MENÚ
MALDITA TECNOLOGÍA

'Trending topics' de Twitter, cómo funcionan los sticks para televisiones y qué son los plugins: llega el 79º consultorio de Maldita Tecnología

Publicado
Comparte
Categorías
Recursos utilizados
Hablar con la fuente involucrada
Expertos
Superpoderes

¡Buenas, malditas y malditos! Llega la cita más esperada de la semana en el mundo tecnológico: el día en el que respondemos a todas vuestras preguntas en el consultorio. Hoy hablamos sobre trending topics en Twitter y cómo los elige la plataforma; sobre los llamados plugins que usamos normalmente en nuestros ordenadores; y también hay una pregunta acerca de los sticks que conectamos a nuestras televisiones para hacerlas inteligentes. Como podéis ver, hay mucho anglicismo de por medio. Quédate con nosotros y te explicamos estos conceptos.

¿Tenéis más preguntas que hacernos? Podéis enviarlas al correo [email protected], completando este formulario o enviando un mensaje a nuestro Twitter, a Facebook o a nuestro bot de WhatsApp: +34 644 229 319. ¡Vamos allá!

¿Cómo decide Twitter que algo es ‘trending topic’? 

Una de las bases fundamentales de las conversaciones en redes sociales son las tendencias: los temas diarios de los que se habla. En Twitter, estas tendencias son de sobra conocidas como ‘trending topics’, y aparecen en un lugar destacado dentro de la plataforma. ¿Cómo sabe la red social cuáles son los temas más comentados? ¿Existe algún criterio para mostrar unos sobre otros? Son preguntas que nos habéis hecho en los últimos días, así que os contamos lo que sabemos.

Tal y como explica Twitter en su página de ayuda, no todos vemos los mismos ‘trending topics’: “Las tendencias se determinan mediante un algoritmo y, de forma predeterminada, se personalizan de acuerdo con las cuentas que sigues, tus intereses y tu ubicación”. 

Ahí tenemos la primera pista: la red social analiza cuáles son los temas del momento según cuántos tuits se lancen en un día mencionando un asunto concreto. Para ello utilizan algoritmos que detectan y miden estas interacciones: “Este algoritmo identifica los temas que gozan de popularidad en un momento dado, en lugar de los temas que han sido populares durante un tiempo o diariamente”.

No todos vemos las mismas tendencias siempre. A cada usuario le muestra unas tendencias u otras en función de lo que cree que les va a interesar más. Por eso, se crean dos columnas de tendencias: por un lado, las que se establecen mediante un área geográfica específica que son comunes para todos (si vives en Argentina, te mostrará temas de ese país), y por otro las que se adecuan a tu perfil.

Tendencias en España del 13 de diciembre de 2021.

Los algoritmos que hacen esta selección no son públicos, de modo que no podemos comprobar o contrastar cómo hacen esa selección de temas y de tuits que llegan a los ‘trending topics

Por eso, hay que tener en cuenta que no todas las tendencias llegan a serlo por casualidad. Hay veces que se crean de forma orgánica, es decir, porque hay muchos usuarios que están tuiteando sobre un tema específico y a fuerza de comentarlo se hace ‘trending topic’. Un ejemplo puede ser una final de Operación Triunfo. Otras veces, en cambio, se crean porque un grupo de usuarios se organizan para tuitear sobre un tema específico hasta hacerlo tendencia. De estas campañas inorgánicas te hemos hablado en Maldita.es al explicar lo que significa el ‘astroturfing y pueden ser temas más o menos conflictivos.

En ocasiones, estas campañas inorgánicas se llevan a cabo mediante bots, es decir, cuentas automatizadas que se programan para comentar, replicar contenido o interactuar con otras cuentas (por ejemplo, retuitear sus publicaciones o comentarlas). 

Hemos preguntado a Twitter cómo controlan que no se creen tendencias a partir de movimientos inorgánicos, que nos remite a su página de preguntas frecuentes sobre tendencias: “Nuestro objetivo es que las tendencias sirvan para promover conversaciones constructivas en Twitter. Esto significa que, en ocasiones, puede que no permitamos o que evitemos temporalmente que el contenido aparezca en tendencias hasta que haya más contexto disponible”.

Según explican, sólo retiran tendencias cuando incumplen las reglas de la plataforma, “contienen lenguaje soez o referencias gráficas o solo para adultos” o “atentan contra la privacidad de víctimas de delitos graves y de menores”.

“Eso sí, coordinarse con otras personas para expresar ideas, puntos de vista, apoyo u oposición hacia una causa, siempre que dicho comportamiento no tenga como resultado incumplimientos de las Reglas de Twitter, está permitido”, aclaran a Maldita.es

También nos habéis preguntado por qué la mayoría de los días aparecen tendencias de temas de celebridades de medios como VOGUE o Cosmopolitan. En la sección de Tendencias aparecen los llamados “Momentos”, que desde Twitter definen como “una selección de historias que muestran lo que está pasando en el mundo, una recopilación de tuits acerca de un acontecimiento”.

