Circulan por la red artículos y posts (algunos compartidos en Facebook más de 80.000 veces en el momento de escribir este artículo) que aseguran que, según un estudio científico, el tequila ayuda a bajar de peso. Esta afirmación, que alegraría a todos los aficionados a este licor mexicano, no es cierta: no hay evidencias de que el tequila ayude a bajar de peso. Los titulares que dicen esto han sacado conclusiones exageradas de un estudio que no dice exactamente esto.

El estudio en cuestión se ha llevado a cabo en el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados en el área de Biotecnología y Bioquímica del Instituto Politécnico Nacional mexicano y lo que los autores han analizado es el efecto de las agavinas, los azúcares del agave (no confundir con el sirope de agave, un producto habitual en herbolarios), la planta que se utiliza para hacer el tequila, sobre los niveles de glucosa en ratones. Lo que hicieron fue añadir estos azúcares al agua que bebían los ratones, pero no les dieron tequila en ningún momento.

Puesto que las agavinas no se digieren cuando llegan al sistema digestivo, no afectan al nivel de glucosa en la sangre. Así, los científicos observaron que en comparación con los ratones que tomaron otros edulcorantes como glucosa, fructosa o aspartamo, los ratones que tomaron agavinas tenían niveles de glucosa en sangre más bajos y además comieron menos y lograron bajar de peso. Mercedes G. López, una de las investigadoras, ha explicado que este último efecto puede deberse a que las agavinas aumentan la sensación de saciedad y por tanto ayudan a comer menos.

Por lo tanto, las agavinas pueden ser una buena opción para las personas que padecen diabetes, ya que no afectan a sus niveles de glucosa, y también serían adecuadas para las personas que quieren endulzar su comida sin subir de peso, a pesar de que su efecto endulzante es menos potente que el de otros edulcorantes.

En el estudio no se utilizó tequila

Pero esto está muy lejos de significar que "el tequila haga bajar de peso" por varios motivos. Para empezar, porque el experimento se ha hecho en ratones, lo cual no asegura que el mismo efecto se dé en las personas. Además, aquí lo que se ha analizado son las agavinas, no el tequila. Ya que el alcohol del tequila proviene de la fermentación de esas agavinas, su presencia en el producto final es prácticamente inexistente, así que este supuesto efecto adelgazante no se daría en el tequila.

Pero es que además hay que recordar que el tequila tiene alcohol, que es una sustancia perjudicial muchos motivos (riesgo de cáncer, daños al estómago y el hígado entre otros, perjuicios sobre el sistema nervioso...) y de hecho poco recomendable para personas que quieren perder peso.

Las causas son, entre otras, que su aporte calórico no se ve compensado con ningún nutriente beneficioso para el cuerpo, que reduce la capacidad de control y puede hacer que comamos de más o comamos alimentos insanos y que a menudo se bebe mezclado con refrescos o jarabes azucarados que tienen precisamente ese efecto contrario.

En resumen: no es cierto que un estudio sugiera que el tequila ayude a perder peso. El estudio se ha realizado en ratones y sobre un tipo de azúcar del que se hace el tequila, que no es lo mismo. Como cualquier bebida alcohólica, este licor es siempre desaconsejable desde el punto de vista de la salud y de hecho es contraproducente para los esfuerzos de bajar de peso.