Maldito Dato
31/07/2020

Los ayuntamientos que han tenido que ampliar o reforzar cementerios y tanatorios durante el estado de alarma por el coronavirus

Los ayuntamientos españoles, igual que el resto de la Administración Pública, han tenido que hacer un esfuerzo extra debido a la COVID-19. Y los cementerios y tanatorios municipales no han sido una excepción. Más de una veintena de ayuntamientos han tenido que reforzar o realizar obras para ampliar los cementerios y tanatorios municipales durante el estado de alarma.

Entre esos ayuntamientos se encuentran, por ejemplo, el de Albacete, el de Ávila, el de l’Hospitalet de Llobregat, el de Martorell, el de Benidorm, el de Guadalajara, el de Plasencia o el de Huesca. Así consta en la base de datos de los contratos de emergencia de la Administración Pública durante el estado de alarma, que ha confeccionado la Oficina Independiente de Regulación y Supervisión de la Contratación (OIReScon). 

En esa base de datos constan contratos para reforzar y ampliar cementerios y tanatorios de 21 municipios distintos. Podría haber incluso alguno más, que hubiera realizado contratos con el mismo objetivo pero sin ser de emergencia o que los hubiera hecho una vez pasado el estado de alarma, pero en ese caso no aparecían en la base de la OIReScon.

Construcción de sepulturas, nichos, columbarios y fosas comunes

Los ayuntamientos tuvieron que actuar bajo la contratación de emergencia debido a la crisis sufrida por la COVID-19. Algunos reconocían la posible gravedad de la situación ya en el propio objeto del contrato. Es el caso del Ayuntamiento de Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona), que realizó dos obras distintas en su cementerio municipal: la construcción de una fosa común y la construcción de 80 nichos nuevos. Cuando hicieron el contrato para los nichos ya indicaron que era un procedimiento "de extrema necesidad" y que se debía a "la situación de emergencia sanitaria y el número de defunciones que pueden ir en aumento debido a la COVID-19 en el municipio de Sant Sadurní d’Anoia".

Fuente: Contrato de construcción de nichos del Ayuntamiento de Sant Sadurní d’Anoia en su perfil del contratante.

Algo similar apuntaba el Ayuntamiento de Guadalajara al realizar el contrato para construir 44 sepulturas. "Construcción de 44 sepulturas en el patio 7 del Cementerio Municipal de Guadalajara como consecuencia de la crisis del COVID-19" consta como objeto del contrato. Lo mismo indicaba el Ayuntamiento de Valdepeñas, en Ciudad Real, en el objeto del contrato que hizo para ampliar su cementerio municipal construyendo nuevos nichos, columbarios y sepulturas: "a causa de crisis sanitaria COVID-19".

También hubo obras, por ejemplo, en el cementerio municipal de Santo Domingo de la Calzada, un pueblo de algo más de 6.000 habitantes. El ayuntamiento de este municipio riojano, que ahora está sufriendo uno de los rebrotes que hay en nuestro país, construyó 72 nichos en el cementerio municipal. En otros no hubo obras ni reformas de ampliación como tal, sino simples refuerzos puntuales debido al coronavirus. Es el caso de Coslada, por ejemplo, que contrató por 20.652 euros a una empresa para que desinfectara diferentes edificios municipales durante la crisis por la COVID-19. Entre esos edificios estaba el cementerio municipal.

El Ayuntamiento de Albacete fue el que más gastó: más de medio millón de euros para ampliar el cementerio

En Albacete se instaló un nuevo horno crematorio y una nueva cámara de conservación en el tanatorio municipal. El ayuntamiento, además, amplió el cementerio municipal Virgen de los Llanos. Construyeron tres pabellones nuevos de 588 nichos e instalaron otros 160. Albacete es la ciudad que más gastó en este tipo de gastos durante el estado de alarma, siempre según los datos de la OIReScon, con un desembolso total de 669.212 euros.

Casi 700.000 euros para reforzar el cementerio y tanatorio municipal en una de las ciudades que más está padeciendo el coronavirus. Ese gasto del ayuntamiento se dividió en cuatro contratos distintos. La mayor parte del dinero fue a parar a la sociedad limitada Urbialba, que se encargó de la construcción de los tres pabellones nuevos y de la instalación del nuevo horno crematorio. La empresa ingresó por ello un total de 562.874 euros.

Tras Albacete se encuentran los ayuntamientos de Huesca y Sagunto. El Ayuntamiento de Sagunto gastó 180.340 euros en cuatro contratos distintos para ampliar con 160 nichos el cementerio municipal de Sagunto y con 188 el de Puerto de Sagunto. El Ayuntamiento de Huesca gastó 159.658 euros para construir 216 nichos y una área pergolada en la ampliación del cementerio municipal. Estos tres ayuntamientos son los únicos que han desembolsado más de 100.000 euros.

Aún así, hay otros que se acercan a la cifra. Es el caso, por ejemplo, del de Benidorm. El ayuntamiento construyó 132 nichos en el cementerio municipal Sant Jaume de Benidorm y pagó por ello 84.599 euros a la sociedad limitada Gestión Integral Cementiris.

El contrato se hizo de emergencia durante el estado de alarma, pero el ayuntamiento ya tenía pensado ampliar el cementerio. "La ampliación del cementerio estaba presupuestada para este año, pero nos adelantamos a hacerlo con el contrato de emergencia por si hacían falta más nichos. Normalmente se construyen a final de año, pero esta vez nos hemos adelantado por si a caso", explican desde el ayuntamiento.


METODOLOGÍA

Maldita.es ha realizado esta información a partir del análisis de la base de datos de los contratos de emergencia de la Administración Pública durante el estado de alarma, que ha confeccionado la Oficina Independiente de Regulación y Supervisión de la Contratación (OIReScon). 

Hemos seleccionado los contratos de la base de datos que trataban sobre obras, servicios o suministros para cementerios y tanatorios municipales. Aún así, hay que tener en cuenta que puede haber otros contratos con objetivo parecido que no consten en ella. Por ejemplo, sí se han licitado ya tras la caída del estado de alarma.

En total hemos localizado 33 contratos distintos que incumbían a los cementerios y tanatorios de 21 ayuntamientos españoles distintos. Aún así, cabe comentar dos casos distintos: el del Ayuntamiento de Ávila y el del Ayuntamiento de Benidorm.

El caso de Ávila es distinto ya que tenían tres contratos distintos hechos para ampliar el cementerio municipal, pero todos formaban parte de un mismo lote. Además, en la base de datos de la OIReScon aparecía el lote duplicado, pero el ayuntamiento nos ha aclarado que sólo realizaron un único lote de tres contratos.

En el caso de Benidorm ampliaron el cementerio municipal de Sant Jaume con un único contrato, pero aún no aparecía como adjudicado en la base de datos de la OIReScon. De nuevo contactamos con el ayuntamiento para aclarar la situación y nos explicaron que ya había sido adjudicado a la empresa Gestión Integral Cementiris, SL por 84.599 euros.

En el caso de que algún dato sea erróneo o tengas alguna duda sobre nuestra información puedes contactarnos en [email protected].


Primera fecha de actualización de este artículo: 31/07/2020

Otros artículos de Maldita.es