MENÚ
MALDITA CIENCIA

Qué se puede esperar de la COP26: compromisos a 2030, adaptación al cambio climático y financiación

Publicado viernes, 22 octubre 2021
Comparte

A partir del 31 de octubre, los representantes de casi 200 países se reunirán en Glasgow (Reino Unido) en la COP26, la conferencia de Naciones Unidas sobre el cambio climático, con los objetivos de aumentar la ambición para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, avanzar en los compromisos de adaptación al cambio climático y movilizar financiación para apoyar a los países en desarrollo a hacer frente al calentamiento. 

China, principal potencia emisora de gases de efecto invernadero, aún no ha confirmado la asistencia de su presidente a la cumbre y los datos indican que la actitud de los países  sobre algunas de las metas, como la ambición para reducir emisiones, no ha sido suficiente en los últimos años. Te explicamos en qué situación están los objetivos y cómo se plantea esta COP.

Biden asistirá a la COP, pero el presidente de China no ha confirmado si acudirá presencialmente

La Conferencia de las Partes (COP) es la reunión anual de los países que ratificaron la Convención de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), como ya explicamos en Maldita.es. La de este año se celebra en Glasgow y su presidente será el ex secretario de estado de Negocio, Energía e Industria del Gobierno británico, Alok Sharma, que desde enero de 2021 se dedica a la COP a tiempo completo. 

Tras la ceremonia inaugural el 31 de octubre, la COP comenzará con una reunión de líderes a la que el presidente británico, Boris Johnson, ha invitado a los jefes de Estado y de Gobierno mundiales y que coincide con las primeras reuniones de alto nivel de la cumbre. La invitación refleja "la importancia de que los líderes mundiales lleven a cabo acciones concretas y planes creíbles destinados a lograr los objetivos exitosos de la COP", indica Naciones Unidas.  

Aunque el equipo negociador de China, el país más emisor del mundo, participará en la conferencia, el presidente Xi Jinping no ha confirmado su asistencia presencial a la cumbre, aunque "no se espera" que asista*, según la agencia Reuters. El Kremlin ha asegurado que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, no viajará a Glasgow. Por otro lado, esta será la primera COP después de que EEUU, el segundo país en emisiones, se haya reincorporado al Acuerdo de París tras la salida del Gobierno de Donald Trump.

Reuters mantiene actualizada la lista de los líderes que han informado sobre su asistencia: el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, no acudirá y el nuevo primer ministro de Japón, Fumio Kishida, está valorando asistir de forma online. Otros líderes como el primer ministro de India (tercer país en emisiones), Narendra Modi, o la activista Greta Thunberg sí se desplazarán hasta Glasgow.

En cuanto a la Unión Europea, un grupo integrado por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el jefe de política climática, Frans Timmermans, entre otros, representará a los 27 Estados miembros en la cumbre. En España, Presidencia del Gobierno ha indicado a Maldita.es que en el caso de Pedro Sánchez se confirmará su asistencia o no cuando se publique su agenda oficial para esos días. En este artículo de Wall Street Journal se puede consultar un breve perfil de los principales políticos y negociadores a tener en cuenta.

Compromisos de reducción de emisiones a 2030 más ambiciosos y con planes comunes de aplicación

Uno de los objetivos centrales de esta COP es impulsar compromisos de reducción de emisiones (NDC) más ambiciosos a corto plazo. El Acuerdo de París, adoptado en 2015, establece de forma vinculante mantener el aumento de la temperatura mundial “muy por debajo” de los 2 °C y “proseguir los esfuerzos” para que no supere los 1,5 °C. Para ello, el Acuerdo establece que los países deben marcarse objetivos propios de reducción de emisiones (o limitar su aumento en el caso de los países en desarrollo)

Estos objetivos, conocidos como ‘contribuciones determinadas a nivel nacional’ (NDC, por sus siglas en inglés), suelen marcar 2020 o 2021 como fecha de inicio y 2030 como horizonte para cumplir el objetivo, aunque estos plazos no coinciden en todos los países. En esta COP se negociará para que las NDC tengan plazos comunes de aplicación entre los distintos países.

Las NDC deben revisarse cada cinco años y siempre para aumentar la ambición, según el Acuerdo de París. La primera revisión procedía en 2020, pero la COP fue aplazada por la pandemia, por lo que es la cumbre de Glasgow donde se hará balance de estos objetivos. Hasta julio de este año, 113 Partes habían presentado NDC nuevas o actualizadas en el registro provisional de Naciones Unidas. 

