MENÚ
MALDITA CIENCIA

Las afirmaciones falsas o sin evidencias de este vídeo de María José Martínez Albarracín, del grupo negacionista ‘Médicos por la verdad España’, en el que dice que son las vacunas contra la COVID-19 las que "van a producir epidemia"

Publicado miércoles, 12 mayo 2021
Comparte
Categorías
Ciencia
Salud
Recursos utilizados
Expertos
Literatura científica

"Son las vacunas las que van a producir epidemia". Esto afirma María José Martínez Albarracín, una de las integrantes del grupo negacionista 'Médicos por la verdad España', en un vídeo que nos habéis enviado a través de nuestro chatbot de WhatsApp (+34 644 229 319). En el vídeo, que es un extracto de la entrevista que dio el pasado 13 de abril en El Toro TV, Albarracín dice cosas como que las vacunas contra la COVID-19 son "patógenos sintéticos" que se pueden "recombinar con virus endógenos nuestros". También, que las vacunas condicionan al sistema inmune para reaccionar "mal" frente a las variantes y que producen el llamado "pecado original antigénico", o que provocan el fenómeno ADE. Os explicamos por qué son falsas y sin evidencias sus afirmaciones.

Esta verificación ha sido realizada en el marco del proyecto #VacúnaTE que Maldita.es y la agencia de noticias Servimedia desarrollan contra la desinformación sobre las vacunas de la COVID-19 con el apoyo de Google News Initiative.

Las vacunas contra la COVID-19 no son "patógenos sintéticos" que se pueden "recombinar con virus endógenos nuestros"

Según Albarracín, las vacunas contra la COVID-19 van a "producir epidemia" porque son un "patógeno sintético que se puede recombinar con virus endógenos nuestros".

Pepe Alcamí, virólogo del Instituto de Salud Carlos III, aclara a Maldita Ciencia que la vacuna no es un "patógeno sintético" porque no se utilizan virus atenuados en ellas. Las vacunas aprobadas hasta el momento usan ARN mensajero (Pfizer y Moderna) y vectores de adenovirus (AstraZeneca y Janssen) que lo que hacen es codificar "una única proteína del SARS-CoV-2, la proteína S o Spike". De esta forma se entrena a nuestro sistema inmune frente al coronavirus. Pero, según el virólogo, la "recombinación" con "virus endógenos nuestros" de la que habla Albarracín no se ha demostrado.

No hay evidencias de que las vacunas contra la COVID-19 produzcan el llamado "pecado original antigénico" ni es cierto que condicionen el sistema inmune para reaccionar "mal" frente a las variantes

Albarracín dice que la vacuna contra la COVID-19, al ser un "antígeno demasiado específico", hace que se produzcan anticuerpos solamente contra ese tipo de antígeno. Y atribuye esta afirmación a Geert Vanden Bossche, virólogo del que ya os hemos hablado en Maldita Ciencia. Según Albarracín, "se va a producir lo que se llama el pecado original antigénico, es decir, que [las vacunas] condicionan todo el sistema inmune para que sólo reaccione a ese antígeno (...) la reacción inmune va a estar condicionada por esta información vacunal y va a reaccionar mal a la nueva mutante, a la nueva variante".

Como se explica en esta publicación de la Asociación Española de Vacunología (AEV), el "pecado original antigénico" es una teoría desarrollada por el científico Tom Francis en 1960 en referencia al virus de la gripe. De acuerdo a esta teoría, "la respuesta inmune desencadenada por la primera exposición al virus salvaje condicionará las respuestas a los futuros encuentros tanto con ese virus como con otros tipos/subtipos gripales". De acuerdo a esta revisión publicada en ScienceDirect, el pecado original antigénico se ha descrito para algunas enfermedades infecciosas como la gripe o el dengue.

Pero, según indica a Maldita Ciencia Eva Martínez-Cáceres, jefa del Servicio de Inmunología del Hospital Germans Trias y vicepresidenta de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), no hay evidencias de que las vacunas contra la COVID-19 provoquen este fenómeno. Y no es cierto que las vacunas hagan que nuestro sistema inmune reaccione sólo frente a la proteína S del coronavirus o que se reaccione "mal" a las variantes del SARS-CoV-2. "El sistema inmune reacciona frente a cualquier antígeno que entre", aclara la inmunóloga. Una persona vacunada tendrá anticuerpos frente a la proteína S y, si entra en contacto con el virus, se producirá una "respuesta rápida e intensa frente a la S", pero esto no impide que el sistema inmune reaccione a otras partes del virus ni a otras variantes, asegura Martínez-Cáceres.

El virólogo Pepe Alcamí coincide: "No es cierto que la respuesta inmune inducida por las vacunas condicione las respuestas posteriores del sistema". Según explica, ante una infección por SARS-CoV-2, el sistema inmune de una persona vacunada reaccionará rápidamente a la proteína S "porque tiene memoria", pero también generará anticuerpos "frente a otras proteínas del virus, o frente a variantes de la misma proteína".

No hay evidencias de que las vacunas contra la COVID-19 provoquen el "fenómeno ADE"

En relación con lo anterior, Albarracín continua: "Lo que se va a producir es una enfermedad aumentada por vacuna (...) Ya se sabe que hay vacunas como la del dengue que ha producido estos problemas, y se sabe cuando se han ensayado contra el coronavirus o contra el virus sincital respiratorio que producen estos problemas". A lo que hace referencia Albarracín es al fenómeno de facilitación dependiente de anticuerpos, conocido como fenómeno ADE.

Según nos explica Pepe Alcamí, el fenómeno ADE consiste en que los anticuerpos podrían unirse al virus y facilitar la infección de las células, en lugar de neutralizar y dificultar la infección. En este artículo te explicamos más en detalle su funcionamiento. Pero, según el experto, no se ha identificado este fenómeno en el caso de la COVID-19, a pesar de que se ha estudiado "activamente" si podría producirse. "No se ha documentado ni visto ningún caso. Tampoco la gravedad de la enfermedad se ha podido asociar con este fenómeno", asegura.

Según Alcamí, el fenómeno ADE se ha visto en dos vacunas, en la vacuna frente a virus sincitial respiratorio (VSR) y en la del dengue. Y en el caso del síndrome respiratorio agudo severo (SARS), para el que no hay vacuna, "sólo se detectó en un caso un anticuerpo que inducía ADE, pero no se describió esto en miles de casos de SARS ni se ha descrito en la COVID-19". El experto señala que "la experiencia nos hace analizar siempre si una vacuna frente a virus respiratorios induce este fenómeno".

Del mismo modo, la catedrática de Inmunología África González, de la Universidade de Vigo, explica que el fenómeno ADE se ha descrito para enfermedades infecciosas como la del dengue, pero no se ha detectado el fenómeno ADE con la COVID-19 ni tampoco en las personas ya vacunadas.

En el vídeo, Albarracín también dice: "Estiman los expertos que entre el 20 y el 30% de los vacunados morirán". Pepe Alcamí señala que esto falso y que no hay ninguna prueba de ello. Se trata de una afirmación falsa que ya hemos desmontado en Maldita Ciencia.

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

Fact-checkers de más de 70 países nos hemos unido para luchar contra las mentiras y la infodemia que ha traído consigo la pandemia de coronavirus. Puedes consultar los desmentidos en la base de datos CoronaVirusFacts del International Fact-Checking Network (IFCN) .

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.