Maldito Bulo
23/10/2020

¿Qué sabemos del fallecimiento del voluntario brasileño que participaba en los ensayos de la vacuna contra la COVID-19 de la Universidad de Oxford y AstraZeneca?

El pasado 21 de septiembre diversos medios de comunicación se hicieron eco del fallecimiento de João Pedro Rodrígues Feitosa, un médico voluntario de 28 años que participaba en los ensayos de la vacuna que está desarrollando la Universidad de Oxford junto con el laboratorio AstraZeneca en Brasil. 

Os explicamos lo que sabemos: el medio de comunicación brasileño O Globo, asegura que el médico no falleció por la vacuna de la COVID-19, ya que jamás se la puso. Lo que recibió fue un placebo.

Sin embargo, ni la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria brasileña (ANVISA), ni la Universidad de Oxford, ni AstraZeneca han explicado el motivo del fallecimiento, aunque fue confirmado el mismo 21 de octubre por las dos instituciones y por la empresa farmacéutica. El rectorado de la Universidad de Río de Janeiro y el centro donde el voluntario cursó la carrera de Medicina afirman que Rodrígues Feitosa habría fallecido por complicaciones de la COVID-19.

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

El diario brasileño O Globo asegura que el voluntario no se puso la vacuna contra la COVID-19, sino una contra la meningitis, es decir, un placebo

El primer medio en hablar sobre el fallecimiento del voluntario en los procesos de ensayos llevados a cabo por la Universidad de Oxford y AstraZeneca fue el brasileño O Globo. Según este medio, “una persona vinculada al estudio clínico de la vacuna” ha afirmado que el médico brasileño “no llegó a ponerse tal vacuna”, sino que lo que recibió fue una vacuna contra la meningitis que se aplica en el estudio como “control con fines de comparación” con los efectos que genera la verdadera vacuna contra la COVID-19, esto es, un placebo. 

O Globo señala que la fuente que les ha proporcionado estas declaraciones ha pedido mantenerse en el anonimato, ya que la información se encuentra bajo confidencialidad . 

Y añade que ANVISA, dependiente del Ministerio de Sanidad e institución a la que los organizadores del estudio de la vacuna están obligados a informar, hizo público el fallecimiento del médico brasileño después de que el medio contactase con ellos para pedir explicaciones sobre lo sucedido. 

De igual forma lo explica el medio estadounidense Bloomberg, que asegura que el voluntario no recibió tal vacuna contra la COVID-19, según ha confirmado al medio “una persona familiarizada con el asunto que no ha querido ser identificada” puesto que la información no es pública.

La noticia publicada por O Globo ha sido proporcionada por la agencia de verificación brasileña Lupa, que pertenece al International Fact-Checking Network (IFCN), del que también forma parte Maldita.es.

La Universidad Federal de Río de Janeiro así como el Centro Académico Carlos Chagas atribuye el fallecimiento a “complicaciones” de la COVID-19

En un mensaje de pésame publicado el 21 de octubre, el rectorado de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFJR) atribuye la muerte del médico, que según la publicación falleció el 15 de octubre, a “complicaciones" de la COVID-19”.

Rodrígues Feitosa, de acuerdo con el comunicado, había sido alumno de la Universidad desde 2014 a 2019 y hasta su fallecimiento “se encontraba trabajando en la primera línea en la lucha contra el coronavirus en las redes de salud privadas y municipales de Río de Janeiro”. 

Otra nota también fue publicada en Facebook el 16 de octubre por la página oficial del Centro Académico Carlos Chagas de la UFRJ, del que formó parte João Pedro Rodrígues cuando fue estudiante de medicina. Según esta publicación, “firmada por sus amigos y su novia”, el voluntario murió “como consecuencia de complicaciones de la infección de COVID-19 que contrajo trabajando en la línea de frente en la lucha contra la pandemia”.

Mensaje de pésame publicado en la página oficial de Facebook del Centro Académico Carlos Chagas de la UFRJ

Maldita.es se ha puesto en contacto con el Centro para intentar contactar con la familia de Rodrígues Feitosa, pero en el momento de publicación no hemos obtenido respuesta. Cuando la recibamos actualizaremos para incluir este punto de vista.

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria brasileña (ANVISA) asegura que no se desvelan datos del fallecimiento por motivos de confidencialidad y anuncia que el ensayo seguirá en curso

Como hemos mencionado anteriormente, ANVISA compartió el 21 de octubre una nota de prensa con los medios de comunicación, a la que Maldita.es ha tenido acceso gracias a la agencia de verificación brasileña Lupa.

