampoco se habla explícitamente en estas normas, en ningún momento, de “mando único”.

El Real Decreto del estado de alarma del 14 de marzo declaró en su artículo 4 como autoridades competentes delegadas a los ministros de Defensa, Interior, Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, y Sanidad, pero no al ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, que es Pablo Iglesias. Además, en el artículo 6 de ese mismo decreto, se estipulaba que “cada Administración conservará las competencias que le otorga la legislación vigente en la gestión ordinaria de sus servicios para adoptar las medidas que estime necesarias en el marco de las órdenes directas de la autoridad competente a los efectos del estado de alarma”.

Recientemente, en una entrevista el 10 de junio, antes de la declaración de García Egea en el Congreso, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, volvía a decir en nombre del Gobierno que “las competencias han estado en manos de las comunidades autónomas en todo lo que ha tenido que ver con el ámbito sociosanitario”, en referencia a las residencias de ancianos.

Las comunidades dicen a Maldita.es que siguen teniendo las competencias sobre las residencias

Como ya os contamos en Maldita.es, nos hemos puesto en contacto con las consejerías autonómicas competentes en materia de asuntos sociales para preguntar si con el estado de alarma han variado sus competencias sobre las residencias de mayores. 

Comunidades gobernadas por PP y Ciudadanos, como Castilla y León y la Región de Murcia nos dijeron que siguen teniendo las competencias sobre los centros. 

Respuesta de la Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familia y Política Social de la Región de Murcia a Maldita.es
Respuesta de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León a Maldita.es

La Generalitat de Catalunya (gobernada por JxCat y ERC) nos explicó que “las competencias entre Administración General del Estado y comunidades autónomas no han variado”, sino que “siguen siendo competencia exclusiva de las comunidades autónomas".

Respuesta del Departament de Treball, Afers Socials i Families de la Generalitat de Catalunya a Maldita.es

En Maldita.es también recibimos respuestas de otras comunidades como Asturias, Comunitat Valenciana o la Comunidad de Madrid, aunque esta última evitó dar una respuesta explícita sobre si mantienen las competencias de las residencias en la actualidad.

Desde Maldita.es nos hemos puesto en contacto con el Partido Popular para preguntar acerca de las declaraciones de García Egea, Díaz Ayuso y Maroto. Sobre las palabras de García Egea, el PP nos ha dicho en conversación telefónica que Iglesias “asumió el mando único en una rueda de prensa tras la declaración del estado de alarma”, pero hasta la fecha de publicación de este artículo no han aclarado en qué rueda de prensa. 

Para preguntar sobre el origen de la declaración de Isabel Díaz Ayuso, hemos contactado con el PP de la Comunidad de Madrid, pero únicamente nos remiten “al portal de la Transparencia de la Comunidad de Madrid”.

El grupo parlamentario del PP en el Senado tampoco ha respondido nuestras preguntas sobre las declaraciones de Javier Maroto en el momento de la publicación de este artículo. 

Por lo tanto es falso que el “mando único” en las residencias de mayores lo tuviera Pablo Iglesias ya que la gestión de estos centros es competencia de las comunidades autónomas y el mando único lo asumió en materia sanitaria a nivel nacional lo asumió el Ministerio de Sanidad.


TRANSCRIPCIÓN DISCURSO DE PABLO IGLESIAS EN LA RUEDA DE PRENSA DEL 19 DE MARZO DE 2020
Min. 7:53

IGLESIAS: Muchas gracias ministro. Boas tardes, bona tarda, arratsaldeon, buenas tardes. Me toca a mí, en esta comparecencia, dar cuenta de los operativos que estamos llevando a cabo para desarrollar el pilar social del plan de choque que aprobamos el martes e informarles a ustedes de las acciones conjuntas que estamos desarrollando para proteger a los colectivos sociales más vulnerables frente al coronavirus.

El paquete socioeconómico que logramos aprobar el martes en el Consejo de Ministros y que, tal y como explicó el presidente del Gobierno, supone la mayor movilización de recursos económicos públicos y privados de nuestra historia reciente, estamos hablando de 200 mil millones de euros, lo cual supone casi el 20% del PIB de España, responde a un hecho evidente para todo el mundo y, en especial, para la gente más humilde, y es que la crisis de el coronavirus no solamente es una emergencia sanitaria es también una emergencia económica y social. Y esto significa que no se puede dejar a nadie desatendido en lo sanitario, pero tampoco se puede dejar a nadie se ha tendido en lo económico y en lo social.