Desde Twitter aseguran que estos ‘trending topics’ “no siempre son del corazón” y que son los propios usuarios, en este caso VOGUE y Cosmopolitan, quienes los “crean”: “Puedes comenzar a crear tu propio Momento a través de la barra de navegación en twitter.com. Para empezar, solo necesitas un título, una descripción, Tweets y una imagen de portada”. ¿Por qué aparecen siempre? Twitter tiene un equipo de selección de contenido que eligen temas relacionados con “noticias, deportes, entretenimiento y diversión”. 

Sticks para hacer a las televisiones inteligentes: ¿cómo funcionan y qué datos usan?

Con el aumento del consumo de series y películas bajo demanda a través de las plataformas de streaming, también ha evolucionado la forma en la que las vemos. Hemos pasado de conectar nuestro ordenador por cable a la televisión para compartir el contenido a ver directamente el contenido en ella, incluso si no tiene conexión a Internet. Como si fuera un móvil con aplicaciones, las llamadas “televisiones inteligentes” nos permiten conectarnos a Internet directamente para ver contenido multimedia, pero no todas pueden hacerlo, así que desde hace un tiempo vemos también los llamados sticks para televisores. 

¿Que no te suenan estos sticks? Seguro que has oído hablar de los Chromecast de Google o los Fire Stick de Amazon. Puede incluso que hayan sido un regalo de cumpleaños o uno navideño. Si es el caso, te explicamos cómo funcionan y qué datos comparten. 

Imagen: Pierre Lecourt. Flickr.

Pablo Hinojosa, un maldito dedicado a la ingeniería de software que nos ha prestado sus superpoderes, explica a Maldita.es que este aparato “es similar en su funcionamiento a un reproductor DVD, pues se conecta igualmente por HDMI [una entrada de cable que tienen nuestras televisiones] y sirve como dispositivo de entrada de imagen y sonido”. 

“La gran diferencia se encuentra en que en vez de tener un lector de discos, el stick en cuestión tiene una tarjeta de red para conectarse a Internet que, o bien le permite recibir contenido multimedia desde otro dispositivo conectado a la misma wifi, o bien actuar independientemente y obtener de Internet el contenido que quiere visualizar el usuario”, prosigue.

Por ello, en el caso de que el stick se conecte directamente a Internet sin necesidad de que le enviemos lo que queramos ver desde nuestro móvil, “es habitual que traigan mandos a distancia incorporados para navegar por el contenido o que permitan jugar a videojuegos basados en la nube”, apunta Santiago Casteleiro, informático y también maldito que nos ha prestado sus superpoderes. Al final, uno de estos sticks actúa como si fuese un ordenador o un teléfono móvil como los que usamos en nuestro día a día, pero de tamaño reducido y optimizado para la televisión.

Ojo, que también hay opciones para controlar estos aparatos desde nuestro móvil: en este caso se usa “una tecnología denominada Wifi Direct”: “Es como si existiese un cable imaginario que conecta a ambas partes sin necesidad de ese punto central que sería nuestro router”, explica Hinojosa. Esto permite que sea nuestro teléfono el que descargue el contenido y que lo envíe a la televisión para visualizarlo, siempre a través del stick.

Hasta aquí todo bien. Si este aparato funciona en algunos puntos como un móvil que se conecta a Internet y que intercambia datos… ¿Qué tipo de información es la que usa y transmite? 

Existen herramientas que nos permiten conocer a qué sitios de Internet intentan conectarse estos sticks (y cualquier otro dispositivo con conexión) y bloquear aquellas direcciones web que sean innecesarias para mostrarnos el contenido que queramos ver, como si fuese un bloqueador de anuncios de navegador. Estas conexiones recopilan información de uso: cuándo lo encendemos, cuándo lo apagamos, qué aplicaciones utilizamos, durante cuánto tiempo usamos cada una… que si bien no transmiten estrictamente información personal, sí que dicen mucho de nuestros hábitos.

Por ejemplo, en el caso del Amazon Fire TV, solo analizando el uso normal al encenderlo y visualizar una película en cualquier plataforma de streaming, obtenemos que el 55% de las peticiones de conexión son bloqueadas por Pi-hole, un servicio que filtra los dominios web a los que se intentan conectar los dispositivos si se trata de publicidad o recopilación de datos de uso.

Peticiones registradas en la plataforma de medición de uno de nuestros malditos.

Esto quiere decir que más de la mitad de intentos de conexión son innecesarios para ofrecernos el servicio, sino que están enfocados a recopilar información sobre nuestros patrones de uso y mostrarnos publicidad personalizada, que se basa en nuestros intereses.

