MENÚ
MALDITA CIENCIA

Por qué vamos a tener temperaturas “extremadamente altas” de hasta 15 ºC por encima de lo normal en la península ibérica y qué hacer para protegerse

Publicado
Comparte
Recursos utilizados
Expertos
Hemeroteca / videoteca

Del jueves 19 al domingo 22 de mayo las temperaturas diurnas estarán entre 10 y 15 ºC por encima de lo normal para esa época del año en la mayoría de la península ibérica. En ciudades como Jaén, Badajoz, Sevilla, Córdoba, Granada o Ciudad Real pueden llegar o subir más allá de los 40 ºC, superando los 35 °C en muchos lugares de la península y Baleares, indica la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). Sólo se librará el tercio norte de la península.

Se tratan de “temperaturas extremadamente altas, muy anómalamente altas” para la época, destaca la AEMET. En mayo de 2015 se superaron los 42 ºC en puntos de la Comunidad Valenciana y Canarias pero este episodio de calor podría ser “a priori el más importante de los últimos 20 años” en cuanto a temperaturas medias desde el miércoles 18 al domingo 22 de mayo en península y Baleares.

En Francia también podrían batirse muchos récords de temperaturas para un mes de mayo, incluyendo el día de mayo más caluroso desde que se iniciaron las mediciones a nivel nacional, con 22,87 °C del 27 de mayo de 2018. En este país será un episodio de calor excepcional “por su precocidad, duración y extensión geográfica” , indica la agencia meteorológica estatal Météo-France. Se prevén al menos 5 días consecutivos por encima del umbral de calor (30°C) en Lyon, algo ocurrido una sola vez en mayo en el último siglo. Es “muy probable” que mayo de 2022 sea el mayo más caluroso en Francia desde que hay registros, con la primera quincena registrando temperaturas 2,7 ºC por encima de la media de los años 1981-2010.

Los efectos del calor en la salud y cómo protegerse de las altas temperaturas

En las noches no se bajarán de 20 ºC, lo que se llaman noches tropicales y que en Maldita.es hemos explicado cómo perjudican a nuestra salud y afectan más a las personas con menos ingresos. Rubén del Campo, portavoz de la AEMET, ha señalado a los medios de comunicación la importancia de protegerse de estas temperaturas inusualmente altas porque “los primeros calores fuertes suelen generalmente poner en problemas a las personas cuya salud ya es delicada”.

El índice ultravioleta es elevado, por lo que hay que protegerse del sol evitando salir a las horas centrales del día y con crema solar (también a la sombra) para disminuir la posibilidad de cáncer de piel y fotoenvejecimiento. También podría llegar polvo en suspensión o calima en el sur y al este de la península y Baleares, con sus propios efectos adversos en la salud.

Aunque la AEMET a 17 de mayo no lo considere meteorológicamente una ola de calor; Julio Díaz, director de la Unidad de referencia en Cambio Climático, Salud y Medio Ambiente Urbano, que forma parte de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III, sí considera en declaraciones a El País que será una ola de calor desde el prisma de la salud: “Con un solo día que se superen los umbrales ya es ola de calor en una provincia. En Madrid, el umbral está en 34° y se esperan 38°; en Zaragoza en 36° y se va a llegar a 40°”.

El calor elevado y duradero en el tiempo, indica Díaz a El País, provoca “un incremento de la mortalidad” en personas que presentan una patología de base y, en personas sanas, puede producir la muerte por golpe de calor. Los grupos de riesgo son los que sufren enfermedades cardiovasculares, respiratorias, renales, neurológicas, endocrinas y las mujeres embarazadas. Al ser la primera ola de calor del año y no estar la población aclimatada, puede tener un “efecto siega” con los más vulnerables, destaca Julio Díaz.

Las causas detrás de este calor inusual

¿A qué se debe este calor récord en mayo? Una masa de aire muy cálida del norte de África, una atmósfera estable por un anticiclón en la península (altas presiones) que favorece descenso de aire a capas más bajas, comprimiéndose y calentándose y unos días más largos con muchas horas de sol “que caldean el ambiente” de forma combinada generarán este calor, indica Del Campo.

Este episodio de calor podría convertirse en la primera ola de calor en un mes de mayo en la península ibérica, aunque, como decimos, a 17 de mayo la AEMET considera poco probable que cumpla las tres condiciones para considerarlo así. Estas tres condiciones son de duración (un episodio de al menos tres días consecutivos), extensión (el 10% de las estaciones) e intensidad (que registren temperaturas máximas entre el 5% de las más cálidas de los meses de julio y agosto en el periodo 1971-2000). Este último requisito de intensidad es el que a priori evitaría que sea una ola de calor pero una vez acabado el episodio cálido se sabrá con seguridad. Por duración y extensión sí sería una ola de calor.

En el contexto del cambio climático, los períodos de olas de calor serán más frecuentes y tenderán a comenzar más temprano en la primavera que en el pasado, señala Météo-France. La conexión entre calentamiento global y olas de calor más intensas y frecuentes es muy sólida en todas partes del mundo, indica la guía de dos científicos climáticos Cómo informar sobre fenómenos meteorológicos extremos y cambio climático.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.