MENÚ
MALDITA TECNOLOGÍA

Cuidado con los resultados de búsqueda de Google marcados como "anuncio" a la hora de hacer un trámite administrativo online

Publicado
Comparte
Categorías
Social
Timo
Recursos utilizados
Superpoderes

Si buscamos un producto o servicio en Google puede pasar que nos aparezca un enlace precedido por la palabra “anuncio”. Muchas veces, la tendencia es hacer clic en él porque es el primer enlace que nos sale en la búsqueda, pero que esté al principio de la lista no significa que sea el mejor resultado, lo que significa es que la empresa propietaria del sitio web ha pagado para promocionar su página y que aparezca al comienzo del buscador. Pero ojo, porque si lo que pretendemos es realizar un trámite online podemos terminar pagando para obtener un documento que, en realidad, podríamos obtener de forma gratuita.

Vamos a verlo con un ejemplo: si tecleamos las palabras “tarjeta europea sanitaria” en Google es posible que el primer resultado que nos aparezca sea un anuncio de una web que nos cobra por la gestión de la solicitud del documento. Sin embargo, la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE), que acredita el derecho a recibir atención sanitaria en otros países europeos, es gratuita y se puede solicitar a través de la web de trámites de la Seguridad Social.

En Maldita.es ya os hablamos de otro caso similar: las páginas web que te cobran por sacar el informe de vida laboral utilizando la imagen de organismos oficiales. De nuevo, si buscamos en Google la frase “obtener vida laboral”, el primer resultado que nos sale no es la Tesorería General de la Seguridad Social (donde podemos realizar el trámite de forma gratuita), sino otras webs que han pagado para que sus portales aparezcan anunciados:

Como podemos ver en las capturas, el buscador indica que nuestros primeros resultados son anuncios. “Si pone ‘anuncio’ es porque alguien ha pagado”, señala la maldita y experta en publicidad online, Margarita Arias. 

Cualquier empresa podría pagar para que su página web aparezca al principio de la lista de resultados

Para utilizar Google Ads, el servicio para ofrecer publicidad de Google, la compañía exige que los anunciantes cumplan todas las leyes y normativas aplicables, además de sus propias políticas. Según Arias, para que se muestre un anuncio tras una búsqueda no sólo basta con pagar. Por ejemplo, se tiene en cuenta que la publicidad esté realmente relacionada con lo que se oferta en la página. “Imagínate que tienes una web de venta de coches y quieres poner un anuncio de venta de camisetas. Aunque pongas el dinero, Google no te va a dejar porque comprueba que los anuncios están relacionados con lo que se vende”, afirma la experta. 

Si seguimos con nuestro ejemplo sobre la tarjeta sanitaria europea, podemos ver que lo que nos ofrece la web que nos cobra por solicitar este documento es el servicio de intermediación con la administración, tal y como indica también Arias. Al final de la página, aclaran que no cobran por la tarjeta en sí y que esta se puede obtener de forma gratuita. 

En estos casos, ocurre que si no conocemos la política de anuncios del buscador de Google ni el significado de la palabra “anuncio” al comienzo de los enlaces, podemos llegar a pensar que las páginas que aparecen primero van a ser la mejor opción simplemente porque el buscador las coloca en ese lugar preferente.

Acotar las búsquedas de Google y comprobar las URL de los sitios web para evitar estos casos

Si queremos evitar encontrarnos con este tipo de portales, Raúl Cosano Puerta, ingeniero informático experto en ciberseguridad y maldito que nos ha prestado sus superpoderes, recomienda que busquemos en Google el organismo oficial que realiza el trámite en lugar del trámite en sí. Por ejemplo, buscar “Seguridad Social” en vez de “tarjeta sanitaria europea”. Esto se debe, según el experto, a que las páginas web de organismos oficiales no suelen generar dominios propios para los trámites. “Por ejemplo: www.declaraciondehacienda2022.es sería una web de la cual sospechar”, indica.

Asimismo, aconseja que nos aseguremos de que la página web en la que estamos es la correcta comprobando la URL completa en el navegador y que estemos atentos “a cualquier indicio que pueda hacer sospechar que no estamos en la página oficial”. También podemos utilizar herramientas para la navegación basadas en la reputación, que avisan de los reportes de otros usuarios sobre la página que estamos visitando. “En definitiva, sentido común y tomarse el tiempo para leer”, sentencia.

En este artículo han colaborado con sus superpoderes [email protected] [email protected] Raúl Cosano, experto en ciberseguridad y Margarita Arias, especialista en publicidad digital.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapp, préstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.