MENÚ
MALDITO BULO

No, estas fotos de Angela Merkel en un avión lleno de bidones no son prueba de los chemtrails

Publicado jueves, 21 enero 2021
Comparte
Categorías
Política
Social
Recursos utilizados
Búsqueda inversa de Google
Expertos

Se han viralizado una serie de imágenes que supuestamente prueban la existencia de 'chemtrails' o estelas químicas que dejan los aviones con diversos efectos perjudiciales. Entre ellas se incluyen unas fotografías de la canciller federal de Alemania Angela Merkel en un avión lleno de bidones. Aunque la foto es real, no corresponde a un avión que genere los supuestos 'chemtrails'.

Las fotos se tomaron el 20 de mayo de 2014 y las publicó la propia web del Gobierno alemán. Merkel está visitando un nuevo modelo de Airbus, el A350. ¿Qué son esos tanques que se ven en las fotos? Esos bidones se utilizan para hacer ensayos con el avión "durante su fase de pruebas y certificación, en particular para el equilibrado del peso. Se realizan ensayos con distintas posiciones del centro de gravedad del avión. Para variarlo, estos bidones suelen ir conectados con tuberías que permiten desplazar el líquido que contienen. Por ello, suele ser agua con algún aditivo anticorrosión", explica a Maldita.es Isabel Pérez Grande, catedrática de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Aeronáutica y del Espacio (ETSIAE) de la Universidad Politécnica de Madrid.

La web especializada Aero.de explicó en un artículo publicado el mismo 20 de mayo de 2014 sobre el prototipo del Airbus A350 que visitó Merkel que se tratan tanques de lastre utilizados durante los vuelos de prueba.

No hay pruebas de que los 'chemtrails' existan y los argumentos a favor no aportan evidencias científicas

No existe ninguna evidencia científica a favor de esta conspiración, y sí muchas en contra, como ya explicamos en marzo de 2019. Para empezar, el posicionamiento público de los mayores expertos en ciencias atmosféricas, que en 2016 afirmaron no haber encontrado ninguna prueba de esta supuesta práctica.

Se trató de una encuesta realizada por investigadores de la Universidad de California en Irvine en la que 76 de los 77 científicos encuestados no solo aseguraron no haber hallado esas evidencias, sino que además las supuestas pruebas a favor son fácilmente explicables.

Además, el tamaño de esta supuesta conspiración implicaría que cientos o miles de personas estuviesen involucradas, desde altas autoridades internacionales hasta operarios de a pie y pilotos, y sin embargo, ninguno de los implicados ha roto nunca el secreto.

Otros argumentos contra esta teoría son la posible confusión con contrails y cirros, el hecho de que se haya documentado la presencia de estelas persistentes desde al menos los años 20 del siglo XX, coincidiendo con la expansión de la aviación y mucho antes de que se generalizase esta teoría en los años 90 son otros argumentos que contradicen la idea de la fumigación generalizada.

También el hecho de que, cuando se han encontrado esos supuestos elementos químicos con los que se fumiga, no ha sido en las nubes, sino en el suelo o el agua, donde su presencia puede deberse a otros fenómenos y en la mayoría de los casos se considera normal o inocua, según concluían varios de los científicos atmosféricos preguntados en la encuesta antes mencionada.


Primera fecha de publicación de este artículo: 11/11/2020


Primera fecha de publicación de este artículo: 11/11/2020