Pocas cosas hay más incómodas que una inflamación de la vejiga. La causa más frecuente de cistitis, especialmente habitual en mujeres, es la infección bacteriana aunque también tiene otras causas.

Uno de los tratamientos más populares es tomar zumo de arándanos rojos (u otros productos derivados del arándano rojo) para prevenir o para tratar la cistitis. La supuesta efectividad se debe a las proantocianidinas, una serie de sustancias que supuestamente minimiza la adhesión de la bacteria Escherichia coli al tracto urinario.  ¿Qué nos dice la ciencia al respecto?

Primero veamos el caso de la prevención de cistitis. Pues una revisión de Cochrane de 24 estudios sobre la prevención de infecciones del tracto urinario afirma que, aunque haya estudios con pocos participantes que concluyen que el zumo de arándanos previenen ligeramente la cistitis en mujeres, esta diferencia desapareció en estudios más grandes.  O sea, que en investigaciones con más participantes no se ve que el efecto protector que se apreciaba con menos personas.

via GIPHY

Otro de los problemas de las investigaciones sobre el papel preventivo de los productos de arándanos es que debido al sabor agrio del arándano rojo muchos de los participantes abandonaban el tratamiento antes de tiempo, sobre todo cuando tomaban zumo de arándano.

En resumen, el análisis de Cochrane afirma que el zumo de arándanos rojos no puede ser recomendado para prevenir las infecciones urinarias con la evidencia actual porque no parece tener un beneficio significativo en la prevención de la cistitis y es difícil mantener su consumo a largo plazo por su sabor. Además, la efectividad de otros productos de arándanos rojos como polvos, cápsulas y comprimidos necesitan ser evaluados.

Vale, ¿pero el arándano rojo sirve al menos para tratar la cistitis? Cochrane ha revisado la literatura científica al respecto pero no encontró estudios válidos que cumpliesen los criterios de inclusión. Por lo tanto, no hay evidencia científica que acredite que el arándano rojo, en cualquiera de sus formas, sirva para tratar las infecciones urinarias

En octubre de 2018, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha dejado de considerar productos sanitarios aquellos basados en proantocianidinas del arándano rojo para prevenir o tratar la cistitis. Anteriormente, la Agencia Europea del Medicamento en julio de 2016 consideró que no encaja en la definición de producto sanitario.

Estos productos procedentes del arándano rojo podrán estar en el mercado español hasta el 31 de diciembre de 2018, fecha en que se tendrán que retirar las unidades que aún pudieran permanecer en el mercado.

Así que descartado el arándano rojo, debemos recurrir a los antibióticos tanto para prevenir como para tratar las infecciones del tracto urinario.

Algunas medidas que se suelen mencionar para ayudar a prevenir la cistitis incluyen ingerir agua en cantidad para eliminar más rápido las bacterias del tracto urinario. Por el mismo motivo, se recomienda orinar con frecuencia y tras mantener relaciones sexuales y una higiene adecuada de la zona vulvovaginal pero una revisión de la literatura científica encontró que los resultados no son concluyentes.

Este artículo es parte de nuestro consultorio semanal, que puedes leer completo aquí.