Nos habéis hecho llegar un mensaje de una supuesta alerta sanitaria avisando de que si tenemos en casa latas de sardinas compradas en DIA marcadas con un determinado lote (L2694L) y fecha de caducidad (julio de 2023), no las comamos por estar contaminadas con botulismo.

El mensaje tiene una parte cierta y otra de la que no hay ninguna prueba. Esto es lo que sabemos.

Esas latas sí se han retirado

Es cierto que se ha producido esa retirada. Tanto Sanidad de la Comunidad de Madrid como la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), perteneciente al Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social se hacen eco de la retirada de este lote concreto de sardinas en lata de marca DIA.

A día de hoy no quedan latas de este lote a la venta, pero según Sanidad de la Comunidad de Madrid comenzaron a venderse en octubre así que han emitido el aviso públicamente por si algún consumidor tuviese una en su casa. En ese caso, recomiendan no comerla y devolverla al punto de venta.

Sospecha de botulismo ya descartada

La retirada ha sido iniciativa de la empresa Grupo DIA, que informó el pasado 28 de enero a la Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid de que una de sus muestras había dado un resultado incorrecto en una de las pruebas de su sistema de control.

Desde la empresa nos explican que fue una medida preventiva “ante la sospecha de presencia de toxina botulínica en una sola lata, aunque el contraanáisis posterior de la toxina ha resultado negativo”.

Ni Sanidad de la Comunidad de Madrid ni la AECOSAN hacen referencia al botulismo en los avisos sanitarios de sus páginas web, en los que nos aseguran que han consignado toda la información que tienen al respecto.