31 de agosto de 2016, Mariano Rajoy le pide la abstención a Pedro Sánchez "por el bien de España" y por "responsabilidad de estado". ¿La respuesta de Sánchez? Nombrar ambas y decir que su voto es un "no rotundo". Hoy en el primer día de su investidura ha pedido a Albert Rivera y a Cs la abstención bajo la misma fórmula por el "bien de España".

La única responsabilidad entonces de que no hubiera gobierno era de Mariano Rajoy al que achacaba que fuera incapaz de sumar 176 diputados.

Ay, la Maldita Hemeroteca.