MENÚ
MALDITA CIENCIA

“No puedo ver la cara de mi padre o una pelota azul que rebota”: qué es la afantasía y por qué hay quienes no pueden visualizar imágenes mentales

Publicado lunes, 4 octubre 2021
Comparte
Categorías
Cuerpo humano
Recursos utilizados
Expertos
Superpoderes
Literatura científica

Piensa en un caballo. ¿Qué ves? Es posible que veas una imagen realista del animal en tu mente. También puede que distingas mentalmente una imagen borrosa o vaga. O que no vislumbres nada. Mientras que para algunas personas resulta muy fácil visualizar al caballo, otras tendrán que esforzarse más para pintar mentalmente esa imagen e incluso hay quienes no podrán ver al animal. Las personas con afantasía son incapaces de visualizar imágenes mentales.

“Para la mayoría de nosotros, la imaginación visual de las cosas es una característica innata en la que no pensamos, a priori, más allá”, explica a Maldita.es Amaia Ochoa de Amezaga, experta en neurociencias y maldita que nos ha prestado sus superpoderes. Cuando imaginamos, lo que realmente hacemos es “evocar memorias y visualizar imágenes mentales de forma creativa”.

Además, “imaginar nos permite manipular en parte la información, de forma que la podamos percibir por el resto de los sentidos”: “Podemos evocar el olor del café por la mañana o los colores de un cuadro que nos gustó especialmente en un museo”. También podemos “viajar en el tiempo, probar virtualmente diferentes objetos, cosas, experimentar placeres, miedos…”.

José Luis Pedreira, psiquiatra del Hospital La Luz, cuenta a Maldita.es que llamamos imaginar “a tener fantasías”: “Es una función mental mientras estamos despiertos, cuya función es de descarga de tensiones, de pensamientos, expresa ilusiones o temores, deseos o rechazo...”.

“Al igual que no todas las personas tienen las mismas capacidades lingüísticas, musicales o motoras, no todo el mundo imagina de la misma manera”, explica a Maldita.es el neurólogo David Ezpeleta, secretario de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Neurología.

Se trata de “procesos metacognitivos complejos que se producen por la combinación de procesos más simples”. “Las personas que apenas imaginan estarían en un extremo de la curva de distribución normal, habiendo también otras a las que les sucede lo contrario”, afirma.

La afantasía afecta hasta al 3% de la población e impide visualizar imágenes mentales

No todo el mundo puede visualizar imágenes mentales. Adam Zeman, neurólogo en la Universidad de Exeter y experto en trastornos de la imaginería visual, explica a Maldita.es que entre el 1% y el 3% de la población padece afantasía. Es decir, no puede ver lo que imagina. Ni objetos, ni personas, ni lugares. Estas personas no pueden visualizar por ejemplo “una manzana, sus últimas vacaciones o su boda”. Aunque sí “pueden imaginar de otras formas”.

Nunca he visualizado nada en toda mi vida. No puedo ‘ver’ la cara de mi padre o una pelota azul que rebota, el dormitorio de mi infancia o la carrera que hice hace diez minutos. Pensé que ‘contar ovejas’ era una metáfora. Tengo 30 años y nunca pensé que un humano pudiera hacer nada de esto. Y me está volviendo loco”, contaba Blake Ross, creador de Mozilla Firefox, en un post de Facebook hace unos años.

El fenómeno fue descrito por primera vez por el antropólogo Francis Galton en 1880. Pero no fue hasta 2015, tras la publicación de un estudio en el que participó Zeman, cuando a esta condición se le puso nombre: afantasía. 

Un grupo de científicos australianos ha creado una web que recopila información sobre este fenómeno. Comparan la afantasía con estar “ciego de mente”. O lo que es lo mismo, “no ver ninguna manzana cuando se piensa en una manzana”.

Si sospechas que tienes afantasía, puedes realizar un cuestionario sobre la viveza de imágenes visuales llamado VVIQ. Este test fue desarrollado en 1973 por el psicólogo británico David Marks.

La prueba consta de cuatro escenarios y te pide que clasifiques con qué claridad puedes imaginarlos en tu mente en una escala del uno al cinco. El usuario tiene que imaginar por ejemplo cómo es un ser querido, la imagen de una tienda o un hermoso paisaje.

