MENÚ
MALDITA CIENCIA

Cuidado con el contenido que afirma que se han contabilizado 10.000 casos de miocarditis y pericarditis por la vacuna contra la COVID-19 en Estados Unidos

Publicado viernes, 5 noviembre 2021
Comparte
Categorías
Vacunas
COVID-19
Recursos utilizados
Hablar con fuentes oficiales
Fuentes oficiales (comunicados, bases de datos, BOE)

Se difunde por Telegram un mensaje que afirma que, en lo que va de 2021, se han contabilizado en Estados Unidos 10.000 casos de miocarditis (inflamación del músculo cardíaco) y pericarditis (inflamación de la membrana que rodea el corazón) a causa de la vacuna contra la COVID-19. Este contenido enlaza a la web OpenVAERS, en la que supuestamente se muestran datos del Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS) de EEUU.

Sin embargo, desde los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU indican a Maldita.es que OpenVAERS no es una web oficial. Para consultar los datos de VAERS se utiliza la herramienta WONDER. Y, si realizamos una búsqueda con ella, podemos comprobar que en total se han registrado 3.272 informes de miocarditis y pericarditis tras la administración de la vacuna contra la COVID-19, no 10.000.

En cualquier caso, como ya os hemos explicado en Maldita.es, los informes registrados en el sistema VAERS no corresponden a casos de efectos secundarios confirmados. Que exista un informe no significa que la vacuna lo causara.

No han sido "contabilizados" 10.000 casos de miocarditis y pericarditis a causa de la vacuna contra el coronavirus en el sistema VAERS

El contenido de Telegram incluye una captura de uno de los gráficos de la web OpenVAERS. Este gráfico recoge, supuestamente, el número total de informes de miocarditis y pericarditis que se han registrado en VAERS año a año, desde 2010 a 2021, para todas las vacunas.

Según este gráfico, en 2020 se notificaron un total de 45 informes. Mientras que en 2021, con la campaña de vacunación de la COVID-19 en activo, se han notificado supuestamente 11.017 informes de estas afecciones cardíacas, a fecha del 22 de octubre.

Captura del gráfico de la web OpenVAERS

Sin embargo, desde los CDC indican a Maldita.es que OpenVAERS no es una web oficial. De hecho, los verificadores de Logically, medio que forma parte de la International Fact-Checking Network (IFCN) al igual que Maldita.es, publicaron una investigación sobre esta web que se dedica a la "tergiversación de los datos de la vacuna COVID-19" recopilados en VAERS.

Desde los CDC señalan que la herramienta WONDER sí es una web oficial, donde podemos consultar los datos de VAERS.

Si utilizamos esta herramienta de los CDC podemos comprobar que, desde 1990 al 29 de octubre de 2021, se han registrado en VAERS 2.320 informes de miocarditis y 1.717 de pericarditis en total y para todas las vacunas.

De esos, 1.953 informes de miocarditis y 1.319 de pericarditis se notificaron tras la administración de la vacuna contra la COVID-19. Aunque, como decimos, el hecho de que exista un informe de un presunto efecto secundario no significa que la vacuna lo causara:

Por lo tanto, no es cierto que "en lo que va de 2021 ya han sido contabilizados 10.000 casos" de miocarditis y pericarditis a causa de la vacuna contra la COVID-19, como dice uno de los contenidos que está circulando.

Los datos de VAERS muestran que, en total, se han registrado 3.272 informes de miocarditis y pericarditis tras la administración de la vacuna contra el coronavirus, no 10.000. Pero, en cualquier caso, los informes de VAERS no son casos confirmados. En Maldita.es ya os hemos explicado en otras ocasiones que el hecho de que exista una notificación de un evento adverso en el sistema VAERS, como la miocarditis o pericarditis, no significa que fue la vacuna la que causó las afecciones.

Los informes de VAERS no son casos confirmados

Los CDC explican en su web que los datos de VAERS no pueden determinar "por sí solos" si la vacuna causó el evento adverso informado y que estos informes los envía cualquier persona (no sólo sanitarios), y, a veces, "carecen de detalles o contienen errores".

Los CDC afirman que VAERS acepta todos los informes de eventos adversos tras la vacunación "sin juzgar si la vacuna causó el evento adverso para la salud. Algunos informes al VAERS pueden representar verdaderas reacciones a la vacuna, y otros pueden ser eventos de salud adversos coincidentes que no están relacionados en absoluto con la vacunación".

Tras realizar un seguimiento, los CDC y la FDA han confirmado 1.005 informes de miocarditis y pericarditis tras la vacuna contra la COVID-19 (no 10.000) y se está investigando si existe relación con la vacuna

Los CDC exponen que en el sistema VAERS se han notificado informes de miocarditis y pericarditis tras la administración de vacunas de ARN mensajero (Pfizer y Moderna) "especialmente entre adolescentes y adultos jóvenes de sexo masculino". Se han notificado con mayor frecuencia tras la segunda dosis y, en general, en los días posteriores a la vacunación.

Desde los CDC afirman que, a fecha del 27 de octubre de 2021, VAERS ha recibido 1.784 informes de miocarditis o pericarditis entre personas de 30 años o menos que recibieron la vacuna. La mayoría de informes se notificaron tras la administración de Pfizer o Moderna en adolescentes y jóvenes adultos varones.

"A través del seguimiento, que incluye revisiones de registros médicos, los CDC y la FDA [la Administración de Alimentos y Medicamentos] han confirmado 1.005 informes de miocarditis o pericarditis", afirma la agencia. Y añade: "Los CDC y sus socios están investigando estos informes para evaluar si existe una relación con la vacuna COVID-19".

Por lo tanto, los CDC y la FDA han confirmado 1.005 informes de miocarditis o pericarditis tras la administración de la vacuna frente al coronavirus, no 10.000.

Además, como ya os contamos en Maldita.es, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) ha informado de que la miocarditis y la pericarditis se pueden dar en casos muy raros tras la vacunación contra la COVID-19 con los sueros de Pfizer y Moderna. Pero sigue recomendando la vacunación ya que los beneficios superan a los riesgos de sufrir la COVID-19 y sus posibles complicaciones, como la muerte y las hospitalizaciones.

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

Fact-checkers de más de 70 países nos hemos unido para luchar contra las mentiras y la infodemia que ha traído consigo la pandemia de coronavirus. Puedes consultar los desmentidos en la base de datos CoronaVirusFacts del International Fact-Checking Network (IFCN) .