Maldito Dato
05/06/2020

Una decena de animales han escapado y cinco han desaparecido del Zoo de Madrid en casi diez años sin que haya supuesto ninguna sanción ni se haya comunicado a las autoridades

La noche del 28 al 29 de mayo de 2020 se escapó un mono capuchino del Zoo Aquarium de Madrid gracias a la caída de una rama que permitió un salto fuera de la instalación. Fue recuperado a la mañana siguiente por la Policía Municipal en colaboración con sus cuidadores "sin incidentes", según explica a Maldita.es el zoo, aunque pudo ser grabado subido a la boca de metro de la estación Casa de Campo. Pero este mono capuchino no es el primer animal que ha escapado o ha desaparecido del Zoo de Madrid. Anteriormente otros animales se han escapado sin que haya sido conocido por el público o las autoridades.

Dos ejemplares de ibis sagrado, dos halcones sacre, un lori arcoíris y cuatro cotorritas del sol (cuatro especies de aves) y un lémur pardo (un mamífero de Madagascar) se escaparon del zoo madrileño entre el 1 de enero de 2010 y el 31 de octubre de 2019, según los datos aportados por el propio Zoo de Madrid tras una solicitud de información al Ayuntamiento de Madrid por Maldita.es al amparo de la ley de transparencia. El Zoo Aquarium de Madrid es una concesión del Ayuntamiento de Madrid a la empresa Zoos Ibéricos, S.A., del Grupo Parque Reunidos.

Estas fugas de animales han sido "de aves que participan en las actividades educativas pero son animales que no se alejan de las instalaciones del Zoo y se han recuperado por parte de sus cuidadores", explican desde la empresa. Pero un mamífero como el lémur pardo se fugó en agosto de 2013.

Además, un milano negro, un halcón sacre, un lori arcoíris y dos cotorritas del sol desaparecieron en el mismo período de casi diez años. Un animal desaparecido es todo animal del que no hay constancia visual de su fuga y no se sabe si el animal ha podido ser depredado y no ha dejado rastro, según el Zoo de Madrid. En cambio, un animal fugado es del que hay constancia de la salida del animal.

También dos tortugas de espolones africana fueron robadas en agosto de 2012. El robo de las tortugas fue denunciado "inmediatamente" ante el Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza) de la Guardia Civil, "pero no se recuperaron", según el Zoo Aquarium de Madrid.

No se notifican fugas si se recuperan de forma rápida y controlada

En resolución del Ayuntamiento de Madrid, el Zoo de reconoce que "no se tiene constancia de ninguna multa ni apertura de procedimiento sancionador o administrativo relacionado con la fuga o desaparición de animales" y que tampoco se ha notificado por escrito "a otras autoridades o comunicados públicos sobre la desaparición o escape de animales del zoo en los últimos cinco años".

Por su parte, el Zoo de Madrid afirma que "todas las desapariciones y fugas de animales son notificadas a la Comunidad de Madrid (a través de los censos de animales que estamos obligados a mantener actualizados)" o al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, que es la autoridad administrativa en España de CITES, el Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre. No obstante, el propio zoo admite que "no se notifican aquellas fugas en las que se tiene localizada la posición del animal para una recuperación controlada y rápida".

Para Virgilio Beltrán, biólogo que ha donado sus superpoderes de experto en aves a Maldita.es, las fugas y desapariciones de animales de los zoos deben notificarse "sin duda. Y se deberían haber puesto los medios para que no sucediese. Y, en el caso de suceder, tratar de revertir rápidamente la situación con la recaptura de los animales, por su bien y el de la fauna autóctona". El Zoo de Madrid afirma que todas las instalaciones "están diseñadas según la normativa de seguridad y bienestar animal de EAZA (Asociación Europea de Zoos y Acuarios)" y cumple "con inspecciones periódicas muy rigurosas, por lo que la fuga de especies peligrosas o de mayor tamaño es prácticamente imposible".

Resolución donde el Zoo de Madrid admite que no comunicó ni ha supuesto multa la fuga, desapariciones o rob... by Maldita.es on Scribd

La fuga de animales supone un riesgo ambiental

Según explica Virgilio Beltrán, esta fuga de animales supone un riesgo ambiental. De todas las especies fugadas, los ibis sagrados (Threskiornis aethiopicus) suponen el mayor riesgo, ya que está incluido en el Catálogo español de especies exóticas invasoras al existir poblaciones en Europa pese a ser originario de algunas zonas de Asia y África. En 2011 una colonia reproductora de 16 ejemplares de ibis sagrado tuvo que ser eliminada del Parque Nacional de Doñana, explica Beltrán.

Dos ibis sagrado en Kenia. Fuente: Daryona.

Los loris arcoíris (Trichoglossus moluccanus) y cotorritas del sol (Aratinga solstitialis) también son un problema potencial porque otras especies de su misma familia como las cotorras argentinas o algunas especies de Aratingas son invasoras "y causan muchos problemas tanto al arbolado de parques y jardines como a agricultores, molestias a los vecinos y pone en riesgo a poblaciones de otra especies autóctonas", según Beltrán.

En cambio, para Virgilio Beltrán los halcones sacre (Falco cherrug) no suponen un problema su fuga al ser una especie catalogada como visitante accidental. La fuga también puede suponer un problema para el propio lémur pardo (Eulemur fulvus mayottensi), cuya esperanza de vida será mínima al no poder adaptarse al hábitat y clima en la península, añade el biólogo.

Cuando se escapa un animal "prima la seguridad de las personas", según el protocolo del Zoo de Madrid

Maldita.es también ha accedido al protocolo interno del Zoo Aquarium de Madrid "para el personal ajeno al Departamento de Conservación" que marca qué se debe hacer si se fuga un animal. El documento recuerda que la seguridad de las personas está por encima de la de los animales y fija como parte del procedimiento avisar al Departamento de Conservación, quien se encarga de su control. En caso de fuga de algún lince, el protocolo permite usar dardos anestésicos con cerbatana

Otros artículos de Maldita.es