El microondas es la bestia negra de los electrodomésticos en lo que a bulos se refiere, porque protagoniza muchos. No, comer la comida calentada en ellos no provoca 52 tipos de cáncer, y no, si metes un vaso de agua no va a explotar(aunque no está de más tener cuidado por si hierve repentinamente). Ahora nos habéis hecho llegar otra pregunta muy común: ¿es verdad que calentar la comida en el microondas destruye sus nutrientes?

La respuesta es algo más compleja que un sí o un no, habría que recurrir un gallego “sí, pero no más que otras formas de cocinar“. Porque la verdad es que todos los métodos de cocinado suponen una alteración de los nutrientes de los alimentos (eso es precisamente cocinar un alimento, modificarlo), pero como nos explica Beatriz Robles, nutricionista y tecnóloga de los alimentos, esa modificación no siempre es para peor: “el tratamiento térmico puede incrementar la digestibilidad y la biodisponibilidad de nutrientes (además de destruir microorganismos y compuestos como las lectinas de las legumbres, que a altas dosis son tóxicas).”

La pérdida de nutrientes depende en gran medida del tiempo de calentado y la temperatura que alcance el alimento. En este sentido, el microondas puede suponer una ventaja frente a otros métodos de cocinado precisamente al calentar la comida más rápidamente, se reduce esa pérdida de nutrientes. Además permite métodos de cocinado, como el vapor, en los que el alimento no se sumerge en un líquido hirviendo, como ocurre al cocerlos, evitando así el traspaso de parte de sus nutrientes al agua de cocinado que, si luego no ingerimos, sí que se pierden.

Ante la preocupación generalizada por este tema, la FDA indica que “cocinar con microondas no reduce el valor nutricional de los alimentos en mayor medida que la cocción convencional. De hecho, los alimentos cocinados con el microondas pueden mantener mayor cantidad de vitaminas y minerales porque el microondas cocina más rápido y sin añadir agua”.

En el mismo sentido se pronunciaba un artículo publicado en la Revista Española de Nutrición Humana y dietética sobre recomendaciones para el cocinado de frutas y verduras de forma que se preservase su valor nutricional: “La cocción con microondas suele preservar mejor el contenido de nutrientes de los alimentos que otros tipos de cocción, debido a que los tiempos de cocción son más cortos y a que el contacto con el agua es menor. Por ejemplo, la cocción de hortalizas en microondas puede reducir la pérdida de vitamina C hasta el 45%, en relación a la cocción en agua.”

via GIPHY