MENÚ
MALDITA EXPLICA

Balmis: de dar nombre a una expedición del siglo XIX para llevar la vacuna contra la viruela a América y Filipinas, a bautizar una operación militar contra la COVID-19 en España

Publicado lunes, 13 septiembre 2021
Comparte

La 'operación Balmis', instaurada en el mes de marzo en España para luchar contra la pandemia de coronavirus, recibe su nombre de la 'expedición Balmis', la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna, creada para llevar la vacuna contra la viruela a América y Filipinas.

La viruela es una enfermedad infecciosa grave con una alta tasa de mortalidad pero que debido a una campaña de vacunación que se prolongó durante décadas se consiguió erradicar oficialmente en 1980. La viruela es la primera enfermedad erradicada en el mundo. Una de esas campañas fue la 'expedición Balmis', puesta en marcha entre 1803 y 1806 para acelerar la difusión de la vacuna contra esta enfermedad. 

En 1796, Edward Jenner, un médico rural, descubrió a partir de la viruela de vaca que quedaba en las ordeñadoras, las personas que se infectaban de ella desarrollaban una enfermedad leve y sin secuelas y eran inmunes, por lo que decidió infectar a un niño con la viruela de vaca y al cabo de un tiempo le inoculó líquido infectado de viruela humana. El resultado fue que el niño sobrevivió y no desarrolló síntomas graves. 

Viruela bovina como origen de la palabra 'vacuna'

El virus de la viruela bovina, utilizado en un primer momento por Jenner para desarrollar la vacuna contra esta enfermedad, es el que dio también nombre a la preparación destinada a generar inmunidad contra una enfermedad. El nombre se lo dio Louis Pasteur, que desarrolló la vacuna contra la rabia y a la que denominó ‘vacuna’ en homenaje a Jenner.

Recorrido de la expedición Balmis - WikimediaCommons/ecelan

Tras este hallazgo, el rey Carlos IV decidió extender la vacuna a todos los territorios de ultramar, por lo que organizó la expedición Balmis, dirigida por los médicos Francisco Javier Balmis y José Salvany. La idea no era solamente inmunizar a la población, sino también conservar y distribuir la vacuna para futuras generaciones. El 30 de noviembre de 1803, partieron rumbo a Venezuela con 22 niños del orfanato Casa de Expósitos, en A Coruña, a los que fueron inoculando en cadena y por parejas el virus de la viruela de vaca para mantenerlo así durante todo el trayecto. 

Antes de llegar a América, hicieron una parada en Santa Cruz de Tenerife para vacunar a su población y que de ahí se distribuyera al resto de las islas. También pararon en Puerto Rico aunque no colaboraron en la vacunación porque allí habían recibido dosis de la expedición inglesa. 

Finalmente, al llegar a Caracas (Venezuela), dividieron la expedición para que Salvany se dirigiera hacia América del Sur y por otro lado Balmis fuera a vacunar a la población de Cuba y el resto de América Central. Esta última fue también la que puso rumbo a Filipinas antes de regresar a España. Durante todo el proceso fueron buscando a gente que portara la vacuna que iban extrayendo de una persona a otra para así conservarla y distribuirla entre la población. Tras pasar por Macao, territorio chino, y Santa Elena, colonia británica, Francisco Javier Balmis regresó a España en septiembre de 1806. Casi 180 años después, la Organización Mundial de la Salud declaró oficialmente erradicada la viruela en el mundo.


Primera fecha de publicación de este artículo: 26/01/2021

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.