Maldito Dato
02/02/2020

La mitad de las piscinas públicas de Madrid suspendieron sus inspecciones sanitarias

LAS CLAVES

- El 46,9% de las piscinas públicas inspeccionadas suspenden: un porcentaje superior al de los centros deportivos privados
- Aparte del Ayuntamiento, la Comunidad de Madrid y el Consejo Superior de Deportes tienen piscinas que también registran suspensos
- Las piscinas de uso público se inspeccionan con más frecuencia

El 46,9% de las piscinas públicas madrileñas inspeccionadas, propiedad del Ayuntamiento de Madrid, de la Comunidad de Madrid y del Consejo Superior de Deportes suspenden los controles higiénico-sanitarios. 38 de las 81 piscinas de propiedad pública que han sido inspeccionadas desde 2018 han suspendido en las visitas de los inspectores sanitarios municipales. En total, estas 81 piscinas se reparten en 60 centros distintos, ya que algunos de ellos cuentan con más de una piscina.

Como ya os contamos en Maldita.es, en Madrid suspenden las inspecciones sanitarias el 23,8% de las 799 piscinas que se revisaron desde enero de 2018 hasta octubre de 2019. En las piscinas públicas, sin embargo, el porcentaje de suspensos es el doble: el 46,9%, tal y como revelan el análisis de los datos que Maldita.es ha conseguido a través de la Ley de Transparencia y ha hecho públicos por primera vez.

En la clasificación que hemos desarrollado en Maldita.es las piscinas públicas son las que mayor proporción de suspensos tienen (46,9%), únicamente por detrás de las piscinas eróticas, donde suspenden el 60%, y los spas y balnearios con un 56% de desfavorables.

Las piscinas públicas suspenden más las inspecciones que las del resto de centros deportivos y gimnasios privados

Las últimas inspecciones recibidas muestran que en proporción, las piscinas públicas han recibido más resultados desfavorables que los gimnasios y centros deportivos privados. Suspenden el 46,9% de las últimas 81 inspecciones a los centros municipales frente al 29,1% de los centros deportivos privados. De las 77 piscinas de centros deportivos privados inspeccionadas 23 fueron desfavorables.

Las piscinas públicas, además, obtienen más incumplimientos que los centros deportivos privados en tres de las cinco categorías que evalúan los inspectores: condiciones de higiene, estructura física y equipos y productos. Todas excepto la de información al usuario y la de personal.

Entre las piscinas públicas inspeccionadas las hemos encontrado de tres administraciones distintas: del Ayuntamiento, de la Comunidad de Madrid y del Consejo Superior de Deportes.

Cuatro de cada diez piscinas propiedad del Ayuntamiento de Madrid tienen resultados desfavorables

La mayoría de las piscinas públicas de la ciudad son propiedad del Ayuntamiento de Madrid. Se trata de 74 piscinas repartidos por toda la ciudad en polideportivos y centros al aire libre de las que 32 han presentado resultados desfavorables: el 44%.

A nivel de distritos, es Usera el que sale peor parado por tener más piscinas suspensas. En esta zona, 7 de las 9 piscinas suspendieron la última inspección. De hecho, las únicas que consiguieron superar el control sanitario fueron la situada en la Caja Mágica, que además, también es el único centro municipal de gestión privada del distrito, actualmente administrado por la empresa Forus, y la climatizada del Polideportivo Moscardó.

En esta categoría, los peores resultados los registran las piscinas de Francos Rodríguez, de gestión pública,y las de Go Fit Peñagrande, de gestión privada y que en sus últimas inspecciones recibidas presentaron deficiencias en todas las categorías evaluadas. Este centro de Peñagrande, que desde 2018 tan solo ha recibido una visita de los inspectores, registró suspensos en sus tres piscinas: una exterior, una climatizada y una tipo spa. En las tres se detectaron incumplimientos en condiciones de higiene, estructura física e información al usuario. Además en la exterior y en la climatizada también se detectaron incumplimientos en personal y en equipos.

