MENÚ
MALDITA CIENCIA

Formas de mejorar el ajuste de una mascarilla y cosas que no debes hacer

Publicado lunes, 1 marzo 2021
Comparte
Categorías
COVID-19
Recursos utilizados
Expertos
Literatura científica

En Maldita Ciencia ya os hemos explicado qué pasos hay que seguir para saber si una mascarilla está homologada en España. Pero la fiabilidad de una mascarilla no sólo depende de la capacidad de filtración. También influye cómo se adapte a la forma de nuestra cara. Un buen ajuste sirve para evitar que se escape el aire sin filtrar. Os contamos de qué forma se puede mejorar el ajuste de una mascarilla y qué debemos evitar hacer. 

La importancia de ajustar la mascarilla al puente de la nariz y la parte superior de los pómulos

Los huecos pequeños entre la mascarilla y la cara pueden dejar pasar el aire sin filtrar. José Luis Jiménez, experto en aerosoles de la Universidad de Colorado en Estados Unidos, indica en Twitter que “si hay huecos entre cara y mascarilla, al aire le es más fácil ir por ellos”. “Un hueco del 2% del área de la mascarilla deja pasar el 50% del aire sin filtrar”, señala.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades​ (CDC) de Estados Unidos han realizado algunos experimentos que confirman la importancia de un buen ajuste para maximizar el rendimiento general de la mascarilla. Según explican, en pruebas de laboratorio con maniquíes, la exposición a aerosoles potencialmente infecciosos disminuyó en aproximadamente un 95% cuando ambos usaron mascarillas ajustadas. 

Por eso es tan importante ajustar la mascarilla al puente de la nariz y la parte superior de los pómulos, tal y como explica la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) aconseja en una guía sobre el buen uso de las mascarillas. En Maldita Ciencia ya os hemos explicado por qué las mascarilla pierde eficacia en personas con barba o bigote si se crean huecos entre esta y la piel. 

Para conseguir un buen ajuste, desde semFYC recomiendan presionar a la vez con los dedos en toda la superficie de la tira de aluminio que tienen gran parte de las mascarillas en su parte superior. Además, recuerdan que la mascarilla debe cubrir la nariz, la boca y la barbilla.

Las cintas o tiras de sujeción que se colocan por detrás de la cabeza pueden ser útiles si se colocan bien 

¿Qué métodos o trucos pueden ayudarnos a conseguir un mejor ajuste de las mascarillas? En los últimos meses se han puesto de moda las cintas de plástico u otros materiales que se enganchan con las tiras de estas para colocar detrás de la cabeza. 

Estas cintas pueden ser útiles si se utilizan bien, tal y como ya os hemos explicado en Maldita Ciencia.Si consiguen que la mascarilla ajuste mejor, sí, ayudarán. Si las ponemos para que no nos hagan daño en las orejas, no”, explicaba a Maldita Ciencia Gemma del Caño, farmacéutica.

Siguiendo las instrucciones de la experta, lo que deberíamos hacer para asegurarnos de que estos accesorios o cintas cumplen su función sin comprometer el objetivo de la mascarilla (protegernos del SARS-CoV-2 en este caso), habría que colocarlas sobre la oreja, por la parte de arriba y, desde ahí, engancharlas al lado contrario. 

El problema, según Del Caño, “es que la gente se las pone por debajo de las orejas, porque así no le hacen daño”. “Lo que conseguimos [al colocarlas de esta forma, por debajo de las orejas] es que se caigan más, ajusten peor y quede más hueco en los laterales, explica la farmacéutica. “Si queremos que sean útiles, además de que no duelan las orejas, debemos conseguir que hagan que la mascarilla fije bien”, añade. Esto, como decíamos, se consigue “colocando la parte superior de la goma, pasándola por la parte superior de la oreja y, desde ahí, enganchándola al otro extremo de la pieza”.  

Beatriz Escudero Pérez, bióloga de la salud, experta en virología molecular e inmunología y responsable de un laboratorio de bioseguridad de nivel 4 en Hamburgo (Alemania), coincide en que este tipo de accesorios pueden ser muy útiles siempre que se coloquen bien y ayuden a que la mascarilla quede ajustada y a que no se deslice al hablar o al movernos. 

“Así también se evita el continuo movimiento de reajuste con las manos (que aumenta el riesgo de exposición)”, señala. Es decir, “los accesorios en sí no hacen perder eficacia a la mascarilla salvo que utilizarlos haga que esta quede peor ajustada o nos toquemos sin parar la cara”, aclara Escudero. 

Algunos accesorios que se ponen por encima de la mascarilla pueden mejorar el ajuste

También existen algunos accesorios reutilizables que son flexibles y están pensados para ponerlos por encima de la mascarilla y de esta forma mejorar el ajuste y evitar que escape el aire sin filtrar por sus laterales.

Aún falta evidencia científica para saber con certeza hasta qué punto este tipo de accesorios mejoran la protección. Pero un preprint publicado por investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison que analiza cómo se acumulan los aerosoles en el aula concluye que estos accesorios pueden mejorar la protección. 

