Maldito Dato
02/04/2020

Los datos del brote de coronavirus que el Gobierno no publica

El Gobierno español, a lo largo de la crisis del coronavirus, está ofreciendo menos datos que los que publican gobiernos de otros países, como Singapur o Italia, e incluso de los de ciertas comunidades autónomas.

LAS CLAVES

- El Gobierno no publica datos que las comunidades deben entregarle cada día, como la ocupación de los hospitales o el número de tests de coronavirus realizados.
- Hay gobiernos regionales, como la Junta de Castilla y León o el Gobierno Vasco, que ofrecen más datos de sus territorios que el propio Ministerio de Sanidad.
- El ministerio no ha publicado una metodología común para que todas las comunidades recojan la información de la misma forma.
- Los expertos coinciden en que la falta de transparencia en una crisis sanitaria resiente el compromiso y la confianza de la ciudadanía.

Uno de los actuales problemas es la sobrecapacidad de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y el resto de unidades de críticos. María José Sierra, jefa de área del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), no ha querido aclarar la situación en cada comunidad. La doctora que ha sustituido a Fernando Simón en las ruedas de prensa tras su positivo en coronavirus no ha ido más allá de un análisis genérico: "Hay comunidades en las que el aumento de casos ha sido mucho y ha sido rápido y dadas las características de la enfermedad hacen falta muchas camas de UCI; especialmente en las que más casos tienen". El propio Simón ya afirmó el domingo que había seis comunidades con la capacidad de las UCI al límite, pero no aclaró cuáles eran.

Y a pesar de que Sierra ha reconocido que "el tema de las UCI es el que más nos preocupa ahora mismo", desde el ministerio no han contado en rueda de prensa la situación exacta de estas unidades en cada comunidad ni publican los datos de forma oficial. Y eso que las comunidades autónomas están obligadas a enviar cada día al Gobierno los datos de ocupación y disponibilidad de camas tanto en las UCI como en otras unidades de críticos. Maldita.es ha preguntado en diferentes ruedas de prensa del director del CCAES, Fernando Simón, y del ministro de Sanidad, Salvador Illa, por qué no se publican estos datos, pero el Gobierno nunca ha elegido la pregunta para responderla.

Fuente: Orden ministerial que obliga a las comunidades autónomas a entregar información diaria.

El doctor en Derecho y experto en Transparencia, Miguel Ángel Blanes, explica a Maldita.es que la transparencia en un asunto como la ocupación de las UCI es fundamental y lo pone como ejemplo de las consecuencias positivas que tiene la publicación de datos abiertos. "Si la opinión pública y el conjunto de la ciudadanía supiera el estado real de las UCI por hospitales, sería más difícil que las comunidades autónomas se negaran a recibir pacientes de otras regiones ante el temor de ser tachadas de insolidarias", afirma.

Hay algunas administraciones, que a diferencia del Gobierno, sí están publicando la ocupación de sus hospitales, como son la Junta de Castilla y León o el Gobierno Vasco. Como ya os explicamos, esto permite conocer cuál es el estado en cada momento de los hospitales de estas comunidades autónomas, algo que no se puede saber en todo el país.

Estos no son los únicos datos que publican gobiernos regionales, como los del País Vasco o Castilla y León, mientras que el Gobierno central no lo hace. La Junta de Castilla y León ofrece incluso los datos de pacientes a los que se ha dispensado atención primaria o la incidencia de la enfermedad COVID-19 en las distintas zonas de la comunidad.

Lo mismo que sucede en otros lugares en los que se publica el número y la tasa de casos confirmados en cada región sanitaria, como pasa en Cataluña, o en cada municipio, como ocurre en el País Vasco. El Gobierno central, en cambio, no publica datos con mayor detalle geográfico que el nivel autonómico

La importancia de los datos y la transparencia en una crisis sanitaria

La falta de datos en nuestro país está suponiendo un problema, según juzgan distintos expertos. Elena María Postigo, directora del Instituto de Bioética de la Universidad Francisco de Vitoria y profesora de esta materia y de filosofía, explica ante las preguntas de Maldita.es que "en toda crisis sanitaria o pandemia es importante recibir la información adecuada en el momento oportuno" y que "los datos y la transparencia son muy importantes", pero siempre "conforme al principio de veracidad".

Postigo destaca que es fundamental que los datos que se den sean veraces y auténticos y que no se oculten otros. "Para poder tomar decisiones adecuadas es importante conocer el estado real de la situación y así poder tomar las medidas con tiempo suficiente para prevenir. Desgraciadamente, en España hemos llegado tarde en la prevención y nos encontramos ante una situación de emergencia. Por eso ahora es imprescindible conocer exactamente cuál es la situación", apostilla.