La empresa Go Fit nos han confirmado que recibieron esta inspección, pero según ellos, no fue deficiente por los parámetros del agua sino por incidencias de cartelería y otros aspectos técnicos que se solucionaron tras la visita". Según la empresa, "ninguna de las analíticas mensuales tomadas en los laboratorios en 2018 recibieron un parámetro desfavorable que obligara a cerrar ninguno de los vasos de Peñagrande". Madrid Salud no se ha pronunciado sobre este extremo.

La piscina del centro municipal Fuente del Berro recibió hasta 6 inspecciones entre marzo y mayo de 2018 y en la última, suspendió y se detectaron incumplimientos en higiene y en información al usuario. La del 20 de mayo fue la última inspección que recibió en un año y medio porque no volvió a recibir otra hasta diciembre de 2019. Este centro sufrió un "deterioro progresivo en el mantenimiento y conservación" durante meses, según publicó El País, debido al abandono asociado a un conflicto laboral que provocó que el polideportivo cerrase sus puertas entre septiembre de 2018 y mayo de 2019.

Fuente: Piscina del centro Fuente del Berro. web.archive.org

Nos hemos puesto en contacto tanto con la dirección municipal de la piscina de Fuente del Berro como con la empresa adjudicataria actual (SIMA Deporte y Ocio) y nos han comentado que la última inspección se recibió el 16 de diciembre y su resultado fue favorable. Sin embargo, nos han comunicado que antes de la reapertura del polideportivo tuvieron que realizar una gran inversión para reformar cosas como las bombas de impulsión de la piscina, una enfriadora, unas bombas de las calderas, o el sistema de control computerizado de calidad del agua.

Tres de los cuatro centros propiedad de la Comunidad de Madrid suspenden

Existen cuatro centros que pertenecen a la Comunidad de Madrid: la de las instalaciones deportivas del Canal de Isabel II, la piscina de San Vicente Paúl, el Centro de Natación Mundial 86 y el Parque Deportivo Puerta de Hierro.

En 2019, la de San Vicente Paúl fue la única de las regionales que pasó la inspección el pasado 6 de septiembre. Las instalaciones del Canal de Isabel II, en cambio, suspendieron el 18 de junio por incumplimientos en las categorías de personal y de información al usuario, y la del parque Puerta de Hierro suspendió la inspección del 27 de agosto en todas las categorías excepto en la de personal. Según la Comunidad, la de Puerta de Hierro se trata de la mayor piscina de Europa al aire libre, con una superficie de más de 25.000m2.

El cuarto centro es el macro-centro Mundial 86: un complejo de referencia en el ámbito de la natación. Se construyó con motivo del Mundial de Natación de 1986, es sede de la Federación Española de Natación y está certificada por el Consejo Superior de Deportes (CSD) como centro especializado de tecnificación deportiva. El 4 de julio de 2019 recibió inspecciones desfavorables en dos de sus siete piscinas: una climatizada y otra al aire libre. Ambas piscinas presentaron incumplimientos en todas las categorías evaluadas.

Desde Maldita.es nos hemos puesto en contacto con la Federación Madrileña de Natación (FMN), que es la encargada de la gestión del centro Mundial 86, y nos han dicho que tuvieron "conocimiento absolutamente informal" de la inspección porque la "interlocución con los servicios de inspección del Ayuntamiento es de la Comunidad de Madrid".

La FNM nos ha remitido la respuesta de la Dirección General de Deportes de la Comunidad de Madrid, que es la encargada de las instalaciones deportivas, En ella han incluido algunas de las incidencias que registraron:

Respuesta de la Subdirección General de Deportes de la Comunidad de Madrid sobre Centro Mundial 86 a Maldita.es

La Subdirección General de Deportes, encargada de la gestión de las instalaciones deportivas regionales, nos ha confirmado también la existencia de estas deficiencias. En el caso del centro Mundial 86, diferencian entre aspectos más graves, como la falta de señalización de profundidad, y otros más leves. Según ellos, todos han sido corregidos.