Debemos hacer todo lo que esté en nuestra mano para construir un escudo social capaz de amortiguar lo máximo posible el impacto negativo de la crisis del coronavirus sobre la economía, el empleo, las familias y los colectivos más vulnerables. Decir que este virus lo paramos unidos es una declaración vacía si eso no significa que ninguna persona quede desamparada en esta situación. 

Hay que seguir trabajando en más medidas para los próximos días, pero es un paso muy importante para proteger el empleo, garantizar ingresos a los trabajadores, evitar que se produzcan despidos y cierres de empresas y proteger a las familias del impacto económico de esta emergencia.

Hay que aprender de los errores de 2008 y garantizar que esta vez si la gente afronta esta crisis con la máxima seguridad. Porque seguridad ante el coronavirus significa por supuesto que la Sanidad mantenga su capacidad de atención a todas las personas que lo necesiten; seguridad significa que se cumplen las medidas del estado de alarma para frenar el virus; pero seguridad significa también la gente más vulnerable no va a quedar desamparada; que la gente trabajadora no se tenga que jugar la salud y la de los suyos y que tenga derecho a adaptar o a reducir su jornada laboral incluso al cien por cien si tiene que cuidar a un familiar; que se eviten despidos y se garantice que a los afectados por los ERTE van a recibir una prestación del Estado sin consumir su derecho al paro; que un autónomo que ha visto interrumpida su actividad o mermado sus ingresos va a tener derecho a una prestación; que a nadie le van a cortar la luz o echarle de su casa en medio de esta crisis porque hay una moratoria de las hipotecas y prohibición de los cortes de suministros básicos para hogares en situación de vulnerabilidad como decidimos el martes.

Se trata de dar seguridad y garantizar a todos los compatriotas que esta crisis no la pueden pagar, otra vez, los de siempre y que, esta vez sí, van a contar con el apoyo del estado para hacer frente a la situación.

Quiero reiterar nuestro compromiso de seguir trabajando para poner en marcha a la máxima brevedad más medidas que protejan a más colectivos. 

Permítanme que me detenga en el pilar social del plan de choque que aprobamos este martes y en algunos operativos específicos que estamos ya desarrollando desde la Vicepresidencia de Derechos Sociales en colaboración con el Ministerio de Defensa y con el Ministerio de Sanidad.

Dentro del escudo social que aprobamos el martes en el consejo de ministros hay un conjunto de medidas dirigidas a los colectivos más vulnerables ante la crisis quiero referirme a algunas de ellas con brevedad.

En primer lugar como saben el martes habló a aprobamos un plan de choque de 600 millones de euros para reforzar la atención social a colectivos vulnerables, en un momento en el que el sistema público de servicios sociales es absolutamente estratégico y un instrumento clave para minimizar las consecuencias del COVID. Quiero aprovechar para agradecer el enorme trabajo que están desarrollando los profesionales de los servicios sociales. En días en los que la gente de nuestro país se enorgullece del esfuerzo de nuestra sanidad pública, quiero, además, por supuesto, además de reiterar ese agradecimiento, quiero hacerlo extensivo también a los compatriotas que trabajan en los servicios sociales que están haciendo un trabajo en primera línea en primera línea de batalla en condiciones enormemente difíciles que es absolutamente fundamental para afrontar este combate.

El mismo martes tras el consejo de ministros de mante una reunión telemática con vicepresidentes y consejeros y consejeras autonómicos para coordinar este plan de choque social, este escudo social que tiene fundamentalmente dos ejes: Por un lado una flexibilización de la regla de gasto de 300 millones de euros para que los ayuntamientos puedan usar su superávit correspondiente al año 2019 para reforzar partidas de atención a la dependencia, de servicios sociales y todo tipo de problemas de índole social asociados al COVID 19. Respecto a los ayuntamientos que no tienen superávit o una situación que afecta sobre todo algunos municipios pequeños son las diputaciones provinciales las que se van a hacer cargo de estos servicios. Y por otro lado, hemos creado un fondo social extraordinario dotado con otros 300 millones de euros destinado a reforzar la atención social a colectivos vulnerables ante el coronavirus. Les informó de que mañana viernes he convocado el consejo interterritorial de servicios sociales y atención a la dependencia en el que están presentes las comunidades autónomas, las diputaciones y la vicepresidencia de derechos sociales para abordar el reparto de vivo de este fondo de 300 millones de euros para reforzar la atención social. Esa cantidad será transferida a las comunidades autónomas, a Ceuta y a Melilla para financiar las prestaciones básicas de los servicios sociales que tengan por objeto hacer frente a situaciones sociales muy específicas derivadas del COVID-19 entre las cuales permítanme destacar tres que son especialmente preocupantes:

En primer lugar, esos 300 millones se van a emplear en reforzar la asistencia a domicilio de personas mayores de dependientes o personas con discapacidad afectadas por el cierre de centros de día o de centros sociales y que en muchos casos están solos y solas en sus casas. Estamos reforzando así la asistencia a domicilio para garantizar la salud, el apoyo, la vinculación al entorno, la seguridad y también la alimentación de todas estas personas y con este fondo vamos a reforzar y ampliar también los dispositivos de teleasistencia domiciliaria.