Miguel Ángel Blanes se expresa en la misma línea y recuerda que, además de la Ley de Transparencia española, que data de 2013, la Ley General de Salud Pública, aprobada en 2011, ya decía que "las actuaciones de salud pública deberán ser transparentes. La información sobre las mismas deberá ser clara, sencilla y comprensible para el conjunto de los ciudadanos". "Al margen de las opiniones personales, siempre respetables, las autoridades sanitarias están obligadas por Ley a ser transparentes en materia de salud pública. No es una opción", interpreta el experto. 

Blanes, además, explica que "si las personas no tenemos acceso a una información clara, veraz y actualizada sobre la incidencia y evolución del virus, no podemos saber si las cosas se están haciendo bien. Y nadie puede confiar en lo que no conoce. La ignorancia es un caldo de cultivo perfecto para el alarmismo, las noticias falsas y la desinformación". Algo en lo que coincide Postigo al afirmar que "para que los ciudadanos se vean en manos de alguien fiable cuanta mayor transparencia y veracidad, mejor".

No se conoce siquiera cuántos hospitalizados hay a diario en cada comunidad autónoma

El problema, de todos modos, no es sólo que el Gobierno no de datos muy desglosados, como que publique únicamente el número de casos por comunidades autónomas y no por provincias o municipios, sino que tampoco publica la situación diaria de cada comunidad: ni el número de personas hospitalizadas ni el número de casos en la UCI.

En un principio, parecía que esta era la información que estaba dando el Ministerio de Sanidad y el CCAES en sus informes diarios, pero el ministerio acabó aclarando que se tratan de datos acumulativos. Es decir, si una persona fallece o se cura, pero ha estado hospitalizada, sigue contando en el total de casos hospitalizados de su comunidad.

Aún así, hasta hace bien poco, tal y como contaba El Confidencial, cada comunidad lo estaba contando a su manera y pasándoselo de esa forma al Ministerio de Sanidad, que no ha publicado una metodología común para todas las autonomías. La explicación que dan ciertas comunidades y el Gobierno central sobre el dato de ocupación de las UCI sigue sin cuadrar, tal y como explica la periodista Ana Tudela, de Datadista, en un hilo de Twitter. Además, los datos que facilita cada comunidad no sólo pueden estar siguiendo metodologías distintas, sino que también pueden ser parciales debido a retrasos en la notificación de casos.

El propio Fernando Simón ha reconocido estos retrasos en la notificación en las ruedas de prensa diarias. Este mismo martes contaba que "la notificación de casos suele sufrir retrasos en fin de semana". Estos retrasos son los que han causado que el ministerio y el CCAES no tengan datos completos, por ejemplo, del sexo y edades de los casos de coronavirus en nuestro país. Y no sólo les pasa a ellos. Como ya os contamos en Maldito Dato, las comunidades autónomas tampoco están mandando al momento los datos al Centro Nacional de Epidemiología. Por lo tanto, ninguno de los organismos estatales conoce la edad y el sexo de todos los casos de coronavirus en nuestro país.

Las comunidades publican datos por su cuenta que no ofrece el Gobierno

A pesar de que el Gobierno no esté publicando ni recibiendo los datos de edad y sexo de todos los casos, hay comunidades autónomas que lo están dando por su cuenta. Como la Junta de Castilla y León o el Gobierno vasco.

Fuente: Desglose por edad y sexo en el boletín de información diaria del Gobierno vasco.

Este detalle en los datos que se publican es de gran importancia, según el doctor en Derecho Miguel Ángel Blanes. "La información no puede facilitarse de cualquier manera, sino de forma desagregada, por ejemplo, por edades, patologías previas o sexo, para que cada uno de los colectivos afectados la pueda comprender", explica.

El Gobierno tampoco está detallando cuántos tests diagnósticos del coronavirus se están haciendo en nuestro país, pero algunas comunidades sí están dando ese dato. Cataluña o País Vasco, por ejemplo, publican diariamente cuántos tests de este tipo hacen y si han dado positivo o negativo. El Gobierno central, en cambio, sólo está informando en ruedas de prensa con cifras que no acaban de cuadrar y no está publicando datos exactos diariamente.

Eso sí, hay datos que las comunidades están entregando al ministerio que no publican ni ellas mismas. Pasa por ejemplo con la información sobre material sanitario. Las consejerías de sanidad o salud deben informar al ministerio de cuántas guantes, mascarillas, batas y kits PCR tienen y cuántos gastan cada semana. Sanidad no ha hecho públicos estos datos, pero tampoco lo hacen los propios gobiernos regionales.

De todos modos, hay quien, como Blanes, apunta a que la solución no es que las comunidades autónomas publiquen los datos por su cuenta. El experto en Transparencia detalla a Maldita.es que "en España, ni siquiera son comparables los datos entre comunidades autónomas. Es vital que la información no se facilite sólo por regiones porque el virus no entiende de fronteras". 

"Hay que volcar toda esa información de forma centralizada en una única página web del Ministerio de Sanidad y en tiempo real. De lo contrario, la gente se vuelve loca buscando y cruzando los datos para comprender la información", explica.

Otros artículos de Maldita.es