MENÚ

Feijóo y el supuesto "regalo" a los consumidores franceses por la excepción ibérica

Publicado
Comparte

Alberto Núñez Feijóo ha asegurado que, con la excepción ibérica, los españoles están “regalando a los consumidores franceses 500 millones de euros”. Es una afirmación que, además, el Partido Popular comparte en Twitter.

Esta frase alude al dinero que ahorran los consumidores franceses con el aumento de las importaciones de electricidad desde España (producida en gran parte con gas) y que la propia excepción ibérica ha incentivado. Pero existe un mecanismo para aliviar el coste de exportar esa electricidad a Francia, según explican los expertos consultados por Maldita.es.

Con el tope al precio mayorista del gas, la electricidad en el mercado mayorista español es más barata que en el francés. Además, los consumidores franceses no tienen que pagar el coste de generar electricidad con gas en España que sí pagan los consumidores españoles afectados con un recargo en sus facturas (el conocido como ajuste o compensación a las gasísticas). Esto incentiva la compra de electricidad de Francia a España: las exportaciones se incrementaron el mismo día que entró en vigor el tope el 15 de junio, según Red Eléctrica (aunque ya venían aumentando desde finales de 2021 por la menor producción de la nuclear francesa). *

Esta electricidad ‘extra’ “no se habría producido [en España] si Francia no la estuviera comprando”, aclara a Maldita.es Mario Sánchez-Herrero, presidente de la cooperativa energética Ecooo, y además se está produciendo con gas en gran medida. El gas y la hidroeléctrica son las dos tecnologías que cierran el precio en el mercado eléctrico, pero la generación hidroeléctrica se ha reducido a la mitad por la sequía y la generación con gas ha aumentado desde junio, explica el experto. El incremento de la generación con gas también puede deberse a una mayor demanda eléctrica en España a un menor viento, entre otros motivos, indica Ismael Morales, de la Fundación Renovables. *

Que se esté generando más electricidad con gas aumenta los costes de generación y por tanto la cuantía del ajuste o compensación a las empresas gasísticas, una cuantía que pagan los consumidores españoles afectados (aquellos con tarifa regulada o un contrato de mercado libre posterior al 26 de abril de 2022), pero no los franceses.

No obstante, aquí entra en juego otro factor: la renta de congestión. Cuando el precio es más barato en el país exportador (España), la diferencia de precios (renta de congestión) se reparte a partes iguales entre ambos países. Es decir, si el precio mayorista en España es de 100 euros el megavatio hora y en Francia de 400, la mitad de la diferencia (150 €/MWh) la asume España y la otra mitad la paga Francia (multiplicada por el volumen de electricidad que se ha intercambiado). O sea, Francia paga 100 + 150 y España paga 100 + la compensación a las gasísticas (que puede ser mayor o menor que los 150 que recibe de Francia). Con la excepción ibérica, parte de lo que ingrese España por la renta de congestión debe destinarse a reducir el ajuste que pagan los consumidores españoles a las gasísticas, según el real decreto que regula el mecanismo [Anexo I, Cinco] como una forma de aliviar el sobrecoste de generar más electricidad con gas para exportar.

Por ejemplo, en agosto de 2022, España destinó 180 millones de lo ingresado con las rentas de congestión a reducir el coste de generar electricidad con gas, según el operador de mercado eléctrico ibérico OMIE [pág. 2]. Si el coste de generar esa electricidad con gas exportada fue mayor, el balance fue desfavorable para España (y al contrario). No obstante, llegar a cifras exactas es difícil porque hay que trabajar con estimaciones, apunta Marcial González, investigador en el departamento de ingeniería eléctrica de la Universidad Carlos III de Madrid.

“Yo sí creo que puede ser mayor lo que le está costando al sistema eléctrico español vender más electricidad a Francia, producida en buen porcentaje con gas, que lo que estamos recibiendo de las rentas de congestión”, indica Sánchez-Herrero.

De hecho, durante la negociación del mecanismo ibérico, el Gobierno español propuso establecer precios distintos para España y para Francia y limitar las exportaciones al país vecino para evitar este efecto colateral, pero la Comisión Europea se opuso alegando que se rompía la unidad de mercado europea, según El País.

Pese a todo ello, en cualquier caso, las exportaciones a Francia son una pequeña parte del mercado eléctrico ibérico: el 17 de julio, día que más electricidad se vendió a Francia (55 GWh), el sistema generó 832 GWh en total. Es decir, las exportaciones al país galo supusieron un 6,6% de todo el mercado.

Además, “la importación francesa es un porcentaje ínfimo de su demanda final de energía”, recuerda Ismael Morales. El ahorro que consiguen importando electricidad “no es más que un beneficio colateral que tienen ellos de nuestra excepción ibérica”, apunta Marcial González.

Por ello, coincide Mario Sánchez-Herrero, las exportaciones a Francia no son el elemento relevante para evaluar el mecanismo ibérico porque este sistema hace que en España la electricidad sea más barata. Lo que se han ahorrado los consumidores españoles con el mecanismo ibérico es “muchísimo más” que el beneficio que se lleva Francia, recalca Marcial González.

*Modificación el 12 de septiembre de 2022 para incluir otras posibles causas del aumento en la generación eléctrica con ciclos combinados desde junio de 2022.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.