En segundo lugar, este fondo se va a usar para reforzar las plantillas de los centros de los servicios sociales y de las residencias de mayores. Las residencias de mayores como saben ustedes son de los lugares más vulnerables en esta emergencia sanitaria. Sus plantillas están desbordadas. En muchos casos no han dispuesto de los equipos de protección individual necesarios para atender a personas positivas por coronavirus y ha habido por desgracia casos de contagio y de fallecimientos de residentes en algunos de estos centros. Los protocolos previos para enfrentar otros episodios de gripes epidémicas están obviamente desfasados y no sirven en la actual situación que es enormemente preocupante. Para el Gobierno es una prioridad absoluta responder a la situación que se está originando en los centros de mayores y este fondo de 300 millones de euros va a emplearse para este fin. Es urgente medicalizar estos centros reforzando a las plantillas con personal y elementos sanitarios con más recursos y muy importante insisto con equipos de protección individual para los profesionales de estos centros que van a adquirirse con este fondo. Ya estamos trabajando con el Ministerio de Sanidad para que los equipos lleguen cuanto antes.

Y en tercer lugar el fondo de contingencia se va a emplear en asistir a personas sin hogar que son también un colectivo especialmente vulnerable en la actual emergencia sanitaria. Se va a realizar un refuerzo de choque de los servicios sociales para asistir a las personas sin hogar, con el apoyo de las Fuerzas Armadas cumpliendo como ya comunicamos en los últimos días cuatro objetivos: el primero constituir unidades que diariamente entreguen un kit de higiene alimentación y bebida a las personas sin hogar les expliquen medidas de prevención les miran la temperatura y orienten en caso necesario; en segundo lugar habilitar comedores sociales para dar comida para llevar; en tercer lugar reforzamiento de los centros para personas sin hogar con personal sanitario que los dote de equipos de protección controle la salud del equipo de atención social y los residentes, tomen medidas preventivas, identifique posibles contagios y aísle o derive a otro centro de las posibles personas afectadas; en cuarto lugar habilitar espacios amplios como ya se ha hecho, por ejemplo, en el Ifema en madrid para alojar garantizar la higiene y la alimentación y atender a personas sin hogar con profesionales sociales y sanitarios y con posibilidad de zonas de aislamiento para las personas afectadas. Dada la sobrecarga de trabajo que enfrentan los profesionales de los servicios sociales quiero agradecer la cooperación con nuestras Fuerzas Armadas que está siendo fundamental para cubrir estas necesidades.

Los profesionales de Protección Civil, Fuerzas Armadas, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, acompañados del personal de los servicios sociales, participarán en el seguimiento diario de las personas sin hogar, el refuerzo de los centros sociales, el reparto de alimentación, la dotación de los comedores sociales y la habilitación de los espacios necesarios.

En las últimas horas, tanto el Ministerio de Defensa como el Ministerio de Sanidad han solicitado a la Vicepresidencia de Derechos Sociales que nos pongamos al frente de estos operativos de asistencia social con el apoyo de las Fuerzas Armadas. Asumimos esta tarea con el máximo compromiso.

Quiero agradecer a la ministra de Defensa por su gran disposición y por su compromiso. Debo reconocer que no imaginaba que la primera preocupación o una de las primeras preocupaciones de la ministra de Defensa fuera la situación de las personas sin hogar. Me emociona enormemente y es un orgullo trabajar a su lado. Agradecerle también a todo su equipo la coordinación que han llevado a cabo con nosotros y el trabajo conjunto que están realizando las Fuerzas Armadas con los profesionales de los servicios sociales. Nuestro trabajo será dar curso a todas las peticiones que recibamos por parte de las comunidades autónomas y dar las instrucciones necesarias para la participación de nuestras Fuerzas Armadas en estas misiones, tal y como nos ha solicitado el Ministerio de Defensa. 

