MENÚ
MALDITA EXPLICA

Quiénes son los talibanes de Afganistán, Al Qaeda y el Daesh y cómo es la relación entre ellos

Publicado miércoles, 1 septiembre 2021
Comparte

El aeropuerto de Kabul, la capital de Afganistán, sufrió un doble atentado el pasado 26 de agosto a manos del grupo terrorista Estado Islámico Provincia de Jorasán (ISIS-K). En este lugar se encontraban miles de personas que querían abandonar el país tras el ascenso al poder de los talibanes, que se hicieron con el control del país en tan sólo 10 días tras la decisión de Estados Unidos y otros países, como España, de retirar sus ejércitos de este país de Oriente Medio.

Pero, ¿quiénes son los talibanes y quiénes, el ISIS-K? Alejandro Salamanca, experto en Estudios Islámicos por la Universidad de Edimburgo y creador del blog ‘Desvelando Oriente’ explica a Maldita.es que los talibanes “surgen a finales de los 80 y se consolidan en los 90. Por lo general se trata de refugiados y descendientes de refugiados afganos en Pakistán que decidieron tomar las armas una vez se expulsó a los soviéticos de su país. Muchos habían sido muyahidines, que es el nombre que recibieron los distintos grupos que lucharon contra la URSS. Recibieron apoyo y formación de los servicios secretos pakistaníes, y son radicales islamistas: aplican la violencia contra quienes ellos consideran malos musulmanes”.

Y con respecto al ISIS-K, Salamanca aclara que “en español sería EIJ por Estado Islámico del Jorasán” y que “es una sección provincial del Daesh o Estado Islámico” (EI o ISIS, por sus siglas en inglés). El Daesh es una organización bastante descentralizada que tiene varias secciones con relativa autonomía, aunque compartan objetivos, liderazgos a gran escala y referencias, según explica el experto.

Es decir, que ISIS-K, o EIJ, es una sección del Daesh, que a su vez “es una escisión de Al Qaeda”, explica Salamanca. “La relación que hay entre los talibanes y el Daesh es mala, se odian a muerte: el Daesh considera que los talibanes son demasiado pragmáticos y ‘flojos’ a la hora de aplicar la ley islámica. Ya antes de que los talibanes se hicieran con el control de Afganistán habían tenido luchas entre ellos por motivos ideológicos y de estrategia”.

Daesh e ISIS “son distintos nombres para la misma organización”, aclara el fundador de ‘Desvelando Oriente’. “La denominación es una decisión personal: Daesh es el acrónimo de al-Dawla al-Islamiya al-Iraq al-Sham (Estado Islámico de Irak y Levante) en árabe y suena parecido a “algo que aplastar o pisotear”, lo que ofende a la organización terrorista, hasta el punto de haber matado en Siria a varias personas que usaban este nombre. ISIS atiende a las siglas en inglés de ‘Estado Islámico de Irak y Siria’, un nombre más neutral y que legitima su actividad. Hay musulmanes devotos que creen que llamar estado islámico a esta organización es una aberración”.

Al Qaeda: aliados de los talibanes en la guerra contra los soviéticos

Como decíamos antes, el Daesh es una escisión de Al Qaeda, organización terrorista que también tiene relaciones con Afganistán. Alejandro Salamanca explica que “Osama bin Laden fundó Al Qaeda en 1988 durante la guerra civil afgana contra la ocupación soviética. Una vez acabada la guerra, en 1990 ofrece su protección a Kuwait ante la amenaza de que Irak les invada, pero Kuwait prefiere una alianza con Estados Unidos”. Este hecho desencadena que “Al Qaeda empiece a plantear una estrategia antiamericana, de hacer la yihad contra el enemigo externo mediante acciones espectaculares, como el 11-S o el ataque a embajadas”.

Fernando Reinares, investigador principal y director del Programa sobre Radicalización Violenta y Terrorismo Global del Real Instituto Elcano, explica en su artículo ‘Yihadismo global y amenaza terrorista: de Al Qaeda al Estado Islámico’ que “durante algo más de un cuarto de siglo, hablar de terrorismo global era hacerlo de Al Qaeda. [...]. Su ideología, una variante del salafismo de acuerdo con la cual el concepto religioso de yihad debe ser entendido exclusivamente en su acepción belicosa, justifica moral y utilitariamente la violencia terrorista con el objetivo último de instaurar un califato o suerte de imperio panislámico de orientación fundamentalista. Un califato que incorpore la totalidad de los territorios sobre los cuales ha existido dominio musulmán –al-Ándalus incluido– y se imponga sobre la totalidad del género humano”.

Salamanca remarca que Al Qaeda “tiene muy buenas relaciones con los talibanes”. “Al Qaeda fue fundamental para echar a los soviéticos de Afganistán, y a cambio los talibanes les permitieron establecerse, crear  bases y hacer operaciones en el país. Además, se negaron a la extradición de Bin Laden a Estados Unidos tras el 11-S al no tener acceso a las pruebas que le implicaban en el atentado”, explica.

De hecho, Reinares afirma en el artículo ‘Afganistán: razones por las que el acceso al poder de los talibán incidirá sobre la amenaza yihadista en Europa Occidental’ que “con los talibán gobernando en Kabul es previsible que el mando central de Al Qaeda como estructura yihadista global disponga entre Afganistán y Pakistán de un espacio mucho más permisivo para volver a planificar atentados en el mundo occidental, lo que a corto y medio plazo tendrá una mayor repercusión sobre las sociedades europeas”.

El Daesh y Al Qaeda son enemigos pese a perseguir el “mismo objetivo último”

Las relaciones de Al Qaeda con el Daesh, en cambio, no son tan buenas. De hecho, el Daesh es una escisión de la organización terrorista fundada por Osama bin Laden. “En 2013, después de la ocupación estadounidense de Irak, Daesh se separa de Al Qaeda por diferencias personales entre sus líderes, ideológicas y estratégicas. Daesh es mucho más radical en sus consideraciones sobre quién es un buen musulman y quién no, y en lugar de centrarse en atacar al enemigo externo hace la guerra contra los que ellos consideran que son malos líderes musulmanes, mientras que Al Qaeda tiene relaciones con los distintos estados”, explica el creador de ‘Desvelando Oriente’.

Según Fernando Reinares “ambas [organizaciones terroristas] en tanto que matrices distintas del yihadismo global con liderazgo y estrategias diferenciadas, rivalizan en la actualidad por hegemonizarlo pero no cabe descartar una futura cooperación entre ambas organizaciones”.

A pesar de sus diferencias, Reinares recuerda que “el Estado Islámico y Al Qaeda comparten ideología y fines. A ambas es común el salafismo yihadista. [...] Ambas coinciden en un mismo objetivo último: el de extender por la fuerza la observancia del credo islámico, en su expresión más excluyente y rigorista, sobre el conjunto de la humanidad y reinstaurar el califato sobre la totalidad de los territorios en los que rigen o han regido alguna vez, desde el siglo VII, las estipulaciones del Corán”.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.