Con la muerte de Rosa, una señora que sufría pobreza energética, los políticos del PP y del PSOE llegaron a un pacto para hacer un bono social mucho mejor, e incluso defendieron que era "el fin de la pobreza energética" y prometieron que no se cortaría la luz a nadie: algo que a día de hoy sigue sucediento.