Los investigadores señalan que la mayoría de las mascarillas se ajustan mal y tienen tasas de fuga que superan el 50%, “lo que resulta en una eficiencia de filtración efectiva significativamente reducida”. 

Sin embargo, al utilizar dos de estos ajustadores de mascarillas lograron “eficiencias de filtración efectivas que se acercan a la eficiencia de filtración del material de la mascarilla”. La bioquímica y biolóloga molecular, María I. Tapia, explica en Twitter que en el caso de las mascarillas desechables esta eficacia “sería cercana al 100% para los tamaños de partículas más grandes”.

No obstante, hay que tener en cuenta que este estudio se trata de un preprint. Es decir, no ha pasado la necesaria revisión previa a ser publicado en una revista científica. Esto no invalida sus conclusiones pero sí hace necesario tomarlas con cautela. Puedes leer más sobre los preprints y su abundancia durante esta pandemia en un artículo de la Agencia SINC republicado en Maldita.es.

Usar doble mascarilla puede ayudar a mejorar el ajuste, según los CDC

Probablemente muchos de vosotros os hayáis preguntado si usar dos mascarillas a la vez es útil para disminuir el riesgo de contagio por coronavirus de una forma más efectiva. Durante enero de 2021, los CDC realizaron simulaciones experimentales y llegaron a la conclusión de que usar doble mascarilla (una de tela sobre una mascarilla médica)  puede ayudar a reducir la transmisión y exposición al SARS-CoV-2.

Los investigadores indican que llevar dos mascarillas puede impedir que escapen el 92,5% de las partículas potencialmente infecciosas al ofrecer un mejor ajuste alrededor de la cara. En las pruebas que han realizado, llevar sólo una de estas mascarillas bloqueaba entre el 42% y el 45% de las partículas de tos simulada.

Jiménez considera que esta opción puede ser útil si se pone una mascarilla de tela grande que ajuste bien encima de una quirúrgica, “que filtra bien pero ajusta mal”. “Pero en otras configuraciones, o dependiendo de la forma y tamaño de las dos mascarillas, pueden empeorar la situación”, comenta en Twitter. 

Según cuenta, el empuje de la segunda mascarilla puede empeorar el ajuste de la primera. Además, “aun con el mismo ajuste, la mayor resistencia al aire, puede aumentar las fugas”. Los CDC reconocen que llevar dos mascarillas "puede impedir la respiración u obstruir la visión periférica de algunos usuarios".

La evidencia científica sobre los beneficios del uso de la doble mascarilla aún es limitada y no existe un consenso total al respecto. Varios expertos cuestionaron la eficacia de esta medida en noviembre de 2020 y recomendaron a Maldita Ciencia evitar la utilización de más de una mascarilla a la vez. Irene Suárez, farmacéutica del Consejo General de Colegios Farmacéuticos, explicaba a Maldita Ciencia que "esta práctica no aumenta la eficacia de la protección  y genera un aumento del consumo y de residuos innecesario". 

También en noviembre la Biblioteca Virtual Murciasalud, que depende de la Consejería de Sanidad de la Región de Murcia y es gestionada por el Centro Tecnológico de Información y Documentación Sanitaria, indicó que no hay evidencias científicas que justifiquen que el usar dos mascarillas quirúrgicas “aumente el nivel de protección y tampoco se han estudiado los posibles riesgos de dicha práctica”.

Por qué no es recomendable cruzar las gomas de las mascarillas

Aunque pueda parecer tentador, cruzar las gomas de las mascarillas para mejorar el ajuste es contraproducente. Al hacerlo, quedan huecos entre la mascarilla y la cara por donde se escapa el aire sin filtrar. La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria indica en la guía sobre el buen uso de las mascarillas que no es recomendable cruzar las gomas para ajustar la mascarilla: “Cruzar el cordón deja un hueco en la mejilla que puede resultar peligroso”.

Antonio Blanes, director de los servicios técnicos del Consejo General de Farmacéuticos, asegura a Nius Diario que "cruzar las gomas no es recomendable” porque “queda un hueco que no saldría si la pones de la forma en la que debe colocarse”. “Si la mascarilla es eficaz al 96% y hay un hueco, es salida libre. La cantidad de partículas que pueden salir y entrar es sin control", comenta. 

José Luis Jiménez indica en Twitter que este es un error muy importante con las gomas de las mascarillas quirúrgicas, “que ya no sellan muy bien de por sí”. “Con las gomas de esta manera, aumentamos muchísimo la cantidad de aire que entra y sale sin ser filtrado”, confirma el experto en aerosoles.

Los CDC también han analizado el ajuste de una mascarilla al hacer nudos en sus gomas laterales en la parte más cercana al trozo de mascarilla que cubre la cara. Aunque concluyen que esta medida puede ayudar a reducir la transmisión y exposición al SARS-CoV-2, también indican que puede cambiar la forma de la mascarilla de modo que ya no cubra completamente la nariz y la boca de las personas con caras más grandes.


Primera fecha de publicación de este artículo: 15/02/2021