MENÚ
MALDITA TECNOLOGÍA

Por qué algunos enlaces son tan largos y qué significa cuando incluyen palabras como “google” o "email" al final

Publicado jueves, 7 octubre 2021
Comparte
Categorías
Privacidad
Recursos utilizados
Superpoderes

Dependiendo de cómo elijas compartir una noticia que te ha interesado, te puedes encontrar con que el enlace que copias y pegas es larguísimo, con muchos caracteres especiales (como ?, & o =) y que, además, contiene palabras como “Twitter” o “WhatsApp”, a pesar de que lo que se cuenta en ella no tiene nada que ver con estas dos aplicaciones. Entonces, ¿por qué aparecen?

Son lo que se conoce técnicamente como “parámetros de consulta”, como explica a Maldita.es Pablo Hinojosa, un maldito que nos ha prestado sus superpoderes dedicado a la ingeniería de software: “Nacieron como método para poder decirle al servidor web (el que te muestra la página que quieres visitar) algunos parámetros de información, para saber cómo mostrarte el contenido”, prosigue. Por ejemplo, si estamos visitando una tienda online y dentro del mismo producto hay varios modelos o colores, estos parámetros le indican al servidor cuál mostrar exactamente.

Estos parámetros indican datos sobre cómo ha llegado el usuario a la página web

Pero este sistema ha evolucionado y también se utiliza para saber de dónde proviene la visita a la página, de ahí a que aparezcan los nombres de las aplicaciones. Comúnmente, se utilizan los parámetros UTM (Urchin Tracking Module), creados por Google Analytics, la principal herramienta de seguimiento, rastreo y estadísticas para páginas web, usada en el 70% de las páginas más visitadas en Internet, según una investigación de The Markup

Estos parámetros sirven para saber el origen de la visita, si ha sido compartido y por qué medio, si proviene de una búsqueda de Google y con qué palabras se ha buscado, o si pertenece a una campaña de márketing específica. Por ejemplo, si has buscado una noticia a través de Google, al final del enlace del periódico al que accedas se podría añadir que llegas porque vienes del buscador (&utm_source=Google) y porque has buscado un término específico (&utm_term=volcan).

¿Por qué les interesa a las páginas web? Principalmente, para conocer cómo ha llegado un usuario hasta ellas. En el caso de Maldita.es, por ejemplo, nos sirve para saber dónde nos están leyendo más los malditos y las malditas: si llegan a estos artículos desde una plataforma u otra. De ese modo, podemos saber dónde tenemos que fomentar más nuestras redes o dónde podemos hacer hincapié.

Pero no sólo es una característica de Google Analytics. Facebook o Instagram, por ejemplo, también tienen sus propios medidores, por lo que si visitas una tienda que has visto en alguna de estas redes sociales, se suele añadir, en vez del parámetro UTM, fbclid, que informa a la página que vienes de Facebook, o igshid, si provienes de Instagram. También lo incluyen los contenidos de las newsletters a las que nos apuntamos: si abres un artículo directamente desde el correo electrónico, lo más probable es que el enlace incluya detalles como el tipo de campaña que es, el tema del artículo, el nombre del medio, etc.

Más detalles sobre nuestra actividad digital

Si bien a través de estos enlaces no se envía información personal o sensible, sí que permite a los propietarios del sitio en cuestión conocer algunos detalles de nuestra actividad online, por ejemplo, desde dónde llegamos a sus enlaces. “Los parámetros que te dicen la red social o el programa por dónde ha llegado te permiten conocer ciertos aspectos de la persona, o si es un código de referido [aquellos que te ofrecen algún descuento y una ganancia para la persona que te los da] puedes saber a través de quién ha conocido tu web”, comenta Hinojosa.

Si queremos eliminar este seguimiento de nuestra navegación podemos utilizar extensiones que nos protejan. Algunos ejemplos que recomiendan las organizaciones que incluimos en nuestro repositorio de alternativas digitales son uBlock Origin, un bloqueador de rastreadores y anuncios disponible para Firefox y Chrome que trae en sus listas una que elimina estos parámetros: se llama ‘AdGuard URL Tracking Protection’, y la podemos activar en Lista de filtros > Privacidad. También está ClearURLs, que funciona en ambos navegadores, y que es específica para borrar de los enlaces estos códigos de seguimiento.

En este artículo ha colaborado con sus superpoderes el maldito Pablo Hinojosa.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapp, préstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.