Maldita Tecnología
02/11/2020

Por qué se dice que aplicaciones como WhatsApp dejan de funcionar cada cierto tiempo en algunos móviles

Esta pregunta nos ha llegado debido a que WhatsApp vuelve a actualizarse y se puede quedar inservible en algunos teléfonos con sistemas operativos más antiguos. No es que las aplicaciones dejen de funcionar cuando esto pasa, sino que no se pueden actualizar a las últimas versiones. ¿Tiene algo que ver esto con la obsolescencia programada?

Nuestro maldito Ricardo Fuente, ingeniero de telecomunicaciones y desarrollador de software, nos explica que en un móvil de hace más años se podría seguir utilizando WhatsApp (por usar este ejemplo, aunque aplica a muchas otras aplicaciones), lo que pasa es que no incorporaría las funciones y los arreglos de la última versión que haya sacado el fabricante. Estos son los que deciden cuántas actualizaciones generales de un sistema operativo puede tener un terminal.

Su móvil Samsung, por ejemplo, traía la versión Android 8 de fábrica y acepta bien la versión 9, pero no así Android 10. Entre medias de las actualizaciones major hay otras sub-versiones que van incorporando funciones y hacen ajustes. “Esto es porque alguien lo decide así, no porque no sea posible debido a limitaciones de hardware”, precisa Fuente. 

“Tendrían que pasar bastantes años para que un móvil de los de hoy en día se quedara anticuado en cuanto a hardware. Y ese es el problema (para los fabricantes): ya estamos llegando a un punto de la curva en que es complicado aumentar la potencia hardware de los terminales, por tanto, para que se siga consumiendo es necesario limitarlos con estas tácticas poco honestas”, explica este especialista.

Fuente: Xataka/Giphy.

¿Qué tiene que ver la obsolescencia con todo esto?

José Carlos García Gamero, analista de ciberseguridad en EY y maldito que nos ha prestado sus superpoderes, incide en que las aplicaciones como WhatsApp se desarrollan para determinadas versiones del sistema operativo del teléfono porque puede haber incompatibilidades con las nuevas versiones, pero también porque son las empresas quienes deciden si cuentan con un público suficientemente amplio como para seguir desarrollando aplicaciones compatibles con versiones antiguas.

Según Marta Beltrán, profesora e investigadora de Ciberseguridad en la Universidad Rey Juan Carlos, este fenómeno también está relacionado con la obsolescencia, tanto la relativa a las estrategias de márketing que siguen las empresas desarrolladoras como a la que tiene que ver con la propia tecnología. En este caso, explica que por como están diseñados los sistemas operativos, un simple cambio en las conexiones que hacen las aplicaciones con el sistema o en las librerías de servicios las dejan obsoletas.

Sobre la obsolescencia relacionada con el negocio en sí, Beltrán detalla que las aplicaciones se vuelven inservibles o limitadas porque así se ha decidido “por un tema de beneficio económico o para forzar a los usuarios a pagar o a moverse a otra aplicación”. “El problema viene si queremos estar a la última y eso sí que tiene mucho que ver con la obsolescencia programada”, resume Fuente.

Como conclusión, este especialista nos explica que a los ritmos actuales de desarrollo es “materialmente imposible” conseguir que una aplicación sea compatible con muchas versiones atrás. Además, indica que “son los fabricantes los que condicionan esta obsolescencia no actualizando terminales de más de x años a las últimas versiones del sistema operativo”.

Primera fecha de publicación de este artículo: 02/11/2020.

Otros artículos de Maldita.es