MENÚ
MALDITA CIENCIA

Por qué es recomendable usar protector solar todo el año

Publicado miércoles, 8 septiembre 2021
Comparte
Categorías
Piel/dermatología
Recursos utilizados
Expertos
Superpoderes

Con la llegada de las estaciones más cálidas del año, vuelven las preguntas relacionadas con la protección solar al consultorio de Maldita Ciencia. Esta vez, la duda es si debemos o no aplicarnos factor de protección durante todo el año y si todo el mundo debe hacerlo por igual. La recomendación de las expertas consultadas por Maldita.es es proteger las zonas expuestas, como la cara o las manos, durante todo el año, para disminuir la posibilidad de carcinomas y fotoenvejecimiento a largo plazo. Además, recuerdan que la clave está en ser razonables y tener en cuenta tanto el índice de radiación como nuestro fototipo de piel y nuestra rutina.

Sobre si debemos utilizar crema para protegernos de las radiaciones ultravioleta A (UVA) y ultravioleta B (UVB) del sol durante todo el año, la dermatóloga y maldita que nos ha prestado sus superpoderes, Sara Gómez Armayones, indica a Maldita.es que la recomendación general es que sí (atendiendo especialmente a los meses primavera y verano). “Los cosméticos utilizados pueden ser los mismos. Actualmente, los fotoprotectores disponibles son cómodos, fáciles de aplicar y disponemos de una amplia variedad en el mercado”, explica. 

Es cierto que uno de los beneficios de usar diariamente protección solar en la cara (e incluso en el dorso de las manos) es el antienvejecimiento: evitar el desarrollo de manchas solares o de elastosis (aparición de arrugas), por ejemplo. “Pero el más importante es la prevención del cáncer cutáneo a largo plazo”, señala a Maldita.es la dermatóloga estética y maldita que nos ha prestado sus superpoderes, Inés Escandell. “En este caso, sobre todo, el no-melanoma: el carcinoma epidermoide (proliferación maligna de un tipo de células de la piel, los queratinocitos), totalmente relacionado con la exposición solar. De hecho, casi siempre aparece en la cara, en la cabeza, en las orejas, en las manos…”, aclara.

Ahora bien, como adelantaba Gómez, hay que prestar más atención a la fotoprotección en determinadas condiciones. Un factor a considerar es la intensidad del sol. “Si está lloviendo, no será tan necesario como en agosto, por ejemplo, en un día en que el sol pega con muchísima fuerza”, explica a Maldita.es la dermatóloga y miembro de la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV) Ángela Hernández.

¿Y cómo saber este dato? Para orientarnos a la hora de evitar sobreexposiciones al sol y posibles lesiones en la piel, el consejo de Hernández es consultar el índice de radiación ultravioleta, la medida de la intensidad de esta radiación procedente del sol al nivel de la superficie terrestre, en la Agencia Estatal de Meteorología antes de salir de casa. “Cuando el índice es alto, es imprescindible protegerse del sol. Si es bajo, no será tan necesario”. Aunque, repetimos, sí es recomendable.

También tendrá que ver nuestra rutina: no es lo mismo una persona que no se exponga prácticamente a la radiación solar a lo largo de la semana (por trabajar dentro de casa o de una oficina) que alguien que pase varias horas en un coche o trabaje y practique actividad física al aire libre diariamente, que deberá prestar más atención a la protección solar a lo largo de todo el año. 

Aparte, la necesidad de utilizar crema solar dependerá de la pigmentación de la piel, nuestro fototipo: cuanto menor sea, mayor protección necesitaremos. Como señala la Asociación Española Contra el Cáncer y la Fundación Piel Sana de la AEDV, en función de la protección necesaria, existen cuatro variantes: 

  • Fototipo I: no se suele broncear y tiene facilidad para quemarse. Normalmente presenta ojos azules, cabello pelirrojo y piel pecosa. 
  • Fototipo II: raramente se broncea, pero se sigue quemando con facilidad. Suele tener los ojos azules o verdes, cabellos rubios y la piel blanca en los meses de invierno. 
  • Fototipo III: siempre se broncea y raras veces se quema. Por norma general, tiene los ojos marrones, el pelo castaño y la piel morena (incluso en los meses de invierno).
  • Fototipo IV: se broncea siempre y nunca (o casi nunca) se quema. Tiende a los ojos marrones o negros, igual que el tono de pelo, tiene piel morena racial.

Y si te preocupan tus niveles de vitamina D, Gómez indica que, en condiciones reales, no hay evidencias de que se dé una disminución en sus niveles por aplicar factor de protección: "Ni utilizamos las cantidades recomendadas por el fabricante (2 miligramos por centímetro cuadrado), ni acostumbramos a reaplicar según se indica (cada dos horas, después de los baños...). Realizar actividades al aire libre con barreras físicas (gorras, gafas, camiseta) y fotoprotección suele ser suficiente para absorber la vitamina D que necesitamos", concluye la experta.

En este artículo han colaborado con sus superpoderes las dermatólogas Inés Escandell y Sara Gómez Armayones.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapppréstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.


Primera fecha de publicación de este artículo: 14/06/2021