MENÚ

No hay evidencias de que la guanábana o cualquier otra fruta (o alimento) cure el cáncer

Publicado
Comparte
Categorías
Salud
Recursos utilizados
Expertos

Nos habéis preguntado por contenidos que afirman que la guanábana (fruta también llamada graviola) puede “curar el cáncer o matar las células cancerosas”. Os contamos en profundidad qué se sabe sobre este producto y sus propiedades anticancerosas pero, de entrada, señalamos lo mismo que en ocasiones anteriores: los alimentos no curan enfermedades, ni siquiera el cáncer. A lo que contribuye una alimentación saludable es a prevenir enfermedades y disminuir el riesgo de que aparezcan.

La guanábana (Annona muricata) es una fruta tropical considerada un “pariente cercano de la chirimoya”, según explica a Maldita.es Iñaki Hormaza, investigador en el Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea (IMHS) ‘La Mayora’. La fruta protagonista de este artículo se cultiva en zonas tropicales bajas ya que necesita de inviernos muy suaves, “algo que aquí [en España] no somos capaces de proporcionarle, únicamente en invernaderos con calefacción”. Además, tiene una vida poscosecha muy corta, por lo que en Europa únicamente se puede consumir como producto importado transportado en avión, aunque precisa que su pulpa sí se puede extraer y congelar para hacer zumos y helados de guanábana. 

El interés de los investigadores en la guanábana, explica Hormaza, reside en intentar cultivarla en Europa en invernaderos sin calefacción. “También la usamos para estudiar la evolución de las plantas con flores, porque se considera que fue una de las bases de estas especies”, detalla.

Según Cancer Research UK, organización independiente británica de investigación sobre el cáncer, hay poblaciones en África y Sudamérica (donde la guanábana está disponible como fruta autóctona) que usan la corteza, las hojas, la raíz y la propia fruta como remedio para infecciones por virus o parásitos, reumatismo, artritis, depresión y malestar en general. Hormaza comenta que en ocasiones incluso se ha acercado gente a su instituto pidiendo hojas de guanábana con el objetivo de ‘tratar’ alguna dolencia: “No podemos dárselas y, además, no hay evidencias de que sirvan de algo”.

Estos remedios forman parte de lo que se denomina medicina tradicional: prácticas, creencias y conocimientos sanitarios basados en el uso de recursos naturales (plantas, animales o minerales), terapias espirituales y técnicas manuales que buscan mantener la salud individual y comunitaria. Tienen una evidencia científica limitada o nula y la Organización Mundial de la Salud (OMS) —que apoya únicamente aquellas prácticas que se usan de manera racional y basadas en la evidencia científica— incide en que un uso inapropiado de ellos puede tener efectos dañinos en la salud.

A pesar de que hay estudios in vitro (con células cultivadas en laboratorio) y en modelos animales en el que componentes de la guanábana pueden atacar algunos tipos de células del cáncer (de hígado, mama y próstata, entre otros), esto dista mucho de demostrar su seguridad y eficacia en humanos. En definitiva, no hay evidencias de que la guanábana ni sus componentes tengan efecto alguno sobre el cáncer. 

En estos estudios se investigan, sobre todo, las acetogeninas, compuestos orgánicos presentes en las plantas anonáceas (como la chirimoya, que se puede obtener en Málaga y Granada) sobre los que se investiga si presentan cualidades anticancerígenas, antioxidantes, antimicrobianas, antinociceptivas (contra el dolor) e hipotensoras

A pesar de que hay revisiones científicas que concluyen que la guanábana podría tener propiedades terapéuticasfaltan estudios en humanos que analicen si es una fruta segura (sin efectos adversos ni riesgos para la salud) y si sirve para tratar alguna enfermedad.

De hecho, desde Cancer Research UK señalan que “no se conoce mucho sobre cómo afecta la guanábana al organismo” y que algunos compuestos de esta fruta “pueden causar cambios nerviosos y trastornos del movimiento”. 

En este sentido, una investigación de 2002 en Guadalupe (territorio de ultramar francés en el sur del Caribe) apuntaba que el consumo repetitivo de esta fruta podría causar las disfunciones neuronales y degenerativas del parkinsonismo caribeño. Otros estudios en animales han encontrado que la guanábana puede reducir el azúcar en sangre y la presión arterial (algo que puede parecer positivo pero que, si se hace de manera incontrolada, es peligroso para algunos pacientes). 

A pesar de estos riesgos, eso sí, es poco probable que comidas, bebidas o suplementos que contengan guanábana puedan ser dañinos siempre que se tomen como parte de una dieta equilibrada. “Salvo casos de alergias, es una fruta de consumo seguro”, precisa Hormaza.

En Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) ha enviado cartas de advertencia a empresas que se dedican a vender suplementos con guanábana y que atribuyen, de manera incorrecta, propiedades anticancerígenas o como posible tratamiento de una dolencia. Estos productos “se pueden adquirir en redes sociales y páginas de internet”, no son medicamentos, no han pasado una revisión de seguridad por parte de la FDA y “pueden ser peligrosos”, aclara esta administración.

En Maldita.es hemos preguntado sobre este tema a la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), quien nos responde que “ni la guanábana ni ningún alimento por sí solo puede curar el cáncer”. A esto agregan que “la combinación de alimentos saludables, una dieta rica en frutas y verduras y escasa en carnes rojas y procesadas, reducen el riesgo de desarrollar cáncer”.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.