MENÚ
MALDITA TECNOLOGÍA

WhatsApp no obligará a los usuarios a aceptar sus nuevas condiciones de uso: qué cambia y qué no respecto a las anteriores *

Publicado martes, 1 junio 2021
Comparte
Categorías
Consumo
Recursos utilizados
Hablar con la fuente involucrada
Material producción propia

WhatsApp no obligará finalmente a los usuarios a aceptar sus condiciones de uso actualizadas. En enero, la compañía avisó de que modificaría sus políticas y que tendrían que aceptarse como máximo el 8 de febrero, pero se creó tal polémica por los supuestos cambios que iba a introducir que optaron por retrasar el momento hasta el 15 de mayo para aclarar la situación, tal y como te contamos en este artículo. Aun así, dado que el descontento global con los cambios no ha cesado, Facebook (la compañía propietaria) ha anunciado que no se limitarán ni borrarán las cuentas de aquellas personas que no las acepten.*

"Dada la reciente discusión con varias autoridades y expertos en privacidad, queremos aclarar que no actualmente no tenemos ninguna intención de limitar la funcionalidad de cómo funciona WhatsApp para aquellas personas que no hayan aceptado aún la actualización", precisa un portavoz de la compañía en un comunicado remitido a Maldita.es.

"En vez, continuaremos recordando a los usuarios de vez en cuando que existe la actualización, así como en el momento en que se utilicen funciones opcionales relevantes de la aplicación, como comunicarse con una empresa que recibe soporte técnico de Facebook. Con este método esperamos que los usuarios sean más conscientes de su elección a la hora de interactuar con un negocio", añaden.

En caso de que seas una de esas personas que todavía no ha aceptado la actualización porque no te aclaras con los cambios, te los explicamos. Lo primero es aclarar que WhatsApp es desde 2014 parte de la familia de empresas de Facebook, que son compañías directamente administradas por Facebook. Desde entonces, estas empresas comparten información entre ellas como mínimo para mejorar los servicios a nivel técnico y sacar estadísticas de uso, pero el tipo y la cantidad de información que se comparte no es la misma en el caso de usuarios europeos.

Esto se debe a que en Europa se aplica el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), una legislación estricta en cuanto al manejo de los datos personales. Que WhatsApp compartiera algunos datos con Facebook ya estaba contemplado en la versión anterior europea de la Política de Privacidad, del 24 de abril de 2018, que se actualizó el mismo año de la entrada en vigor de esta normativa.

¿Qué tipo de información comparte WhatsApp con Facebook y otras empresas que no compartiera antes?

Hay que aclarar también que existen dos políticas de privacidad diferentes: una para usuarios europeos y otra para el resto de usuarios. Ambas se actualizaron el pasado 4 de enero de 2021 y son las que cambian con esta actualización. En la versión europea, WhatsApp explica que comparte alguna información con Facebook, pero que esta "no puede utilizarse para los fines propios de las empresas de Facebook". ¿Por ejemplo? Colocar publicidad.

Como decíamos antes, WhatsApp ya compartía antes información con Facebook y el resto de empresas de la familia para poder asegurar ciertos servicios, como hacer llamadas a través de la aplicación o realizar pagos en algunos países. En esta publicación en la página oficial de WhatsApp se explica que los datos que se comparten son, entre otros, el número de teléfono, datos del dispositivo como tu prefijo del país, el sistema operativo y la versión instalada y otros sobre el uso de la aplicación: cuándo la usamos por última vez, cuándo nos registramos, qué uso le damos, etc.

Estos datos también los puede compartir con otras empresas de Facebook para que sepan si un usuario usa varios de sus servicios y procurar que estos otros servicios sean seguros. Por ejemplo, WhatsApp dice que podría pasar a Facebook parte de la información que tiene sobre un usuario que además de usar WhatsApp, también tiene un perfil creado en Facebook y está haciendo spam o mandando contenido ilegal a otros usuarios. De esta forma, Facebook cuenta con información adicional sobre ese usuario que está infringiendo sus normas, como su número de teléfono o si usa WhatsApp.

Este flujo de información entre las empresas no es nuevo y la nueva Política de Privacidad para usuarios europeos no indica que se vayan a compartir más datos.

Sí que especifica que "la información que compartimos con ellas se usa en nombre de WhatsApp de conformidad con nuestras instrucciones" y que no puede usarse para "fines propios" de Facebook. Es decir, que la información que WhatsApp pase a estas empresas no puede usarse para su libre albedrío, sino que es WhatsApp, como empresa responsable de los datos, la que fija para qué se usan esos datos.

En la versión para usuarios no europeos, WhatsApp especifica que estos datos pueden usarse para "mejorar sus servicios y tus experiencias al usarlos, como hacer sugerencias para ti, personalizar funciones y contenido (...) y mostrarte publicidad y ofertas relevantes a través de los productos de las empresas de Facebook. Pero eso ya lo hacía antes y así lo refleja la versión anterior del documento de privacidad.

Por el contrario, WhatsApp indica en esta publicación que para usuarios europeos "Facebook no usa la información de tu cuenta de WhatsApp para mejorar las experiencias con los productos de Facebook ni proporcionarte anuncios más relevantes en la plataforma".

Algunos de los datos que WhatsApp recoge de los usuarios

WhatsApp siempre ha guardado mucha información sobre nuestros dispositivos y eso no cambia con la actualización de sus políticas: registran la marca del dispositivo, cuánta batería tenemos, nuestra dirección IP, qué operadora usamos, etc. Nuestra ubicación también la registran cuando la compartimos con nuestros contactos o si la aplicación puede acceder a ella (podemos limitar esta función controlando los permisos que damos a las aplicaciones). Si no se la damos de esta manera, entonces la estiman según nuestra dirección IP o el prefijo de nuestro número de teléfono.

