MENÚ
MALDITA TECNOLOGÍA

Estándares y normativa europea sobre cargadores: por qué Apple utiliza conectores diferentes y qué pasará con la nueva legislación

Publicado
Comparte
Categorías
Recursos utilizados
Superpoderes
Fuentes oficiales (comunicados, bases de datos, BOE)

Desde que tenemos pequeños dispositivos portátiles, como los teléfonos móviles, los altavoces o los ya casi extintos reproductores de MP3, hemos lidiado con diferentes tipos de cables, aunque según en el momento en el que nos encontrásemos, dominaba uno u otro. 

Primero fue el cable microUSB y ahora el estándar es el USB tipo C, que lo podemos encontrar en los smartphones más modernos y en otros dispositivos como auriculares inalámbricos o tablets… Excepto si hablamos de un producto de Apple. Los iPhones, los iPads y los AirPods utilizan un conector exclusivo de la compañía: el Lightning. ¿Por qué?

Conector USB tipo C (izquierda) y Lightning (derecha).

Benito Vivancos, ingeniero de software y experto en hardware y maldito que nos ha prestado sus superpoderes, explica que si “por algo se ha caracterizado Apple desde sus inicios es por utilizar sus propios ‘estándares’, bien sea en software o en hardware”. “La hipótesis más aceptada es que lo hagan para controlar todo el sistema de diseño, producción y comercialización de los productos de su empresa”, añade.

Las pugnas por los estándares no son nuevas

Esta no es la primera vez que pasa algo así en la industria. En el siglo pasado, por ejemplo, hubo una pugna por el estándar de vídeo: el VHS, el que al final se impuso, compartió mercado con otros formatos de empresas como Sony o Philips. Luego llegaría el DVD y el Blu-ray, también inmersos en batallas por hacerse con el estándar en la reproducción de vídeo de formato físico.

Vivancos aclara que la diferencia con Apple y los cargadores es que “el poderío económico alcanzado y la popularidad de sus productos le permiten seguir en esa guerra eterna de formatos y estándares, como ya lo hiciera desde sus inicios, fabricando hardware propietario que no seguía los estándares preestablecidos y desarrollando software incompatible con el resto de formatos de la industria”.

En septiembre de 2021, la Comisión Europea propuso un cargador común para todos los dispositivos electrónicos, desde teléfonos móviles a videoconsolas portátiles, pasando por otros dispositivos como ‘tablets’ o cámaras de fotos. Esta medida, dirigida a facilitar la interoperabilidad para los consumidores y reducir los residuos electrónicos, todavía tiene que ser aprobada por el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo, y una vez publicada, habría un período de gracia de dos años para adaptar la normativa.

La Comisión Europea propone estandarizar alrededor del USB tipo C los cargadores de los dispositivos

El cargador común propuesto es el USB tipo C, que ya utilizan todos los dispositivos Android y numerosos otros equipos, así que Apple sería una de las principales afectadas por este cambio. La empresa estadounidense envió un documento de cinco páginas a la Comisión Europea en la que explicaba su rechazo a esta medida. Aludía a que esta “frenaba la innovación” en la materia y que la “pronta adopción de este estándar reduciría las opciones de los consumidores y favorecería el aumento de los residuos electrónicos al dejar fuera a modelos existentes que ya viniesen con cargadores anteriores”. 

A pesar de esto, Apple ya utiliza el USB tipo C en el cable que carga los iPhone y los iPad. Mientras que el conector que va en el dispositivo es Lightning, el otro extremo, el que se conecta a la base en el enchufe, es USB tipo C.

No obstante, y con la medida todavía sin aprobar, numerosos periodistas especializados en la marca estadounidense filtraban que la intención de la compañía era eliminar cualquier puerto de carga de sus teléfonos, para que los futuros terminales se cargasen únicamente mediante conexión inalámbrica. ¿Cómo encajaría esto en la normativa europea? Es imposible de saber ahora mismo, sin la medida europea aprobada y en vigor.

También se permitiría elegir si queremos un cargador nuevo o no al comprar un nuevo terminal

En definitiva, “que Apple se mantenga al margen de los estándares parece que responde más a una estrategía comercial que a razones de eficiencia, porque siendo ellos los propietarios de los entresijos de lo que fabrican, pueden obtener más beneficios”, apunta Benito Vivancos. “No obstante, Apple no es la única ni ha sido la primera: otras marcas como Sony, Nintendo o Philips también lo han hecho en sus terrenos correspondientes”, finaliza.

Esta normativa impulsada por la Comisión Europea, que puede recibir modificaciones en su proceso legislativo, propone armonizar no sólo el cable alrededor del USB tipo C, sino también la tecnología de carga rápida, para que sea compatible con todos los dispositivos e igual para todas las marcas. 

Además, también introducen la posibilidad de que el consumidor pueda elegir, al comprar un nuevo dispositivo, si quiere un nuevo cable cargador o no. Apple, Samsung y Xiaomi ya venden algunos de sus nuevos terminales sin cargador, aunque no hay posibilidad de elección, que es lo que propone la Comisión. Con esto, la normativa también obligaría a los fabricantes a informar al usuario acerca de las características de carga del dispositivo, como la potencia en W necesaria o si soporta carga rápida, para que pueda elegir si mantener o no su antiguo cargador.

En este artículo ha colaborado con sus superpoderes el maldito Benito Vivancos, ingeniero de software y experto en hardware.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapp, préstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.