Maldita Ciencia
09/08/2020

Durante la pandemia procura evitar siempre los abrazos; si no puedes hacerlo, así reducirás el riesgo

Hemos repetido decenas de veces que la principal medida de seguridad para protegerse y frenar los contagios por coronavirus es mantener una distancia de seguridad de unos 2 metros con todas aquellas personas con las que no convivimos. El uso de mascarillas y máscaras protectoras es también un factor importante de protección, especialmente en aquellos lugares en los que no es posible mantener esa distancia de seguridad.

Esto sigue siendo imporante ahora, aunque parezca que la primera oleada está superada. Los rebrotes siguen siendo posibles y por tanto hay que seguir cumpliendo con las medidas de seguridad.

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

Por ahora, mejor evitar los abrazos

Como decimos, a medida que avanza la desescalada y va siendo posible reecontrarse con familiares y personas queridas, es importante seguir teniendo todo esto en cuenta. "Por ahora es mejor no darse abrazos. Es más importante una mirada y una conversación cara a cara que el abrazo que es contacto físico y pone en riesgo a las personas", explica a Maldita Ciencia Marcos López Hoyos, jefe del Servicio de Inmunología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla-IDIVAL de Santander.

En el mismo sentido se pronuncia Víctor Jiménez Cid, del grupo de comunicación científica de la Sociedad Española de Microbiología: "Dado que la evidencia prueba que el grueso de los contagios se produce por inhalación del virus a partir de secreciones respiratorias (gotículas o más raramente aerosoles) que se eliminan simplemente al respirar y hablar (más al toser y estornudar) y en espacios cerrados, mal ventilados o con circulación interna de aire, cualquier violación de los protocolos que marcan la distancia de seguridad es un riesgo", e incide en que "ahora no debemos relajar las precauciones".

Por ese motivo, en caso de planear una reunión familiar o con amigos recuerda que el mejor sitio para reencontrarte con tus seres queridos son los espacios abiertos "porque la transmisión del virus es más difícil que en espacios cerrados", explica López.

En caso de que ocurra en una casa o espacio cerrado, lávate las manos antes y después del encuentro (aquí te explicamos cómo hacerlo correctamente) y mantén la mascarilla puesta "siempre y en todo momento", subraya el inmunólogo. Otro consejo que da es mantener ventanas abiertas y a ser posible circulación de aire.

Si aun así vas a abrazarte, sigue estos consejos

Dicho esto, es cierto que en muchos casos es difícil mantener esa distancia y prescindir de un abrazo, aunque sea breve. Si aun dejando claro que lo mejor es no abrazarse, piensas hacerlo, The New York Times ha publicado un artículo en el que varios expertos explican la mejor forma de hacerlo para reducir el riesgo de contagio.

De nuevo, recordad que es importante mantener las mascarillas puestas todo el tiempo, de forma correcta y sin toquetearlas (aquí te contamos lo que no debes hacer cuando llevas la mascarilla puesta), y seguir una higiene de manos adecuada: lavándote las manos antes y después del contacto y evitando tocarte la cara.

Además, sed conscientes de la orientación de las cara y con ello de la respiración, y evitas que estas coincidan. Es más seguro si cada uno miráis en una dirección que si os abrazás mejilla con mejilla.

En caso de abrazo entre personas de distinta altura (un niño y un adulto, por ejemplo), es importante que la persona más baja no mire a la más alta durante el abrazo, ya que la respiración, debido a que es aire más caliente, asciende e irá directa hacia su cara.

Los abrazos son más seguros si son breves y después os separáis rápido porque así reduciréis el riesgo de respirar el aire exhalado por el otro y con ello la probabilidad de un contagio.

En el caso de los niños, una forma de darles un beso reduciendo el riesgo es que el adulto lo haga en la coronilla, por detrás, en vez de hacerlo en la cara.

También pensando en niños pequeños, se pueden permitir los abrazos a la altura de la cintura y de las piernas de los adultos, ya que manteniéndose alejadas las caras de ambos, el riesgo se reduce.

Una vez terminada la visita y el contacto físico (que una vez más recordamos no es lo aconsejable, sino que sería recomendable seguir manteniendo los dos metros de distancia interpersonal), es buena idea lavarse las manos y cambiarse de ropa para evitar entrar en contacto con prendas que hayan estado en contacto con la respiración de los demás.

Comparte si encuentras alguna de nuestras cartelas por la calle envíanos una foto a nuestras redes sociales etiquetándonos en Instagram, Facebook o Twitter. ¡Ayudanos a luchar contra los bulos de la pandemia!

Os estamos contando todos los bulos por los que nos estáis preguntando respecto a la COVID-19 en este recopilatorio. Además, tenemos un especial sobre este tema donde también puedes consultar consejos de prevención y preguntas y respuestas sobre el brote del nuevo coronavirus.

Otros artículos de Maldita.es