Maldita Tecnología
22/06/2020

El modo incógnito del navegador: no guarda el historial de navegación, pero no te hace anónimo ni protege tu privacidad

Independientemente del navegador que uséis, podéis olvidaros de eso de que navegar en ‘incógnito’ va a hacer que nadie vea lo que hacéis en Internet. El ‘modo incógnito’ de los navegadores es una opción que existe para que las búsquedas y la navegación que haces por la red no quede registrada al cien por cien. Pero eso no significa que todo lo que pase por tu ordenador sea imperceptible. Te lo explicamos.

Modo incógnito del navegador Google Chrome.

Se puede acceder a la ventana privada de un navegador, que es como se llama a las que se abren en modo incógnito, desde el menú ‘Archivo’ de la parte superior de una página si tienes un Mac. Si utilizas Windows, debes abrirla desde el menú del propio navegador, que normalmente aparece tras hacer click en las tres rayas o puntos que aparecen en la misma barra donde escribimos las URL (los enlaces que queremos buscar).

Verás que lo primero que te dicen es que no guardarán el historial de navegación mientras estés en esa ventana.

Avisos de Safari, Google Chrome y Mozilla Firefox.

Podríamos acortar este artículo y decir que esa es prácticamente la finalidad principal del ‘modo incógnito’, que no registren en su historial lo que buscas, pero es cierto que cada navegador varía y no se pueden meter en el mismo saco. A pesar de que algunos señalen que tampoco almacenan cookies, sí que guardan otro tipo de rastreadores o “trackers”. Aquí te explicamos que hay muchos datos que se pueden obtener de un dispositivo sin que sean necesariamente cookies. 

Un ejemplo: no, ver pornografía en modo incógnito (algo que muchas personas hacen por supuestamente guardar el anonimato) no hará que nadie sepa que lo estás viendo. Puede que no se guarde en tu historial que has pasado por esa página, pero en el momento en el que la buscas y accedes a ella se recopilan otro tipo de datos de tu navegador o tu conexión que pueden identificar a tu dispositivo, como la dirección IP.

La confusión es tal con el concepto de “incógnito” que se han realizado estudios con usuarios que demuestran que la pantalla inicial que nos encontramos cuando abrimos una ventana privada induce a pensar que estamos “seguros”, cuando no es así del todo.

Aviso del navegador Mozilla Firefox.

Igual hay razones para ello, no obstante: hace poco se anunció que podrían demandar a Google con 5.000 millones de dólares por seguir recogiendo y rastreando datos del historial y de otros procesos de navegación aun navegando en modo incógnito. 

Con todo, no os decimos que no uséis el ‘modo incógnito’ de vuestro navegador, sino que seáis conscientes del verdadero grado de anonimato que podéis tener al utilizarlo. En general, estas ventanas privadas se aconsejan para cuando compartes el ordenador con alguien y no quieres que vean por dónde has estado navegando. Pero no sirve de mucho si lo quieres ocultar una empresa o un proveedor de servicios en vez de a tu compi de piso.

También sirve para realizar determinadas búsquedas eliminando parámetros previos como tu historial anterior o las páginas que visitan frecuentemente y que quedan registradas en tu página de inicio. De esta manera, eliminas posibles sesgos que se pudieran formar al buscar algo desde cero a partir de sitios web que ya hayas visitado.

Otros artículos de Maldita.es