Maldita Ciencia
24/07/2019

No, la carabela portuguesa no es una medusa aunque lo parezca: son muchas medusas diminutas*

Verano tras verano y de vuelta a los chapuzones (esta vez playeros), aumentan las posibilidades, aunque estas sean escasas, de toparse en la orilla con casos de "picaduras" a manos (o tentáculos) de la carabela portuguesa, un "organismo" al que, por norma general, nos referimos como medusa.

Error: en realidad, no se trata de un animal en sí mismo, medusa o no (de ahí las comillas en "organismo"), sino de un conjunto de seres vivos llamados hidrozoos (pertenecientes al subfilo Medusozoa y, por tanto, es técnicamente correcto llamarlos medusas, aunque no se parezcan a lo que tenemos en mente cuando pensamos en una medusa*) que, en grupo, forman una colonia. Para ello, realizan funciones diferentes, como la digestión, la reproducción y la defensa (utilizando tentáculos de hasta 50 metros), de forma que la estructura que conforman pueda sobrevivir. Por sí solos, serían incapaces.

Es por su aspecto, de textura gelatinosa, cuerpo redondeado y largos tentáculos, por lo que se suele confundir a la Physalia physalis, la conocida carabela portuguesa, con una medusa tal y como solemos entenderlas. Para desplazarse, utiliza una especie de bolsa de aire, el neumatóforo, que flota sobre la superficie aprovechando las corrientes de aire y las mareas. De este procede el apodo de la Physalia, aludiendo a las carabelas del siglo XV, con las que mantienen cierta semejanza.

Ante una picadura de carabela portuguesa, igual que si te pica una medusa, no corras a bajarte los pantalones: como ya contamos en este artículo, no hay que orinar sobre las lesiones que causan, ya que podríamos empeorarlas.

¿Qué es lo que sí es recomendable hacer en estos casos? Retirar, si los hay, los restos de tentáculos adheridos a la piel con algún elemento rígido, nunca con las manos; limpiar, sin frotar, la zona afectada y acudir a un centro sanitario.

*Hemos modificado el titular y algunos puntos del texto para señalar que si bien la carabela portuguesa no es una medusa tal y como solemos entenderlas, los hidrozoos que la forman entran dentro del subgrupo taxonómico Medusozoa y por tanto técnicamente hablando es correcto denominarlos medusas.

Muchas gracias a Santiago Campillo, biólogo y divulgador científico que nos ha llamado la atención sobre esta inexactitud y nos ha ayudado a corregirla.

Otros artículos de Maldita.es