El programa Espejo Público emitió ayer unas imágenes de árboles de un barrio de Madrid con cintas amarillas y afirmaron que habían causado "cierto revuelo entre los vecinos, que reaccionaron quitando los lazos". La realidad es que el Ayuntamiento de Madrid nos niega que los vecinos hayan quitado las cintas contra las orugas que se habían colocado en el polideportivo de la Concepción pensando que eran lazos amarillos.

El Consistorio nos explica que "la empresa de mantenimiento del polideportivo las pone –las cintas– para verificar si hay orugas", y que ellos mismos las han retirado tras concluir que no hay orugas ya que las cintas pueden contener trazas de orugas y, por lo tanto, "generar urticaria".

Desde el Ayuntamiento sí nos dicen haber recibido alguna queja por parte de vecinos al haberlos confundido con lazos amarillos, pero nos confirman, como decimos, que han sido retirados por técnicos y no por esos vecinos.

Por lo tanto, no hay ninguna prueba de que vecinos de Madrid hayan retirado las cintas, ni de que se hayan quitado con una motivación política al ser confundidas con lazos amarillos.

Imagen tomada el 28 de marzo de 2018 por Maldita.es

Maldita.es ha acudido al Centro Deportivo Municipal de la Concepción para conocer su versión de lo ocurrido. El personal del polideportivo no ha querido hacer declaraciones y nos ha remitido a la Junta Municipal de Distrito. Maldita.es sí ha podido comprobar que los pinos que se encuentran en el recinto deportivo no tienen bandas amarillas contra la procesionaria.

El periodista Javier Salas nos avisó en Twitter de que estaba circulando esta desinformación, que fue desmentida primero por 20 Minutos.

*En una versión anterior de este artículo decíamos que las cintas amarillas contra las orugas eran "tóxicas". No lo son, aunque sí podrían contener trazas de orugas y "generar urticaria".