En ambas versiones precisan que además, junto a "identificadores del dispositivo", guardan también un identificador asociado exclusivamente a los productos de Facebook. Por ejemplo, si en tu teléfono tienes descargado Facebook, WhatsApp e Instagram, Facebook usará ese identificador para asociar la información que tenga de tus cuentas a ese dispositivo. Para la versión europea esto no es nuevo, pues ya venía incluido en la de 2018.

Cuáles son los principales cambios en la nueva Política de Privacidad para usuarios europeos

Los verdaderos cambios en el uso de los datos por parte de WhatsApp están en la nueva Política de Privacidad, mientras que en las Condiciones de Uso los cambios son menores: precisan que la información que recolectan se puede transferir a Estados Unidos, donde tiene base WhatsApp y donde se alojan sus servidores, y también clarifican que WhatsApp no es responsable de ciertos fallos, como que la afecte un ciberataque.

La Política de Privacidad se ha actualizado para detallar gran parte de los datos que obtienen sobre nosotros y nuestros dispositivos al usar el servicio y redactarlo de una forma más clara para los usuarios. Eso incluye acceso a las horas en las que usamos la aplicación, cuándo estamos 'online' y cuándo no, con quién hablamos, cada cuánto actualizamos nuestra información, etc. Aparte de tu número de teléfono, se recoge el de todos tus contactos que utilicen WhatsApp.

Sobre todo, se ha incorporado en varios apartados que WhatsApp puede compartir información con empresas proveedoras de servicios de terceros. Esto es: si por ejemplo haces un pago a través de WhatsApp (de momento esta función está en India), WhatsApp tendrá que dar algunos de tus datos a la compañía que lo permite.

En la versión europea también se introduce un apartado de metadatos de mensajería, que incluyen información sobre nuestras llamadas y mensajes y las horas a las que los mandamos y en ambas se especifica que si usamos otros servicios dentro de la aplicación, por ejemplo al reproducir un vídeo de YouTube, se puede compartir información sobre esa interacción con la empresa en cuestión. O si guardamos una copia de nuestros mensajes en Google Drive, Google puede acceder a esos mensajes.

Para usuarios no europeos, se añaden supuestos para compartir información y se precisa qué comparten con Facebook

En la versión no europea, un gran añadido tiene que ver con la información personal que otras compañías pueden compartir con WhatsApp. La aplicación tiene diferentes funciones según si la usa un usuario corriente o una empresa: las compañías normalmente usan WhatsApp Business, que incluye una serie de funciones de pago, y los cambios están orientados a la forma en la que interactuamos con ellas en la aplicación.

Lo que dice la nueva política es que cuando conversamos con esas compañías a través de WhatsApp se enviará información sobre nuestra interacción con ellas para afinar la publicidad que nos ofrecen. Esa información la reciben Facebook y su familia de empresas: por ejemplo, si pinchamos en un anuncio de esa empresa que hemos visto en Facebook, esa interacción la recibe la empresa.

Ni WhatsApp ni otras empresas podrán acceder a las conversaciones, según la compañía

La nueva Política de Privacidad no incluye que se puedan leer las conversaciones privadas ni que se vayan a compartir mensajes con Facebook ni otras empresas. En parte, el retraso en la fecha límite para aceptar las condiciones se debió a que la empresa quería aclarar el lío que se formó a principios de año por ese tema.

En la nueva Política de Privacidad se clarifica que no se guardan los mensajes en los servidores de WhatsApp o Facebook, sino en el propio dispositivo: "Una vez que se han enviado, se eliminan de los servidores". Sí que precisa que los que no se consiguen enviar al momento (por ejemplo, por falta de conexión) se guardan hasta 30 días en los servidores y que los archivos multimedia que se comparten también se guardan temporalmente, cifrados.

También inciden en que los usuarios pueden reportar a otros usuarios si creen que un contenido puede ser ilegal. En ese caso, tenemos la opción de denunciar un contenido a la plataforma, que nos da la opción de mandar extractos de la conversación en cuestión. En ese caso, la compañía sí que podría ver esos mensajes que nosotros hemos enviado y asociarlos a la cuenta del contacto que estemos denunciando.

¿Y si no quiero aceptar las condiciones?

En la mayoría de los casos, deberías dejar de usar el servicio, pero esto es algo que pasa si decides no aceptar las Condiciones de Uso de cualquier plataforma. Estos documentos representan el "contrato" que tú "firmas" con las compañías para utilizar sus productos (que aunque sean gratuitos, siguen siendo un servicio proporcionado por una empresa), de modo que si no los aceptas, te quedas sin usarlo.

La medida que ha tomado WhatsApp para evitar una gran pérdida de usuarios no es habitual. Sin embargo, como explicamos al comienzo de este artículo, no aceptar las condiciones de WhatsApp no hará que te quedes sin el servicio esta vez.*

En todo caso, si aun así te planteas probar otros servicios y quieras conocer algunas alternativas a WhatsApp, aquí te dejamos el repositorio de Maldita Tecnología.

* Hemos actualizado este artículo el 1 de junio de 2021 para aclarar que WhatsApp finalmente no obligará a los usuarios a aceptar sus nuevas condiciones de uso. La fecha límite que había puesto para hacerlo era el 15 de mayo.


Primera fecha de publicación de este artículo: 06/05/2021

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.