MENÚ
MALDITA CIENCIA

¿Masticar chicle mejora la concentración? Faltan evidencias científicas que lo respalden

Publicado sábado, 24 abril 2021
Comparte

Nos habéis preguntado si es cierto que masticar chicle puede incidir en nuestra concentración, mejorándola. Lo cierto es que no hay suficientes evidencias científicas al respecto como para sugerir que esto sea o no posible.

Hay estudios como este, publicado en 2011 en la revista científica Appetite, que concluyen que masticar chicle antes de realizar determinadas tareas (solo antes, no durante) podría mejorar la función cognitiva. Para llegar a estos resultados, los investigadores dividieron a los participantes en dos grupos: a los primeros les hicieron masticar chicle antes de plantearles algunas actividades en las que se requería la memorización de palabras, dígitos, etc., mientras que a los segundos se les plantearon los mismos retos sin haberles hecho mascarlo previamente.

"Los participantes que masticaron chicle antes de realizar la batería de preguntas llevaron a cabo de manera más eficaz las relacionadas con la memorización, memoria de trabajo y velocidad perceptiva", explican los autores en el estudio. Además, añaden que un análisis de los datos reveló que la ventaja de haber masticado chicle fue más evidente en la primera parte de la prueba, lo que apunta a que los beneficios podrían estar limitados por el tiempo (es decir, que mejora los resultados tan solo durante un tiempo limitado).

Aun así, los autores indican que se necesitan más estudios para proporcionar una imagen más completa de la relación entre masticar chicle y los cambios fisiológicos y de funcionamiento congnitivo que sugiere la investigación.

Por su parte, esta revisión de estudios publicada en 2012 en la revista Neuroscience and Medicine, señala que hay indicaciones claras de que masticar chicle puede mejorar varios aspectos del funcionamiento cognitivo, incluyendo la memoria y la atención. Sin embargo, también apunta a que hay evidencias de que hacerlo durante la actividad a en cuestión puede repercutir negativamente en el desempeño de esta. Los autores sugieren que "debe cuestionarse la solidez de los hallazgos relacionados con los efectos de masticar chicle en la actividad cognitiva" y opinan que esta relación no es un fenómeno robusto ni bien descrito.

Según los autores de la revisión, puesto que todavía no se dispone de la información necesaria para establecer este vínculo y dado que sí hay efectos perjudiciales documentados sobre masticar chicle (como problemas en la mandíbula, en la salud dental o dolores de cabeza en pacientes con migrañas), "hacerlo no debe considerarse como una ayuda para el aprendizaje o un potenciador cognitivo".

Esta investigación llega a conclusiones similares, mientras que los resultados de este otro estudio sugieren que masticar chicle aumenta el estado de alerta pero que no se asocia con efectos significativos en tareas que requieren de la memoria.  

Primera fecha de publicación de este artículo: 02/09/2020.


Primera fecha de publicación de este artículo: 09/09/2020