MENÚ
MALDITO DATO

La moneda rusa cae a mínimos: comprar un dólar con rublos cuesta un 28% más que un día antes de la invasión a Ucrania

Publicado
Comparte
Recursos utilizados
Expertos
Superpoderes

Tras el ataque ruso a Ucrania en la madrugada del 24 de febrero y las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea, el valor del rublo, la moneda rusa, ha caído a mínimos en el mercado de divisas. El 3 de marzo comprar un dólar con rublos era un 28,39% más caro que el 23 de febrero, un día antes de que las fuerzas rusas comenzaran su ofensiva sobre territorio ucraniano.

Se trata del tipo de cambio, es decir, cuántos rublos hacen falta para comprar, en este caso, un dólar estadounidense. Cuantos más rublos sean necesarios, menos valor tendrá la divisa. El 23 de febrero, un día antes de que comenzara el bombardeo ruso en Ucrania, para comprar un dólar hacían falta 80,4194 rublos, según las referencias publicadas por el Banco de Rusia. El 3 de marzo eran necesarios ya 103,2487 rublos, un 28,39% más. Si tomamos como referencia el último valor de 2021 (del 31 de diciembre), el 3 de marzo costaba ya un 38,98% más.

La evolución del rublo respecto al euro es muy similar, aunque el último dato publicado por el Banco Central Europeo (BCE) es del 1 de marzo. En esa fecha, comprar un euro costaba 117,201 rublos frente a los 90,8791 que costaba el 23 de febrero y los 85,3004 que costaba el 31 de diciembre de 2021. El 1 de marzo comprar un euro a partir de rublos era ya un 37,40% más caro que a finales del año pasado.

El rublo vale menos ya que en las grandes caídas que ha sufrido en los últimos años, como en diciembre de 2014 y enero de 2016. En aquellas dos ocasiones la devaluación de la moneda rusa estuvo propiciada por la caída del precio del petróleo. Desde el año 2000 hasta hoy el cambio del rublo al dólar o al euro nunca había sido tan desfavorable para la moneda rusa como actualmente.

El cambio de expectativas, la razón principal por la que han surtido efecto las sanciones

El experto en bolsas y mercados de capitales y maldito con superpoderes, Ignacio Gómez, explica que la razón principal por la que las sanciones han devaluado tanto al rublo es “el cambio de expectativas”.

“A medida que aumentaban las posibilidades de guerra, y luego las posibilidades de sanciones, todos los tenedores de rublos [...] se han apresurado a venderlos ante la expectativa de que en el futuro la demanda de rublos colapsara por las sanciones”, explica. 

A los tenedores de rublos no les interesa que se desplome la demanda de esta divisa porque entonces se devaluaría su precio y perderían dinero con el cambio. Pero cuando alguien compra o vende cualquier activo financiero en un volumen importante, está “‘empujando’ el precio en su contra” al mismo tiempo, explica Gómez.

Es lo mismo que ocurre “cuando hay una noticia desastrosa en una empresa: todo el mundo se apresura a vender acciones de cualquier modo, pensando que la alternativa es peor, aún a sabiendas de que están empujando el precio en su contra”, ejemplifica Gómez. “En este caso hubo un modesto pánico inicial unos días antes de la invasión, que se agudizó el lunes cuando se vio claro que las sanciones iban en serio”, narra. Otra de las situaciones que los tenedores de rublos quieren evitar es la dificultad del banco central ruso para “defender” la moneda y la pérdida de liquidez, indica este maldito.

El BCE no publica el cambio entre el euro y el rublo desde el 2 de marzo por la escasa compraventa de la moneda rusa

El Banco Central Europeo (BCE) publica diariamente el tipo de cambio para monedas extranjeras. Sin embargo, desde el 2 de marzo no publica la referencia para la compra de euros por rublos porque considera que “no está en condiciones de establecer un tipo de referencia que sea representativo de las condiciones imperantes en el mercado”.

Desde el BCE explican a Maldita.es que los tipos de cambio que se publican deben reflejar “condiciones justas de mercado” pero, debido a la “actividad comercial limitada” en el mercado de los euros y los rublos actualmente, los datos no tienen la suficiente calidad.

Ignacio Gómez nos explica con más detalle esta decisión “inusual” del BCE. En condiciones normales, el tipo de cambio de una moneda se determina por el equilibrio entre la oferta y la demanda por esa moneda. “Ambas magnitudes proceden de operaciones comerciales (por ejemplo, un exportador de productos rusos que percibe dólares en pago deberá venderlos contra rublos para pagar a sus trabajadores)”, de transacciones por servicios y de inversiones, entre otros tipos de operaciones de compraventa de divisas.

Esto implica un volumen muy grande de operaciones gracias a las cuales las entidades que operen esta compraventa de rublos establecen una referencia para el tipo de cambio. Sin embargo, las sanciones aprobadas en la última semana y las limitaciones a movimientos de capital impuestas en Rusia “han impedido o limitado radicalmente casi todas estas operaciones”, recuerda Gómez. Es decir, cada vez hay menos compras y ventas de otras divisas con el rublo.

Otras entidades como el BBVA también han dejado de publicar el tipos de cambio del rublo frente al euro. No obstante, muchos bancos europeos y americanos siguen dando cotización del rublo. Por ejemplo, según el conversor XE, este 4 de marzo a las 16:50 un euro vale 124,89442 rublos, lo que supondría continuar la bajada de la moneda rusa. El último dato del BCE a 1 de marzo era 117,201 rublos por un euro.

En este artículo ha colaborado con sus superpoderes el maldito Ignacio Gómez, experto en bolsas y mercados de capitales.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapp, préstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.