Al Partido Popular no le han gustado las fórmulas usadas por los diputados independentistas en el Congreso y en el Senado para acatar la Constitución: "por los presos políticos".

Pablo Casado ha dudado de la legalidad de la fórmula y ha hablado de connivencia de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, con los diputados independentistas. Además, el líder del PP ha ido más allá; para él los acatamientos de los independetistas no valen; fueron un "escarnio a la democracia", "una ofensa legal" y "una humillación a la Constitución".

Desde Maldita.es no valoramos las fórmulas que se utilizaron para las acataciones, sólo vamos a recordar la Maldita Hemeroteca.

El 12 de junio de 2018, Carolina Telechea y Joan Margall (ERC) prometieron como diputados por "la libertad de los presos" y "por imperativo legal". ¿La reacción de la Presidenta del Congreso Ana Pastor? Les dio la enhorabuena por ello.

En el Senado ocurrió lo mismo; la senadora Mirella Cortès acataba la Constitución delante de Pío García Escudero, presidente entonces del Senado y del Partido Popular. Cortès acató también por los "presos políticos".

No solo lo aceptó; Pío García Escudero le dio la mano y dos besos. En 2018, la acatación de la Constitución por "los presos políticos" fue una forma que los presidentes de ambas cámaras del PP aceptaron como válida. Ahora les parece un "escarnio".