“En principio no se requiere información personal para cumplir su objetivo”, especifica Hinojosa. Sin embargo sí que se recogen datos técnicos sobre nuestros hábitos de uso, “lo que significa que el utilizar estos dispositivos no va a hacer que obtengan otro tipo de información privada que antes no tuviesen”. Por ejemplo, a través de otros dispositivos inteligentes que usemos.

Eso sí, el experto hace hincapié en que “al ser estas herramientas de código cerrado, no podemos saber a ciencia cierta qué sucede cuando usamos estos sticks ni qué tipo de datos recopilan, sino que nos tenemos que llevar de sus políticas de privacidad, como la de Amazon o la de Google, o la política de compartición de información de uso y diagnóstico de Google, que son los principales fabricantes de estos dispositivos”.

Casteleiro, además, añade que “una parte fundamental a tener en cuenta es si los mandos de control remoto que traen los sticks tienen control por voz, eso sí sería un dato más recopilado, pues es posible que en nuestro móvil no utilicemos esta funcionalidad pero en la televisión sí”. 

¿Qué es un plugin, para qué sirve y cómo saber que uno es seguro?

Cuando instalamos un programa o una aplicación, muchas de ellas te avisan de que puedes añadir un complemento (o plugin) a la misma, normalmente a través de una tienda incorporada. ¿Pero qué son y para qué nos sirven? ¿Nos podemos fiar de ellos? Todo depende de cómo los descargues y de dónde, como pasa también con las aplicaciones. Vamos a verlo.

El mejor ejemplo para hablar de estas extensiones son los navegadores. Como explica Pablo Hinojosa, los plugins son pequeños programas que permiten ampliar la función de dicho navegador y ofrecen características nuevas al usuario”. “Podemos utilizar una que nos permita descargar como archivo un vídeo que estemos visualizando en alguna página”, apunta también Santiago Casteleiro.

En Maldita.es también tenemos una de estas extensiones, la de Maldito Bulo, que te muestra avisos cuando estás leyendo un contenido que hemos desmentido en una página web o de si estás accediendo a una página satírica, por ejemplo. 

Pero estos plugins no se limitan a los navegadores web. También existen para otros programas, como reproductores de música. Por ejemplo, para reproducir ciertos DVDs y contenidos en Windows Media Player, que trae de fábrica el sistema operativo de Microsoft, es posible que se necesiten complementos que habiliten la reproducción de los archivos del disco, como estos plugins. Esto es porque el programa trae algunas opciones para reproducir archivos comunes, pero si queremos usar los que se salgan de su “abc” tendremos que instalarlos, tal y como explican en la página de soporte. Un ejemplo puede ser CD externo que metemos en nuestro ordenador.

Por su parte, también existe la posibilidad de instalar complementos en sistemas de gestión de contenidos. Un ejemplo de ello es WordPress, uno de los principales software para sitios web de Internet, que permite añadir funcionalidades como insertar vídeos, mejorar la seguridad o crear un formulario de contacto. 

¿Son todos y cada uno de ellos fiables? Pues no: como ya os explicamos en Maldita.es, existen algunos plugins que pueden secuestrar nuestra navegación o instalarnos malware en nuestro ordenador. ¿Cómo podemos evitar que nos pase esto? 

Hinojosa nos explica que “si bien no hay una manera exacta de saber si una extensión es segura o no, sí podemos seguir algunos consejos, como preferir aquellas de código abierto o software libre pues publican su funcionamiento en abierto y, sobre todo, instalar siempre el plugin desde el repositorio oficial del navegador, evitando hacerlo desde páginas de Internet”. 

En el caso de Mozilla Firefox, puedes descargarlas desde la página de Complementos para Firefox, y si usas Google Chrome, desde la Chrome Web Store.

Casteleiro apunta, además, “que tenemos que prestar atención a los permisos que nos solicitan, si se adecúan a lo que esperamos que haga la extensión, y observar su funcionamiento, si lo hace como debería o hace cosas extrañas que no se corresponden con su objetivo”. Es decir, que para tareas simples no nos pidan accesos raros a la cámara, cosas como enviar tuits en nuestro nombre o acceder a nuestros contactos (que puede pasar). Aquí os dejamos más información sobre los permisos

Antes de irte...

No somos técnicos o ingenieros pero contamos con mucha ayuda de personas que son expertas en su campo para resolver vuestras dudas. Tampoco podemos deciros qué servicio usar o dejar de usar, solo os informamos para que luego decidáis cuál queréis usar y cómo. Porque definitivamente, juntos y juntas es más difícil que nos la cuelen.

Si tenéis cualquier duda sobre esta información o cualquier otra relacionada con la manera de la que te relacionas con todo lo digital, háznosla llegar:

En este artículo han colaborado con sus superpoderes los malditos Pablo Hinojosa y Santiago Casteleiro, ingeniero de software e informático, respectivamente.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapp, préstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.