ANVISA señala en el escrito que “fue informada formalmente” de la muerte del médico brasileño por parte del Comité Internacional de Evaluación de la Seguridad, un comité independiente de supervisión, el 19 de octubre, dos días antes de este comunicado.

El motivo por el que no detallan la causa de muerte de Rodrígues Feitosa, según ANVISA se debe a que estos datos deben mantenerse bajo confidencialidad, de acuerdo con la normativa nacional e internacional de Buenas Prácticas Clínicas. Además, añade que la Agencia sólo recibe “datos parciales sobre la investigación” realizada por el comité independiente el cual ha decidido continuar con el ensayo de la vacuna.

Según AstraZeneca los procesos de revisión requeridos no han dado lugar a dudas sobre la continuidad del ensayo

Maldita.es se ha puesto en contacto con la farmacéutica AstraZeneca que, junto con la Universidad de Oxford, está desarrollando la vacuna contra la COVID-19, que comenzó los ensayos en Brasil el pasado mes de junio y se encuentra actualmente en fase 3.

La farmacéutica ha declarado que no pueden comentar “casos individuales del ensayo clínico en curso de la vacuna de Oxford” por adherirse “estrictamente a la confidencialidad médica y a las regulaciones de los ensayos clínicos”. No obstante, declaran “que se han seguido todos los procesos de revisión requeridos”.

Confirman, por último, que todos los acontecimientos médicos significativos se evalúan cuidadosamente “por los investigadores del ensayo, por un comité independiente de supervisión de la seguridad y por las autoridades reguladoras”, esta última, ANVISA, y cuyas evaluaciones “no han dado lugar a ninguna duda sobre la continuidad del ensayo”, el cual, se ha decidido que seguirá en curso.

La Universidad de Oxford dice que no existen “preocupaciones sobre la seguridad del ensayo clínico”

Desde Maldita.es también hemos contactado con la Universidad de Oxford, que ha mencionado los mismos argumentos proporcionados por ANVISA y AstraZeneca. La institución asegura que “todos los incidentes médicos importantes se evalúan de forma independiente” y que, en el caso del fallecimiento del voluntario brasileño, “no hay preocupaciones sobre la seguridad del ensayo clínico y tanto la revisión independiente como las autoridades reguladoras brasileñas, ANVISA, han recomendado continuar con el ensayo”.

En Brasil se están llevando a cabo otros tres ensayos más de la vacuna contra la COVID-19

El ensayo de la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford no es el único en Brasil. Se están llevando a cabo ensayos de otras vacunas como la de Wyeth/Pfizer de Estados Unidos, la de Sinovac de China y la de Johnson & Johnson y el consorcio formado por BioNTech de Alemania. Este último fue interrumpido temporalmente el pasado 13 de octubre por efectos adversos en un voluntario de otro país que no es Brasil, aunque la compañía no ha ofrecido más detalles.

De la vacuna de AstraZeneca, el Ministerio de Salud brasileño anunció el pasado 15 de octubre que prevé recibir en el primer semestre del próximo año 140 millones de dosis. 

Por lo tanto, mientras que el diario O Globo y Bloomberg atribuyen la muerte del voluntario a un placebo, según las fuentes que han consultado, la Universidad de Río de Janeiro así como el centro donde estudió Rodrígues Feitosa, afirman que falleció por complicaciones al haber contraído la COVID-19. Sin embargo, ni la Universidad de Oxford, ni AstraZeneca, ni ANVISA, han querido pronunciarse por motivos de "confidencialidad".

Captura del medio O Globo donde asegura que el fallecido recibió un placebo y no la vacuna contra la COVID-19.

Primera fecha de publicación de este artículo 23/10/2020

Os estamos contando todos los bulos por los que nos estáis preguntando respecto a la COVID-19 en este recopilatorio. Además, tenemos un especial sobre este tema donde también puedes consultar consejos de prevención y preguntas y respuestas sobre el brote del nuevo coronavirus.

Fact-checkers de 30 países nos hemos unido para luchar contra la ola de desinformación que ha traído consigo el nuevo coronavirus iniciado en China, puedes leer más sobre los desmentidos en este artículo y en este otro del IFCN.

Otros artículos de Maldita.es