Maldita Tecnología
21/03/2020

¿Qué nos ha gustado leer esta semana? Rastreo de móviles, de redes y de los efectos psicológicos del coronavirus

¡Hola, malditas y malditos! Ya casi se ha cumplido la primera semana desde que se decretó el estado de alarma para frenar la propagación del coronavirus en el país. Cada vez se nos hace más difícil leer artículos y noticias que no estén relacionadas con el virus y sus efectos a todo nivel, pero seguimos guardando aquellas relacionadas con la tecnología que pensamos que os pueden gustar o servir para entender un poco mejor por lo que estamos pasando. Estirad las piernas y poneos cómodos, ¡que allá van!

¿Rastrear a la gente a través de sus teléfonos móviles puede hacer que mejoren sus vidas?

En España, se está planteando hacer uso de los datos de localización de los teléfonos para monitorizar el avance del coronavirus, pruebas que no se habían puesto en práctica antes. A raíz de ello, hemos rescatado este artículo de la revista científica Nature que investiga el uso que se le ha dado a estos mismos datos pero en países como Pakistán, Bangladesh o Kenia para cosas que no imaginarías: analizar los efectos de desastres naturales o rastrear el avance de la malaria o el dengue. Es una lectura muy recomendable para entender cuánto valen los datos de nuestros móviles y nuestra ubicación y si realmente hacen falta para analizar estos fenómenos o hay otras maneras menos invasivas. Por eso acompaña con una evaluación del impacto que esto tiene en la privacidad de la gente, especialmente en países menos desarrollados. ¡Leed, leed!

El coronavirus también es una pandemia social: la tecnología es ahora lo que nos mantiene conectados y hay personas que la sufren más

El hecho de que el distanciamiento social sea la regla número uno en todas partes y que dependamos cien por cien de nuestros móviles y ordenadores para conectarnos con nuestra gente cercana está acentuando lo que ya se conoce como la "epidemia de la soledad". Este reportaje en el medio Vox explica que los más mayores son las personas que más pueden notar todo esto, sobre todo las que están más aisladas y no cuenten con recursos tecnológicos para agarrarse a esa pequeña conexión. El reportaje hace un repaso por los efectos sociales y psicológicos de la pandemia. Echad un ojo.

via GIPHY

La UE ha tenido que pedir a Netflix y otras plataformas que bajen un poco la calidad de las emisiones para que no se sature la red

Os contábamos que el pasado fin de semana disparamos el tráfico de Internet hasta los topes con esto de la cuarentena y que las operadoras nos han pedido que seamos responsables con cómo nos conectamos: demos espacio al teletrabajo durante el día y las pelis y los juegos para por la noche. Aun así, en España tenemos una infraestuctura de telecomunicaciones muy robusta y que se caiga Internet es algo muy, muy difícil. Pero no en todos los países de Europa es así, tanto que la Unión Europea tuvo que adoptar medidas que no os van a gustar a todos: pedir a las plataformas de streaming que bajen calidad para no sobrecargar la red. Netflix ya ha aceptado y YouTube también, ¡pero tranquilos! Que no os quedáis sin pelis para por las noches, solo tendrán un poquito menos de calidad.

¿Cómo se las están apañando los coles para repartir material a los alumnos? Pues, por el momento, tirando mucho de Google

En la universidad, la formación online está mucho más desarrollada: casi toda la comunicación y las tareas son a través de las plataformas virtuales. Para los coles, es un poco más difícil y en muchos de ellos han tirado de las herramientas de Google para compartir documentos, ver vídeos, pasar deberes... Lo que demuestra una vez más el alcance que tiene la tecnológica en muchos ámbitos, en este caso, la educación. Este reportaje de El Confidencial cuenta cómo se vive la situación en algunos coles del país.

A Tik Tok no le gusta que se comparta contenido de la gente que consideran "fea" o "pobre", desvela una nueva investigación

¿Qué tal para cerrar una curiosidad sobre Tik Tok, esa red social de la que se han apropiado los adolescentes y los jóvenes de la familia? Resulta que una investigación de The Intercept ha desvelado que hay órdenes para limitar la promoción o incluso borrar algunos contenidos de usuarios que ellos consideran con una "forma anormal del cuerpo", "rostros feos", con "demasiadas arrugas" o "cicatrices", entre otras cosas. El País se ha hecho eco de la investigación (por si preferís leerlo más condensado y en español).

Otros artículos de Maldita.es