MENÚ
MALDITA TECNOLOGÍA

"Estás en las nubes": Maldita Twitchería sobre dónde se guardan tus datos personales

Publicado martes, 1 junio 2021
Comparte
Categorías
Infraestructura
Recursos utilizados
Expertos

Cada vez que hablamos de la nube tecnológica, parece que hablamos de un sitio que no ocupa espacio, que simplemente está "online". Es un término que utilizamos para hablar del conjunto de servidores y superordenadores físicos que sostienen la infraestructura de Internet y a la que subimos toda la información con la que interactuamos: nuestros correos electrónicos, las publicaciones en nuestras redes sociales o las fotos que hacemos con el móvil y que se sincronizan con la nube de la empresa proveedora. Le damos un repaso a esta nube en esta nueva retransmisión de Maldita Tecnología.

"La nube es el ordenador de otra persona"

Es una frase muy utilizada para explicar a qué nos referimos con este concepto: en realidad, hablar de la nube es hablar de los servidores que tienen empresas tecnológicas en grandes centros de datos desperdigados por el mundo. José María de Fuentes, profesor del Computer Security Lab (COSEC) de la Universidad Carlos III de Madrid, intervino en la Twitchería para aclararnos un poco de qué va la cosa: "En vez de tener las cosas en tu ordenador, las tienes en el que gestiona otro (...). Lo normal es que sean cientos de servidores con una capacidad de almacenamiento brutal. Tenemos los datos en un sitio, no sabemos cual, pero siempre están disponibles".

Tendemos a usar estos servicios por comodidad y porque se nos ofrecen de forma gratuita, pero con algo estamos pagando el usarla: "También viven [las tecnológicas] de utilizar la nube como reclamo para que tú utilices toda la suerte de funcionalidades que te proporciona". Por ejemplo, quizás no sabías que hacer una copia de seguridad de tus mensajes de WhatsApp implica hacerlo en el servicio de Google, Google Drive.

¿Puedo tener una nube propia en casa?

"La nube es una de las metáforas más potentes creada en el contexto tecnológico porque nos hacen creer que es algo etéreo, lejano, sin peso... Está muy alejado de la realidad", continúa con esta idea Sofía Prósper, cofundadora de IUVIA y Trackula. Trabaja en la creación de un servidor que podamos guardar y gestionar los usuarios en casa como alternativa a usar la infraestructura de las grandes tecnológicas.

¿Cómo puede una persona sin conocimientos técnicos gestionar cosas como la nube? "Cuando te empiezas a preocupar por la privacidad de tus datos, todas las soluciones que hay requieren un conocimiento tecnológico y acabas pensando que la privacidad y la seguridad y la soberanía solo están al alcance que se puedan permitir pagar a alguien o montar su propio servidores: ingenieros e ingenieras informáticas". Por eso, insiste en que hacen falta más alternativas para "descentralizar" la nube y hacerla accesible.

Nuestros datos viajan por el mundo: desde Estados Unidos hasta Rusia

El que los servidores que componen la nube sean los de grandes empresas tecnológicas (principalmente los de Google, Amazon o Microsoft), no implica que vayan todos al mismo. Sería imposible con la cantidad de datos e información que tienen que tramitar y almacenar sobre los usuarios que nos conectamos a Internet y que usamos servicios como Netflix, que se aloja en los servidores de Amazon World Services. Jorge Morell, abogado tecnológico de LegalTechies, nos explica cómo viajan nuestros datos personales por el mundo y qué limitaciones tienen: "Muchas veces, el prestador de un servicio no guarda los datos en una nube que esté situada territorialmente en Europa y se lo lleva fuera: esto es una transferencia internacional de datos".

¿Os acordáis de la aplicación FaceApp? Hace unos años, se denunció que las selfies que subíamos se enviaban a Rusia (donde se creó la aplicación) y que allí se utilizaban para entrenar sistemas de reconocimiento facial. Esa transferencia de datos no estaría permitida bajo el paraguas de la Unión Europea.

Cuánto dependemos de la nube (o sea, de las grandes empresas tecnológicas)

A pesar de que la Twitchería estuviera enfocada en el uso de la nube por parte de la ciudadanía. Marta Beltrán, coordinadora del Grado de Ingeniería de la Ciberseguridad de la Universidad Rey Juan Carlos, nos recuerda que la nube es un avance tremendo en el campo de la tecnología y que sin este tipo de infraestructura no podríamos tener los espacios y las plataformas online que tenemos a día de hoy. Como cada aplicación y servicio, pasa por los usuarios comprender la responsabilidad de lo que están usando y entender a qué se compromete el proveedor que nos está dando un servicio.

Si pasa algo que no esperamos como que se incendie un centro de datos de una empresa de almacenamiento o que se caigan los servicios de Google durante varias horas, pero no tenemos constancia de cuáles son esas responsabilidades, "tendemos a echarle la culpa al proveedor pero el proveedor no es perfecto y no podemos pedirle que nunca le pase nada malo. Si elegimos bien el proveedor, seguro que lo hace un poco mejor que nosotros", nos cuenta Beltrán.

En Europa se trabaja en crear una nube propia como alternativa: GAIA-X

Cómo funciona nos lo explica Alberto P.Marti, miembro corporativo de GAIA-X y del equipo de OpenNebula, un sistema de almacenamiento de código abierto: "GAIA-X se basa en generar una alternativa a todos esos servicios pero en vez de que estén controlados por una sola empresa, que consista en una federación de proveedores de tecnología y de infraestructura cloud más pequeñitos". El proyecto es europeo, pero en realidad pueden participar compañías de países fuera de la comunidad europea.


Primera fecha de publicación de este artículo: 22/05/2021

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.