Y quiero dar también unas gracias emocionadas al Ministerio de Sanidad por la gestión que está haciendo de esta crisis y, en especial, a su responsable que, literalmente, se está dejando la piel. Gracias por la capacidad que están demostrando para trabajar conjuntamente con otros departamentos del gobierno y para movilizar todos los recursos disponibles para atender a todas las personas afectadas. La coordinación es buena hemos elaborado ya protocolos tanto para la atención a domicilio como para la atención en residencias. Y puedo informar hoy de que, tal y como nos solicitó el Ministerio de Sanidad, el equipo de la Vicepresidencia Segunda ha estado trabajando para buscar todos los dispositivos vinculados a los servicios sociales que puedan servir como camas para el sistema nacional de salud y ponemos a disposición del ministerio de sanidad más de 19 mil 500 camas que hemos localizado repartidas en más de mil edificios. Esto no habría sido posible sin el papel fundamental de los trabajadores y trabajadoras del tercer sector. Su apoyo ha sido y va a seguir siendo absolutamente clave y quiero reconocer hoy, aquí, su trabajo y darle las gracias en nombre del Gobierno porque el tercer sector se está volcando frente a esta situación de emergencia.

Y no podemos hablar de los esfuerzos que se están haciendo en nuestro país en los últimos días para proteger a las personas vulnerables de coronavirus, sin dar las gracias también a la clase trabajadora. A las aparadoras de Petrer, que han tejido de manera altruista 10 mil mascarillas en dos días; a todos los trabajadores y trabajadoras de la alimentación, la logística, la seguridad o la limpieza, que se están jugando la salud para que todo lo que tiene que funcionar funcione y a nadie le falte de nada; a todos los vecinos y vecinas que se organizan en redes de solidaridad para bajar la basura a sus vecinos más mayores, para cuidar a los niños o para desinfectar zonas comunes. Una vez más se demuestra que es el patriotismo de lo común y de lo público, el patriotismo de la red pública, el mayor elemento de orgullo que podemos sentir y que es, con la fuerza de la sociedad civil, como siempre, a lo largo de la historia, se ha podido mejorar y superar las situaciones difíciles.

Quiero informar, por último, de que esta misma tarde voy a mantener junto a la ministra de Trabajo y Economía Social y al ministro de Seguridad Social e Inclusión una reunión con todos los ministros de trabajo y asuntos sociales de los estados miembros de la Unión Europea para poner en común y estudiar las medidas que se han puesto en marcha en cada país para afrontar el impacto laboral y social del COVID-19 y para estudiar cuáles deben ser las medidas que hay que tomar en los próximos días.

Quiero subrayar en este sentido como también, lo ha reiterado nuestro presidente, que el paquete que aprobamos el martes no es un punto y final y que seguimos trabajando para poner en marcha más medidas que refuercen el escudo social que estamos construyendo para dar seguridad y proteger a todos los colectivos sin excepción durante esta crisis. Esta semana marca un punto de inflexión en la política económica de Europa. España, pero también otros países de Europa han decidido dejar atrás los dogmas de la autoridad fiscal que ya fracasaron en la anterior crisis y, por eso, debemos emprender un camino diferente frente a unas recetas que pusieron como primera prioridad de la sociedad el déficit público por encima del empleo, por encima de la salud o por encima de la economía de los hogares. En esta ocasión, hay una apuesta por afrontar esta crisis de la manera opuesta usando las herramientas y los recursos del estado a los trabajadores y a las familias. Como ha explicado nuestro presidente, el paquete del martes es un paso histórico que nos pone a recorrer ese camino y ahora es necesario hacer más cosas teniendo algo muy claro: es imprescindible tal y como están diciendo economistas de todos los países y de diferentes escuelas económicas responder a esta situación con todos los instrumentos de los que disponemos sin escatimar esfuerzos. Los esfuerzos que no hagamos hoy, serán las desgracias de mañana para muchísima gente. Si algo se ha demostrado a nivel mundial, casi podríamos decir a nivel civilizatorio, es que solo desde el Estado y desde el sector público se puede dar una respuesta coordinada, planificada y contundente que proteja y dé seguridad a la gente. Lo público nunca se pone de perfil. Por eso, como también dijo el presidente, es clave, y con esto acabo, que seamos capaces no sólo de superar este trance como por supuesto vamos a hacer sino también de aprender de esta experiencia y apostar por reforzar de cara al futuro unos servicios públicos que son el único escudo social, el único cinturón de seguridad con el que cuentan nuestras sociedades para su bienestar y su seguridad. Muchísimas gracias

Otros artículos de Maldita.es