MENÚ
HAZTE MALDITO
Herramientas
Inicia sesión
Hazte Maldito
MALDITA TECNOLOGÍA

Usar el móvil durante una tormenta, guardar en él contactos de emergencia y bloquear su IMEI: todo en el 33º consultorio tecnológico de Maldita.es

Publicado martes, 19 enero 2021
Comparte
Categorías
Dispositivos
Recursos utilizados
Expertos
Superpoderes

¡Hola, malditas y malditos! Bienvenidos a una nueva edición del consultorio tecnológico sobre el uso de móviles. Explicamos cómo usarlo para ayudar a los técnicos de urgencias en caso de accidente y también qué es el código IMEI y por qué nos sirve frente a un robo. Además, esta semana incluimos también apuntes científicos, ya que una de vuestras preguntas va sobre el uso de teléfonos móviles cuando hay tormenta. 

Esperamos vuestras preguntas, como cada semana: podéis enviarlas a nuestro Twitter, a Facebook, al correo [email protected] o dejarlas directamente en este formulario, que también encontraréis al final de la página. Manos a la obra.

¿Es cierto que hay que apagar los móviles en una tormenta porque es peligroso?

En los últimos años se ha extendido la creencia de que usar el teléfono móvil durante una tormenta eléctrica multiplica la posibilidad de que te caiga un rayo porque supuestamente la radiación o la composición metálica del teléfono lo atraería. ¿Qué tiene esto de cierto?

Este rumor se empezó a difundir a raíz de la publicación en British Medical Journal en 2006 de un caso de alcance por un rayo a una chica que iba hablando por teléfono en Londres. Varios medios de comunicación se hicieron eco entonces de la historia y de cómo ella quedó en silla de ruedas y no recordaba lo que había ocurrido.

Sin embargo, la publicación no es un estudio ni un artículo científico, sino una carta al editor, explicando un caso al que varios investigadores hicieron comentarios posteriores que cuestionaban o negaban la relación directa con el teléfono móvil. Uno de ellos especificaba que “los teléfonos móviles no suponen un riesgo para el alcance por rayos” y que el riesgo real era no llevarlos encima en caso de necesitar llamar a los servicios de emergencia si fuera necesario.

Entre otras aclaraciones, también incluían una respuesta de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA), que decía que los rayos no son atraídos por las personas que llevan encima móviles: “A la gente le cae un rayo porque está en el lugar equivocado en el momento equivocado. El lugar equivocado es cualquier sitio en el exterior. El momento equivocado es cualquiera en el que haya una tormenta cerca”.

“Para hacernos una idea, la atmósfera es un condensador, dos capas (arriba en el cielo y abajo en el suelo) con una diferencia de potencial eléctrico. En las tormentas, por diferentes fenómenos como la fricción y la concentración de gotas, se puede producir un incremento importante en esa diferencia de potencial, llegando a ser tan grande que puede convertir en conductor de la electricidad el aire”, explica sobre la formación de rayos a Maldita Tecnología Alberto Nájera, físico de la atmósfera y vocal del Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud (CCARS).

Este profesor afirma que de ser cierta la relación o atracción de rayos por la radiación, lo lógico sería que cayeran sobre las antenas de telefonía móvil, donde la concentración o intensidad de la radiación sería mucho mayor, pero no en el propio teléfono. Además, al estar en posiciones elevadas y puntiagudas, son más propensas a recibir el impacto.

Otro factor a tener en cuenta es que los rayos son atraídos por los objetos de metal, pero los móviles tienen un porcentaje demasiado bajo para que eso ocurriese, según Nájera. Otro estudio que menciona asocia el riesgo a usar palos selfie, pero el principal peligro sigue estando en los objetos puntiagudos y que estén en lo alto, por encima de nosotros. De ahí que uno de los mayores riesgos sea guarecerse bajo un árbol en plena tormenta, por ejemplo. Las correcciones al caso publicado en British Medical Journal también mencionan la escasa presencia de metal en los móviles.

Sobre la radiación, este especialista asegura que la de un móvil “es extremadamente baja y no atrae la electricidad”: “Si esta premisa fuese cierta, las antenas de telefonía estarían recibiendo los impactos de todos los rayos pues concentran más la intensidad de la radiación”.

Por tanto, no se ha demostrado científicamente que usar un teléfono móvil durante una tormenta eléctrica suponga un riesgo extremo o que haya que apagarlo para que no emita radiación (ya que es ínfima). Las recomendaciones sí que incluyen, eso sí, no utilizar aparatos electrónicos conectados a la red eléctrica en caso de una sobrecarga en el cableado que se propague a las casas. Esto vale para la nevera, pero no para un móvil.

¿Poner Aa delante de nuestro contacto primario en el móvil en una emergencia sirve para algo?

Nos habéis preguntado cuál es la mejor manera de guardar nuestros contactos en el móvil por si algún día tenemos una emergencia. Hay gente que guarda a sus padres o a su pareja con un ‘Aa’ delante para que su contacto aparezca el primero en la agenda, pero ahora con el uso de contraseñas y patrones de desbloqueo no es posible ni siquiera llegar a la lista de teléfonos.

“Lo de poner ‘Aa’ es una forma de que el acceso sea más cómodo para el usuario, pero a nivel sanitario no tiene mucha salida”, explica a Maldita Tecnología Javier Aranguren, un técnico de emergencias en ambulancias en Madrid y Euskadi que nos ha prestado sus superpoderes como maldito.

