MENÚ
MALDITA CIENCIA

El calentamiento global tiene origen humano y existe consenso científico sobre ello

Publicado domingo, 24 octubre 2021
Comparte
Categorías
Medio ambiente/Cambio climático/contaminación
Recursos utilizados
Literatura científica

Igual que no hay científicamente ninguna duda de que el planeta está más caliente que hace 200 años, tampoco la hay de que el ser humano es responsable del cambio en la temperatura terrestre y sus efectos asociados. Entre esos efectos están la sucesión de fenómenos meteorológicos extremos como la borrasca Filomena en la península ibérica, causada por el calentamiento del Polo Norte, lo que ha provocado la rotura del vórtex polar en dos y el envío del aire ártico hacia el sur*. Puesto que el sistema climático es tan complejo, con causas y efectos que se suceden e interconectan, y si ya ha habido cambios climáticos antes, ¿cómo están los científicos tan seguros de esto?

¿Qué significa que hay consenso científico?

Significa que la comunidad científica en su conjunto basada en un cuerpo de evidencias sólido y contundente recopiladas con distintos métodos y a lo largo de décadas está de acuerdo en que una cosa es de determinada forma, como por ejemplo que fumar provoca cáncer o, en este caso, que el cambio climático está ocurriendo y está provocado por la actividad humana.

Que el cambio climático es real y está causado por la actividad humana es algo en lo que están de acuerdo, entre otras, instituciones científicas internacionales como la NASA, la Sociedad Americana para el Avance de la Ciencia, las Academias Nacionales de Ciencias, Ingenierias y Medicina de Estados Unidos, el Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático o la Academia Europea de Artes y Ciencias.

El efecto invernadero se ha intensificado

Para responder a esa pregunta hay que empezar explicando qué es el efecto invernadero, un fenómeno que tiene lugar en la atmósfera y que de hecho es algo a lo que le debemos, literalmente, la vida.

"Cuando la energía del Sol llega a la atmósfera de la Tierra, parte de ella es reflejada de vuelta al espacio y parte es absorbida y reemitida por los gases de efecto invernadero. Esos gases incluyen el vapor de agua, el dióxido de carbono, el metano, el óxido nitroso, el ozono y algunos compuestos artificiales como los clorofluorocarbonos (conocidos como CFCs). Esta energía reabsorbida mantiene templadas la atmósfera y la superficie de la Tierra, a una temperatura unos 33 grados más caliente de lo que estaría si este efecto no se diera y, con ello, permitiendo la existencia de vida en nuestro planeta", explica esta página educativa del Ministerio de Agricultura, Agua y Medio Ambiente.

Más gases de efecto invernadero, más efecto invernadero, más calor

El problema ahora es que ese efecto se está intensificando porque hay más cantidad de los gases que lo causan circulando por la atmósfera. Mediciones atmosféricas señalan que las concentraciones de esos gases son mayores ahora de lo que eran antes: el CO2 ha aumentado un 40% desde 1850, antes de la Revolución Industrial, hasta ahora, y el metano un 150%

Esa fecha no es causal, es en ese momento cuando se intensifica y generaliza la quema de combustibles fósiles que dan, como resultado la emisión precisamente de grandes cantidades de gases con efecto invernadero, especialmente de CO2.

El origen humano de los gases de efecto invernadero

Y ahora volvemos a la pregunta inicial de este artículo: si el sistema climático es tan complejo en causas y consecuencias: ¿cómo están los científicos tan seguros de que el cambio climático es resultado de la actividad humana?

No es una conclusión difícil de alcanzar: si la Tierra se está calentando porque el efecto invernadero se está intensificando, y el efecto invernadero se está intensificando porque hay más cantidad de los gases que lo causan, y hay más gases que lo causan porque muchas de las cosas que hacemos en nuestro día a día tienen como resultado emisiones de este tipo de gases a la atmósfera… la línea que une esas actividades con el calentamiento global es clara y directa.

Pero podrían surgirnos dudas, como por ejemplo que esos gases pudiesen tener otro origen. Al fin y al cabo hay fenómenos naturales que tienen como resultado emisiones gaseosas. Las erupciones volcánicas, por ejemplo. Sin embargo, como se explica en este artículo publicado por la Unión de Científicos Preocupados de Estados Unidos, no todo el CO2 que circula por la atmósfera es igual y "contiene información sobre su fuente. Experimentos científicos pueden determinar cuánto de ese CO2 proviene de fuentes naturales y cuánto de la quema de combustibles fósiles".

En concreto, explican los autores, el dióxido de carbono que proviene de fuentes fósiles tiene una proporción de átomos de carbono pesados y ligeros diferente que el proveniente de fuentes naturales. A medida que han avanzado las últimas décadas, la cantidad de CO2 proveniente de fuentes fósiles ha ido aumentando, convirtiéndose en la principal fuente de este gas actualmente en la atmósfera, algo que no era así en la época preindustrial.

No es este el único motivo por el que los científicos saben que ese CO2 proviene de la actividad humana. En este artículo publicado por las Academias Nacionales de Ciencias, Ingenierías y Medicinas de Estados Unidos, los autores explican que "en el pasado lejano de la Tierra habrían hecho falta entre 5.000 y 20.000 años para lograr el aumento de los cambios de CO2 en la atmósfera que los seres humanos han causado en los últimos 60 años".

El actual cambio climático no podría estar causado por otros fenómenos naturales

También podríamos plantearnos si el calentamiento podría deberse a otros motivos como ha ocurrido antes en la historia de nuestro planeta: una variación en los ciclos solares podría haber aumentado la cantidad de energía de nuestra estrella que llega hasta nosotros. 

Sabemos que esto no es así. Precisos instrumentos científicos son capaces de medir estos fenómenos y sus efectos y por datos captados por satélite sabemos, por ejemplo, que la radiación solar que llega a la Tierra se ha reducido levemente en los últimos 35 años mientras la Tierra se calentaba.

Hay otros motivos por los que podemos descartar que el actual cambio climático tenga un origen natural. Cuando los modelos climáticos incluyen solo registros de causas naturales no son capaces de reproducir con precisión el calentamiento que hemos observado en el último medio siglo. Cuando incluyen factores humanos, entonces sí recrean con detalle el aumento de temperatura de la atmósfera y de los océanos que hemos visto en las últimas décadas.

"Y cuando los factores exclusivamente naturales y los humanos se comparan entre sí, la acumulación de dióxido de carbono proveniente de la actividad humana es de largo el mayor impulsor del cambio climático del último medio siglo", aseguran los autores del citado artículo de la Unión de Científicos Preocupados.

* Actualizado el 11 de enero de 2020 con motivo de la borrasca Filomena.


Primera fecha de publicación de este artículo: 21/10/2020