Desde la Subdirección General de Deportes nos han remitido información relativa a las últimas inspecciones de las piscinas del Canal Isabel II y del Parque Deportivo Puerta de Hierro que pueden ser consultadas en los siguientes enlaces: Canal Isabel II y Parque Deportivo Puerta de Hierro.

El Consejo Superior de Deportes dice no tener constancia de que sus dos piscinas suspendieron

Entre las 81 piscinas públicas inspeccionadas, dos de ellas pertenecen al Consejo Superior de Deportes (CSD), el organismo estatal de máxima autoridad en materia deportiva. La que hay en su propia sede y la de la residencia para deportistas de alto rendimiento Joaquín Blume, ambas situadas en Ciudad Universitaria, y que han suspendido los controles sanitarios.

La de la sede del CSD en la calle Martín Fierro suspendió el 27 de febrero de 2019 debido a incumplimientos en las condiciones generales de higiene. También suspende la piscina tipo spa de la residencia Joaquín Blume: falló en tres de las cinco categorías evaluadas. A los incumplimientos en higiene hubo que sumarle fallos en la información al usuario y la estructura física de las instalaciones.

Desde el CSD nos han dicho que no han encontrado la documentación de las inspecciones recibidas el 27 de febrero y en un primer momento nos han dicho que “no les constaba”. Sin embargo, tras haber consultado con Madrid Salud, el CSD ha reconocido que, efectivamente, esta inspección ocurrió el 27 de febrero, pero desconocen los detalles relativos a esta.

De hecho, según el propio CSD, la última inspección la recibieron el 20 de noviembre de 2019 y aclaran que en el spa de la Joaquín Blume ya ha corregido todas las deficiencias del informe anterior, que según ellos fue favorable.

Según el CSD, actualmente en una de las piscinas del Centro de Alto Rendimiento existieron ciertas "observaciones de los inspectores de Madrid Salud". Entre ellas están una toma de tierra no protegida, la ausencia de una rejilla, limpieza del material deportivo, una bomba depuradora que no funcionaba y que el socorrista debía haber presentado una información que no tenía disponible, según nos aclararon desde la institución.

Las piscinas de uso público se inspeccionan más

En Madrid las inspecciones a piscinas se priorizan en función del riesgo asociado a estas y las piscinas de uso público tienen un mayor riesgo que el resto. No hay que confundir las piscinas de propiedad pública, como son los centros deportivos municipales o autonómicos, con las piscinas de uso público, que son todas aquellas abiertas al público y no destinadas únicamente a la familia e invitados del propietario, como es el caso de las piscinas en los gimnasios, hoteles o colegios.

Las piscinas municipales, precisamente por su uso público, tienen por defecto una prioridad de inspección alta, aunque también ocurre lo mismo con los balnearios y spas. Esto es así por el sistema de puntuación que establece Madrid Salud, que a partir de los 12 puntos ya asigna una prioridad alta a la inspección de una piscina.

Fuente: Procedimiento de inspección de aguas recreativas de Madrid Salud [pág. 29]

Así lo demuestran también los datos de inspecciones programadas que el Ayuntamiento comparte en el Portal de Datos Abiertos de Madrid. En Maldita.es hemos cruzado los datos de inspecciones programadas con los resultados de la última inspección recibida para ver cuáles fueron las más visitadas.

Si en 2018, el conjunto de todas las piscinas se inspeccionaron 1,8 veces de media, las públicas lo hicieron 2,5 veces. De hecho en todo 2018 el centro que más inspecciones recibió fue el centro municipal Forus Chamartín, que recibió 5 inspecciones.

Accede al resto de artículos sobre piscinas:

Otros artículos de Maldita.es