Según el informe de la ONU que las analizó, los compromisos de esos 113 países suponen una reducción de emisiones del 11,9% en 2030 con respecto a 2010. Pero grandes emisores como China o India aún no han actualizado sus objetivos y, teniendo en cuenta los compromisos actuales de todas las Partes, en lugar de conseguir reducir las emisiones, estas aumentarían un 16,3% en 2030 con respecto a 2010, según el informe.

Son cifras insuficientes, pues según el IPCC -el panel intergubernamental de expertos para el cambio climático- para conseguir un sobrepaso "nulo o limitado" de 1,5 °C en el aumento de la temperatura mundial, las emisiones deben disminuir un 45% en 2030 con respecto a 2010 o un 25% para mantenernos bajo los 2 °C de aumento. Por ello, la ONU advierte en su informe que es “urgente” que haya “un incremento significativo de la ambición en las NDC entre la actualidad y 2030” y esta es una de las principales metas de la cumbre de Glasgow.

En rojo, lo que emitiremos en 2030 según todos los compromisos de reducción de emisiones actuales. En azul, las emisiones necesarias para mantenerse bajo 2 °C de aumento o menos. Fuente: ONU.

El director ejecutivo de la Fundación Economía y Desarrollo (Ecodes), Víctor Viñuales, valora este reto y otros retos y asegura a Maldita.es que la cumbre de Glasgow es “decisiva”. Recuerda que “estos diez años son claves” para mitigar el cambio climático y añade un ejemplo: “Cuando una persona tiene una enfermedad, si deja pasar el tiempo sus opciones son cada vez más reducidas”.

Sin embargo, para alcanzar los objetivos de la COP se produce un conflicto entre los “intereses globales” y los “intereses particulares” de determinadas empresas y países, como las grandes compañías de los combustibles fósiles o los Estados productores de petróleo, que, aunque ratifican los acuerdos, interpretan “una amenaza para su economía”, señala Viñuales.

Movilizar más dinero para que los países en desarrollo apliquen políticas contra el cambio climático 

Otro reto importante en esta cumbre es que los países desarrollados movilicen la financiación necesaria para que los países en desarrollo apliquen las políticas necesarias contra el cambio climático. 

En las Conferencias de las Partes de Copenhague (2009) y Cancún (2010) se adoptó y formalizó el acuerdo de conseguir que los países desarrollados de la Convención de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático movilizaran cada vez más dinero hasta llegar a un total de 100.000 millones de dólares estadounidenses al año a partir de 2020 para ayudar a los países en desarrollo a mitigar y adaptarse al cambio climático. El Acuerdo de París (decisión 1.CP21) extendió ese compromiso hasta 2025. 

El último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que recoge los datos disponibles hasta ahora, muestra que, aunque ha habido un aumento en el compromiso financiero en los últimos años, aún no se ha llegado a los 100.000 millones. En 2019 se alcanzaron 79.600 millones.

Fuente: OCDE.

Los datos relativos a 2020, el año indicado para cumplir el objetivo, estarán disponibles en 2022. No obstante, en palabras del secretario general de la OCDE, Mathias Cormann, “es claro que la financiación climática seguirá por debajo del objetivo”.

Con esta base, otro de los objetivos de esta COP es conseguir que los países desarrollados eleven realmente el nivel de financiación hasta los 100.000 millones. Además, en la cumbre se negociará para acordar un nuevo objetivo de financiación climática más allá de 2025. Según el Acuerdo de París (decisión 1.CP21), este objetivo debería partir de los 100.000 millones anuales como mínimo.

Más proyectos y financiación y compartir conocimiento para la adaptación al cambio climático

Otro de los objetivos de la cumbre internacional que tendrá lugar en Glasgow está centrado en aumentar los esfuerzos para adaptarse al cambio climático y sus efectos. Desde la organización de la COP aseguran que son necesarios más proyectos y más financiación para mejorar los sistemas de detección temprana de catástrofes relacionadas con el cambio climático, las defensas ante inundaciones o la construcción de infraestructuras resilientes.

El Acuerdo de París establece que las Partes deben enviar periódicamente Comunicaciones de Adaptación, un resumen de las acciones diseñadas por cada país para adaptarse a los impactos del cambio climático presentes o futuros. Desde la organización de la COP destacan que estos planes ayudan a los países a “aprender juntos y compartir las mejores prácticas”. En este sentido, Reino Unido puso en marcha en enero la Adaptation Action Coalition, de la que forman parte 38 Estados, que “impulsará líneas de trabajo centradas en la salud, infraestructuras y agua”.

*Hemos actualizado esta noticia el 29 de octubre de 2021 para añadir que no se espera la asistencia presencial de Xi Jinping a la COP26.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.