MENÚ
MALDITO BULO

No, la nueva variante del SARS-CoV-2 aparecida en Reino Unido no está relacionada con la vacuna de Pfizer

Publicado sábado, 2 enero 2021
Comparte
Categorías
Ciencia
Recursos utilizados
Literatura científica
Fuentes oficiales (comunicados, bases de datos, BOE)

“La "nueva cepa del virus" en Gran Bretaña es.. La vacuna”. Esta es la afirmación que se comparte durante los últimos días en redes sociales tras la aparición de la nueva variante del SARS-CoV-2 en Reino Unido. También la web eldiestro.es publica un contenido vinculando la vacuna del laboratorio estadounidense con la variante del coronavirus: “Qué curioso lo del Reino Unido: Son los primeros del mundo en vacunarse y ahora sufren una variante del virus más contagiosa y más letal; raro, ¿no?”. 

Pero es un bulo que la mutación genética de este coronavirus surgida en Reino Unido se deba a la vacuna de Pfizer: los estudios demuestran que la variante se detectó por primera vez el 20 de septiembre en el sureste de Inglaterra y no fue hasta el pasado 8 de diciembre cuando la vacuna se comenzó a administrar en el país. Tampoco en septiembre se estaban realizando pruebas de la vacuna en Reino Unido. Además, esta no utiliza en su composición antígenos o el virus atenuado.

La nueva variante se detectó en Reino Unido antes de comenzar a administrar la vacuna

El pasado 20 de diciembre, la propagación de una nueva variante del coronavirus SARS-CoV-2 en Reino Unido provocó el aislamiento de las islas y el confinamiento de la región londinense. Esta mutación genética del virus ha crecido rápidamente durante las últimas cuatro semanas, según se publicó el pasado 19 de diciembre en un análisis preliminar del genoma de esta variante. Sin embargo, tal y como muestra el estudio, el análisis retrospectivo determina que la nueva versión se detectó por primera vez el 20 y 21 de septiembre en dos muestras tomadas al sur de Inglaterra, en Kent y en el Gran Londres, es decir, casi tres meses antes de que comenzase la administración de la vacuna de Pfizer/BioNTech en Reino Unido el pasado 8 de diciembre. Tampoco en septiembre, cuando se detectó la nueva variante, se realizaron pruebas de los ensayos clínicos de la fase 2/3 de la vacuna en Reino Unido, tal y como señala el comunicado de Pfizer

Captura del análisis preliminar de la mutación del virus SARS-CoV-2

También la Organización Mundial de la Salud asegura en un comunicado del 21 de diciembre que esta variante genética del coronavirus SARS-CoV-2 provocó un aumento en la tasa de notificación de casos en 14 días desde la semana epidemiológica 41 a la semana 50 (del 5 de octubre al 13 de diciembre de 2020). Durante estas semanas, según afirma la OMS, “más del 50% de los aislamientos se identificaron como cepa variante en el sureste de Inglaterra”. 

Captura de la nota de prensa de la Organización Mundial de la Salud

La vacuna de Pfizer no utiliza virus ni virus atenuados

La vacuna contra la COVID-19 desarrollada por Pfizer y BioNTech no utiliza en su composición ni la versión atenuada del patógeno ni la proteína del mismo, es decir, antígenos. Como ya os explicamos, esta vacuna es de ARN mensajero. En ella, en lugar de introducir una versión debilitada del virus o un antígeno, se introducen las instrucciones (es decir, una molécula de ARN) para que sea nuestro propio organismo el que produzca la proteína que debe servir para que el sistema inmune se active.

En Maldita Ciencia ya os contamos que estas vacunas son seguras y no modifican el ADN humano. Además, al no utilizar proteínas del patógeno ni al mismo atenuado, no es posible que la nueva variante del SARS-CoV-2 sea causada por la vacuna de Pfizer. 

Es habitual que los virus experimenten mutaciones de manera aleatoria

Tal y como os explicamos, es habitual que los virus, especialmente los ARN, experimenten variaciones genéticas de manera aleatoria en sus ciclos de replicación. En la mayoría de los casos, estas variaciones no alteran las funciones de sus proteínas o los cambios provocan que el virus pierda eficacia. En el caso de la mutación genética del coronavirus SARS-CoV-2, aún no existen evidencias, tal y como señala el comunicado de la OMS, de que esta variación suponga el aumento de la gravedad de la enfermedad, cambio en los síntomas o dificulte la eficacia de la vacuna. 

Por lo tanto, es un bulo que la mutación genética de este coronavirus surgida en Reino Unido se deba a la vacuna de Pfizer: esta no utiliza antígenos en su composición y la variante se detectó antes de que comenzara la vacunación en el país. 
En Maldita Ciencia hemos realizado un manual para que durante las reuniones de Navidad de estos días puedas defenderte de los bulos y conspiraciones que giran en torno a la vacuna de la COVID-19.


Primera fecha de publicación de este artículo: 22/12/2020

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.