Las personas con afantasía pueden tener dificultades para recordar el pasado o soñar

Un estudio publicado en la revista Scientific Reports indica que las personas con afantasía tiene más dificultades para recordar el pasado, imaginar el futuro e incluso soñar. No obstante, la afantasía no es incompatible con ser creativo, tal y como destacan los impusores del portal Aphantasia Network.

Entre las personas que la tienen, destaca Ed Catmull, cofundador de Pixar y expresidente de Walt Disney Animation Studios; Craig Venter, el biólogo que primero secuenció el genoma humano; Blake Ross, creador de Mozilla Firefox o Glen Keane, animador de Disney y creador de La Sirenita. 

Además, visualizar imágenes mentales puede amplificar determinadas emociones, tal y como recoge un experimento publicado en marzo de 2021. Unos investigadores monitorizaron la piel de varios voluntarios mientras leían historias de miedo. Las reacciones fisiológicas de quienes tenían afantasía fueron diferentes a las del resto de personas. 

La piel de quienes podían visualizar imágenes mentales se volvía más conductora (se producía un cambio en el calor y la electricidad que transmiten los nervios y el sudor a través de la piel) al leer escenas aterradoras. Esto no ocurría con las personas con afantasía. Sin embargo, la respuesta fisiológica fue la misma con todos los participantes cuando directamente se les mostraba imágenes de miedo.

La afantasía puede estar relacionada con factores genéticos o trastornos psiquiátricos

Pero, ¿por qué se produce la afantasía? “Existen muy pocas investigaciones científicas acerca del tema que permitan concluir cuáles son los motivos de esta incapacidad para hacer representaciones simbólicas”, afirma a Maldita.es Rosana Pereira Davila, directora de Haztúa Psicología Positiva y miembro del Colegio Oficial de la Psicología de Madrid.

Según cuenta, hay indicios que relacionan la afantasía con el desarrollo neurológico en la infancia. Pero también se han estudiado casos de personas en las que esta condición es la consecuencia sobrevenida a una lesión o trauma posterior.

La gran mayoría de afectados, según Zeman, lo son durante toda la vida. En estos casos, “hay evidencia de una contribución genética”. En algunas ocasiones, aunque pocas, “el daño cerebral o el trastorno psiquiátrico pueden causar la pérdida de imágenes adquiridas".

Las personas con hiperfantasía tienen imágenes mentales extraordinariamente vívidas

Por el contrario, ¿hay personas que imaginan más de lo normal o de una forma más vívida? Así es. El polo opuesto a la afantasía sería la hiperfantasía y, según Zeman, afecta a entre el 3% y el 10% de la población.

Las personas con hiperfantasía tienen la capacidad de visualizar vívidamente todo lo que imaginan. “Un pintor cerrando los ojos e imaginando lo que va a plasmar en la tela o un escritor construyendo un personaje o una trama compleja mientras da un paseo serían un ejemplo práctico de ello”, comenta Ezpeleta.

Según el neurólogo, mientras estas variantes de la normalidad no supongan un problema a nivel personal, laboral o de interacción social, no podemos hablar de trastornos. En la misma línea se posiciona Pedreira, que asegura que ni la afantasía ni la hiperfantasía son trastornos mentales, sino “una forma de funcionar de la mente”.

Ochoa explica que las personas con hiperfantasía se caracterizan por tener tenían visiones mentales muy intensas: “Pueden ver una serie en la televisión y revivirla sin ninguna diferencia en su propia mente”.

Aunque a priori pueda parecer algo positivo, hay que tener en cuenta que “el hecho de que la hiperfantasía genere imágenes tan reales puede dar paso a recuerdos falsos, y, por tanto, una percepción de la realidad un poco más alejada de lo normal”. De hecho, según destaca Zeman, estas personas en ocasiones pueden “tener problemas para decidir si algo sucedió realmente o simplemente lo imaginaron”.

En este artículo ha colaborado con sus superpoderes la experta en neurociencias Amaia Ochoa de Amezaga.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla:mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapp, préstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.

* Actualizado el 14 de junio con declaraciones del neurólogo David Ezpeleta y del psiquiatra José Luis Pedreira.


Primera fecha de publicación de este artículo: 11/06/2021