MENÚ

Por qué la Tierra no va hacia un enfriamiento por una menor actividad solar: sólo podría desacelerar temporalmente el calentamiento global y la energía que emite el Sol apenas varía

Publicado
Claves
  • El contenido se ha publicado en una revista centrada en la temperatura corporal y no en clima o astronomía
  • Hay escasa evidencia de que sólo una menor actividad solar causara la Pequeña Edad de Hielo, según la NASA
  • La energía que emite el Sol apenas varía y una menor actividad solar sólo podría desacelerar temporalmente el calentamiento global
  • No hay consenso científico sobre si se pueden predecir los ciclos solares como hace el contenido
  • Un estudio de la misma autora que culpaba del calentamiento global al Sol fue retirado por sus errores

Comparte
Categorías
Consumo
Recursos utilizados
Hablar con la fuente involucrada
Expertos
Literatura científica
Hemeroteca / videoteca

Hacia el Gran Mínimo Solar Moderno y el enfriamiento terrestre”, afirma un contenido publicado por el proyecto Meteored de la web tiempo.com. Se basa en un documento de una profesora universitaria que afirma que el Sol ha entrado en un mínimo de actividad solar que provocará una “notable reducción de la temperatura terrestre”.

Pero en realidad no hay consenso científico sobre si se pueden predecir los ciclos solares. Y, aunque fuésemos a un mínimo solar apenas afectaría a la temperatura terrestre, influenciada sobre todo por los gases de efecto invernadero. Además, el contenido de la investigadora está publicado en una revista de un campo distinto al suyo. Un estudio suyo anterior que culpaba al Sol del calentamiento global fue retirado por sus errores.

Un contenido publicado en una revista centrada en la temperatura corporal y no en clima o astronomía

El origen de esta desinformación climática es un editorial titulado ‘El Gran Mínimo Solar moderno provocará un enfriamiento terrestre’, publicado en agosto de 2020 en Temperature, una revista que se define como “dedicada a las interacciones entre la temperatura y la vida, con énfasis en la regulación de la temperatura corporal”. En el equipo editorial no hay editores dedicados a la temperatura terrestre o la astronomía sino a diversos aspectos de la temperatura corporal y la biología.

La autora, Valentina Zharkova, profesora del Departamento de Matemáticas, Física e Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Northumbria (Reino Unido), ha explicado a Maldita.es que fue invitada por el editor para escribir un editorial, un texto que, afirma, fue revisado por pares. Maldita.es también ha contactado al editor de Temperature sin obtener respuesta. “La revista no acaba de inspirar confianza y la investigadora hace unas afirmaciones demasiado categóricas en unos campos donde hay mucha incertidumbre”, señala a Maldita.es el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) Rubén del Campo.

Hay escasa evidencia de que sólo una menor actividad solar causara la Pequeña Edad de Hielo, según la NASA

El texto afirma que “el Sol ha entrado en el Gran Mínimo Solar moderno (2020-2053) que conducirá a una reducción significativa del campo magnético solar y de la actividad como durante el mínimo de Maunder, lo que llevará a una reducción notable de la temperatura terrestre”. El mínimo de Maunder es el nombre dado al período de 1645 a 1715, cuando las manchas solares casi desaparecieron de la superficie solar y se suele relacionar con la Pequeña Edad de Hielo que duró aproximadamente desde 1550 hasta 1850.

Sin embargo, “hay pocas pruebas de que el Mínimo de Maunder provocara la Pequeña Edad de Hielo, o al menos no del todo por sí mismo (en particular, la Pequeña Edad de Hielo comenzó antes del Mínimo de Maunder)”, afirma la NASA en un artículo titulado No hay una "mini edad de hielo" inminente. Además, “el mínimo de Maundler duró mucho menos” (70 años frente a unos 300), explica a Maldita.es el meteorólogo Benito Fuentes.

La principal teoría actual sobre sus causas señala a los aerosoles emitidos por volcanes como el probable motivo principal, junto con fluctuaciones naturales en la circulación de los océanos, cambios en el uso de la tierra por parte de los seres humanos y también (aunque en menor medida) un Sol menos activo. Zharkova, en cambio, calcula en su texto que el mínimo de Maunder del Sol bajó la temperatura global entre 1 y 1,5 ºC.

La energía que emite el Sol apenas varía

El contenido de Zharkova “se basa en que el Sol presenta unos ciclos solares de aproximadamente 11 años con más o menos manchas solares” y otros ciclos mayores de 350–400 años. “Eso haría que varíe la energía que llega del Sol a la Tierra. Pero esa energía se conoce como constante solar y es de 1.361 W/m² (vatios por metro cuadrado). “Se llama así porque apenas varía 1 W/m², un 0,1%, en esos ciclos de 11 años”, explica Benito Fuentes. Y añade: “Si tuviese razón en que hubiese un mínimo solar menor que el de los ciclos anteriores, los dos últimos ciclos ya tuvieron mínimos más bajos de lo normal y la temperatura no ha dejado de subir”.

La temperatura en rojo y la actividad solar en amarillo. Fuente: NASA

El Sol apenas influye en la temperatura terrestre y una menor actividad sólo podría desacelerar temporalmente el calentamiento global

En Maldita.es ya hemos explicado el papel del Sol sobre el clima terrestre y por qué no es cierto que sea el responsable del cambio climático. De hecho, un Gran Mínimo Solar prolongado o un Mínimo de Maunder “sólo compensaría brevemente y de forma mínima el calentamiento provocado por el ser humano”, aclara la NASA en su artículo. La institución científica estadounidense señala que “desde 1750, el calentamiento procedente de la quema de combustibles fósiles es más de 50 veces mayor que el ligero calentamiento adicional procedente del propio Sol”.