Reconoce además que no en todos los servicios se prioriza el móvil para buscar los datos del paciente: “Aunque varía dependiendo del servicio (no es lo mismo una ambulancia que atiende una zona rural que una zona fiestera y sabe que el perfil suele ser más ‘tecnológico), no es el móvil lo que más usamos a la hora de identificar a nuestros pacientes en caso de que ellos no puedan identificarse”.

¿Por qué? Puede que la persona en cuestión no lo lleve encima, puede que se haya desplazado o roto en la situación en la que la están atendiendo o simplemente puede no contener la información que necesitan los técnicos. Además, a veces puede guardar información sensible que estos no quieren o no tienen por qué ver.

“Lo que nos interesa a la hora de atender a alguien son sus datos clínicos y para conseguirlo hacen falta su nombre, apellidos, DNI o número de la Seguridad Social. Eso se consigue a tiro hecho buscando su documentación”, confiesa Aranguren. Si consiguen acceder a tu historial clínico, ya tendrían a mano contactos cercanos a los que llamar.

Si queremos tener nuestro teléfono móvil configurado como un plus para estas situaciones, tanto iOS como Android tienen menús de “información de emergencia” que son accesibles incluso cuando el teléfono está bloqueado. En el caso de Android, se configura desde “Contactos”, en el apartado “Mi perfil” > “Información médica de emergencia”.

Configuración en un teléfono Android.

En los iPhone, se hace desde la app “Salud”. Tocamos en nuestra foto de perfil y una vez ahí vamos a “Datos médicos” > “Editar” > “Contactos de emergencia”. En el menú de datos médicos también podemos añadir información como nuestro grupo sanguíneo o si somos o no donantes de órganos.

Configuración en un teléfono iPhone.

Aranguren también nos explica que hay comunidades autónomas que tienen aplicaciones de 112 que son útiles a la hora de comunicar una emergencia: “Te dan la opción de poner tus datos y los de la persona a la que avisar si pasa algo”. Como inconveniente, señala que el 112 es el centro que recibe y despacha las llamadas a Urgencias Médicas, por lo que podría haber problemas de comunicación en algunos casos.

Aparte de esto, Aranguren recomienda llevar encima una ficha con algunos datos personales en la cartera (en su caso lo lleva en la pechera del traje de su moto): foto, nombre y apellidos, DNI, grupo sanguíneo, enfermedades importantes, alergias, si soy donante de órganos, dirección, teléfono de contacto de emergencias y firma.

¿Qué es el IMEI? ¿Se puede bloquear un teléfono móvil con él?

Pasa muy pocas veces, pero en esta ocasión nos hemos topado con una cadena que dice la verdad. Nos habéis preguntado por una imagen que circula sobre el bloqueo de un teléfono móvil a través del número IMEI. El texto de la imagen afirma que hacerlo sirve si te han robado el terminal porque dejas a los ladrones sin poder encenderlo. Esto no es del todo preciso, pero sí es cierto que se recomienda bloquear el móvil así si nos lo roban.

El código de identidad internacional de equipo de móvil o IMEI (International Mobile Equipment Identity, por sus siglas en inglés) es un código numérico de 15 dígitos que identifica a cada dispositivo. Por eso, es único para cada terminal. En algunos teléfonos viene numerado en una pegatina pegada en el dorso, justo al sacarlo del paquete.

En caso de que no tengas el embalaje original del móvil puedes consultarlo marcando el siguiente código: *#06#. También aparece en el interior del teléfono, donde está situada la batería. Guardar el código al empezar a usar el teléfono es imprescindible.

Si alguna vez nos roban el teléfono, al interponer la denuncia es posible que nos pidan el IMEI del teléfono. Algunas operadoras piden la denuncia para proceder a bloquear el teléfono a partir de ese código. En los siguientes enlaces, algunas operadoras explican cómo solicitar el bloqueo: Vodafone, Movistar, Orange y Jazztel.

El proceso es más fácil además si compraste el teléfono a la operadora que tienes contratada porque ya tendrán tu IMEI registrado. Si es un teléfono libre, que compraste por ejemplo en una tienda de electrónica, primero tendrás que llamar para que lo reigstren.

Por lo tanto, saber cuál es el IMEI de nuestro móvil puede ser útil en el caso de que nos lo roben, porque no se podrá registrar con una tarjeta SIM de ninguna operadora.. Así, la persona que robe el móvil se quedará sin hacer o recibir llamadas o mensajes o sin conectarse a Internet a través de los datos móviles, a no ser que consigan desbloquearlo y formatearlo (aun en ese caso, solo podría conectarse con wifi). Eso sí, sí que podrá acceder al contenido del teléfono: ver las aplicaciones que tiene o las imágenes guardadas.

Por último, el bloqueo no es irreversible. Si consigues recuperar el teléfono y ya habías solicitado su bloqueo por IMEI, puedes revertir el proceso con tu operadora. Ojo porque el proceso no es inmediato: estas compañías avisan de que puede tardar unas semanas.

¡Un minutito más!

No somos técnicos o ingenieros pero contamos con mucha ayuda de personas que son expertas en su campo para resolver vuestras dudas. Tampoco podemos deciros qué servicio usar o dejar de usar, solo os informamos para que luego decidáis cuál queréis usar y cómo. Porque definitivamente, juntos y juntas es más difícil que nos la cuelen.

Si tenéis cualquier duda sobre esta información o cualquier otra relacionada con la manera de la que te relacionas con todo lo digital, háznosla llegar:

En este artículo ha colaborado con sus superpoderes el maldito Javier Aranguren.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapp, préstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.