La NASA concluye que un gran mínimo solar “podría enfriar el planeta hasta 0,3ºC. En el mejor de los casos, ralentizaría pero no revertiría el calentamiento global causado por el hombre. Se produciría una pequeña disminución de la energía que llega a la Tierra, pero sólo tres años de crecimiento de la concentración actual de dióxido de carbono lo compensarían. Además, el Gran Mínimo Solar sería modesto y temporal, y las temperaturas globales se recuperarían rápidamente una vez concluido el evento”. En cambio, Zharkova estima una reducción de la temperatura terrestre de hasta un 1 ºC por esta supuesta menor actividad solar en los próximos años.

La Tierra ha vivido un aumento de 1,01 ºC desde el año 1880, con un aumento de 0,08 ºC por década y más pronunciado desde el año 1981. El principal factor en la variación de la temperatura terrestre, indica Benito Fuentes, es “sobre todo la cantidad de gases de efecto invernadero. Son ellos los que mandan. Ese supuesto gran mínimo solar sería similar a echar sacarina en el café tras hincharme a dulces en la cena de Navidad. El enfriamiento no sería tal sino a lo sumo un menor ritmo de subida del calentamiento. Con el sol lo que ganas en un período de actividad lo pierdes en otro, por lo que el balance final es cero”.

Anomalia de temperatura en ºC desde 1880. Fuente: NASA

No hay consenso científico sobre si se pueden predecir los ciclos solares

El editorial del año 2020 cita un estudio científico de la propia Zharkova junto con otros tres coautores publicado en 2015 en Scientific Reports. En él se analizan varios componentes y se extrapola al futuro que va a haber un gran mínimo de actividad. No hay ninguna referencia a su posible efecto en la temperatura de la Tierra en ese estudio, a diferencia del editorial publicado en 2020. No obstante, estos resultados “se han recogido con mucho escepticismo entre la comunidad científica porque no sabemos predecir los ciclos solares”, indica a Maldita.es Héctor Socas Navarros, físico del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y director del Museo de la Ciencia y el Cosmos de Tenerife.

“Estos ciclos de 11 años no son siempre cada 11 años. A veces son menores o mayores. Intentar predecir el próximo ciclo es algo que no podemos saber. Este estudio ha trascendido a los medios como la verdad científica pero es sólo una publicación de un grupo científico. El consenso científico es que no podemos predecir los ciclos solares”, añade Socas.

Un estudio de la misma autora que culpaba del calentamiento global al Sol fue retirado por sus errores

Zharkova, junto con tres personas, publicaron en 2019 un documento en Scientific Report sobre los cambios en el campo magnético solar en la irradiación solar. Esta vez iba más allá del estudio de 2015 y estimaba su efecto en la temperatura terrestre, culpando al Sol del calentamiento global. Este estudio fue posteriormente retirado.

La causa fue que la interpretación de cómo cambia la distancia Tierra-Sol a lo largo del tiempo y que algunos de los supuestos en que se basan los análisis presentados en el artículo son incorrectos. “La distancia Tierra-Sol varía a lo largo de una escala de tiempo de unos pocos siglos en una cantidad sustancialmente menor que la indicada en este artículo. Por ello, los editores ya no confían en las conclusiones presentadas”, indica la revista en la nota que explica la retirada. Uno de los cuatro autores estuvo de acuerdo con retirar el artículo.

La autora principal, Valentina Zharkova, indica a Maldita.es que los editores que retiraron su publicación de 2019 “o no son profesionales que hicieron cálculos erróneos o son tramposos deliberados que sustituyen deliberadamente la verdad por declaraciones falsas”. El climatólogo y director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA, Gavin Schmidt, y el astrofísico de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido) Ken Rice apoyaron públicamente la retirada del estudio por sus errores en News Scientist.

En su respuesta a Maldita.es, la autora del editorial considera “un bulo” el calentamiento global de origen humano. En realidad, la crisis climática es real y está causada por la actividad humana, algo en lo que están de acuerdo, entre otras, instituciones científicas internacionales como la NASA, la Sociedad Americana para el Avance de la Ciencia, las Academias Nacionales de Ciencias, Ingenierías y Medicina de Estados Unidos, el Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático o la Academia Europea de Artes y Ciencias.

De tener el Sol un papel importante en el cambio climático se esperaría un calentamiento de todas las capas de la atmósfera. “Pero no vemos eso. Más bien, los satélites y las observaciones de los globos meteorológicos muestran el calentamiento en la parte inferior de la atmósfera (troposfera) y el enfriamiento en la estratosfera superior (estratosfera), que es exactamente lo que esperaríamos ver como resultado del aumento de los gases de efecto invernadero que atrapan el calor en la atmósfera inferior”, indican desde la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA por sus siglas en inglés).

Desde tiempo.com afirman a Maldita.es que el autor de la publicación, Francisco Martín, coordinador de la Revista del Aficionado a la Meteorología (RAM), “es conocedor de todas las réplicas que salieron de la publicación de Valentina Zharkova. Martín lanzó la noticia porque la RAM está concebida, también, como un foro de debate donde tienen cabida todas las opiniones, siempre con base científica y Zharkova es una eminencia pese a que tenga sus detractores”. La web señala que también han publicado posteriormente el artículo que lanzó la NASA en 2020 para desmentir esa teoría. "Mi intención es que la gente escriba su opinión y respetarlas todas, como no puede ser de otra manera", señalan que les indicó Martín.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.