MALDITA.ES

Periodismo para que no te la cuelen

Maldita Ciencia
08/11/2019

¿Qué dice la ciencia sobre los votantes? Las emociones, los prejuicios y el lugar en el que votas influyen en tu elección

Este domingo se celebran elecciones generales en España. En Maldito Bulo y Maldito Dato os hemos explicado los bulos, desinformaciones y dudas que surgen en torno a esta cita electoral. Pero la ciencia también tiene algo que decir y desde Maldita Ciencia hemos buceado en diferentes estudios para saber qué dice la ciencia sobre los votantes.

Las emociones nublan el razonamiento de los más acérrimos

La neurociencia ha comprobado cómo, aunque partidarios de uno y otro partido escuchen la misma información, extraen conclusiones opuestas. Un estudio de la Universidad de Emory (Estados Unidos) reveló que, cuando se trata de formar opiniones sobre cuestiones políticas, los acérrimos demócratas y republicanos no permiten que la realidad, es decir, los hechos, se interpongan en su toma de decisiones.

via GIPHY

Para averiguar qué pasa en el cerebro de estos votantes para actuar así, los científicos realizaron neuroimágenes funcionales (fMRI) en una muestra de militantes durante los tres meses previos a las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2004. Tanto a demócratas como a republicanos se les asignó una tarea de razonamiento en la que debían evaluar información contradictoria sobre sus candidatos (George W. Bush y John Kerry). Mientras lo hacían, los autores les sometieron a resonancias magnéticas para saber qué partes de sus cerebros estaban activas.

Los resultados fueron sorprendentes. “No vimos ningún aumento de la activación de las regiones cerebrales que normalmente participan en el razonamiento”, destaca Drew Westen, director de Psicología Clínica en la Universidad de Emory y autor principal del estudio. Lo que vieron los científicos fue que las emociones tenían un gran peso en esta tarea, puesto que se activó una red de circuitos relacionados con la regulación de las emociones y también, circuitos involucrados con la resolución de conflictos.

Los militantes llegaron a conclusiones completamente sesgadas e ignoraron información que no descartarían de forma racional. Además, las neuroimágenes mostraron que se desactivaron los circuitos cerebrales relacionados con las emociones negativas (como asco o tristeza) y que se activaron intensamente los circuitos involucrados con la recompensa, similar a lo que reciben las personas con adicciones cuando obtienen su dosis, compara Westen.

El lugar en el que votas influye en tu voto

Según un estudio publicado en la revista International Journal for the Psychology of Religion, los votantes que respondieron encuestas cerca de iglesias en Países Bajos y Reino Unido se mostraron a sí mismos como más conservadores políticamente que los votantes que eran interrogados cerca de edificios gubernamentales.

via GIPHY

Los autores del estudio, de la Universidad Baylor (Estados Unidos), afirman que los edificios que se encuentran en la línea de visión de los encuestados actúan como un estímulo visual que influye en su respuesta.

¿Esto influiría también en el voto? Los investigadores así lo creen. "En una elección cerrada, el lugar donde las personas votan (una escuela, una iglesia o un edificio del gobierno) podría afectar al resultado. Por ejemplo, un mayor porcentaje de personas que votan en una iglesia en lugar de una escuela podrían votar por un candidato o una proposición conservadoras", afirma Wade Rowatt, coautor del estudio y profesor de psicología y neurociencia en la Universidad Baylor.

En los Países Bajos, las encuestas se realizaron en Maastricht, fuera de la basílica de San Servacio y del ayuntamiento, mientras que en Reino Unido los cuestionarios se hicieron en Londres, en las afueras de la abadía de Westminster y del parlamento.

El miedo y la ira repercuten en cómo te informas

En esta y en otras campañas electorales españolas se ha hablado mucho sobre cómo el miedo a que ganen determinados partidos puede movilizar a votantes que no pensaban ir a votar o incluso cambiar su voto. El miedo y la ira son emociones primarias que han sido muy estudiadas por la ciencia, también en contextos electorales.

via GIPHY

Una investigación publicada en la revista Journalism & Mass Communication Quarterly analizó cómo influyeron estas dos emociones en relación con un fenómeno concreto, el cambio climático, y en cómo los votantes consumían información de cara a las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016. 

Para ello estudiaron los datos datos de dos encuestas realizadas las semanas previas a las elecciones. "El miedo y la ira tuvieron influencias muy diferentes en las estrategias de procesamiento de información", señala Janet Yang, autora principal del estudio e investigadora de la Universidad de Búfalo (Estados Unidos).  "Estas emociones también impulsan a conservadores y liberales de formas distintas", añade.

De esta forma, los votantes conservadores que tenían miedo por el resultado electoral declararon sentir una gran necesidad de información. En relación con el cambio climático, los liberales que experimentaron miedo tenían más probabilidades de procesar la información con cuidado.

Curiosamente, la ira no influyó tanto como el miedo en estas estrategias a la hora de consumir información. Los liberales que estaban enfadados cuando pensaban en el cambio climático declararon un mayor conocimiento sobre esta cuestión.

Los prejuicios de género influyen en los votantes

Los estereotipos y prejuicios de género también repercuten a la hora de votar, sobre todo cuando en la papeleta electoral aparece más de una mujer, según muestra una investigación de la Universidad Estatal de Iowa (Estados Unidos) publicada en la revista Journal of Women, Politics & Policy.

via GIPHY

"Cuando solo había una mujer, el género no importaba. A la gente le gustaba igual que el candidato masculino y era igual de probable que votara por ella", explica Tessa Ditonto, profesora de Ciencias Políticas de la Universidad de Estatal de Iowa y autora principal del estudio.

Según la experta, "cuando agregamos a otra mujer, especialmente si se postuló para un cargo superior, la mujer que estaba más abajo en la papeleta recibía más evaluaciones negativas y era menos probable que recibiera votos". Los autores simularon unas elecciones para la Cámara de Representantes de Estados Unidos. La probabilidad de que los partidarios dentro del partido votaran por una candidata, en lugar de un hombre, se redujo del 98% al 74% cuando aparecieron más mujeres en la papeleta.

Los investigadores confían en que, a medida que más mujeres ganen elecciones para cargos cada vez más altos, irá cambiando la percepción de que los candidatos blancos y varones son la norma en esos cargos. Según los científicos, el camino hacia la paridad “será lento”.

Hazte Maldito, hazte Maldita

Maldita.es está aquí para ayudarte a luchar contra la mentira: identificar la desinformación y controlar el discurso político, pero sólo con tu apoyo será posible. Sólo juntos es más difícil que nos la cuelen. Ayúdanos en esta batalla con tus conocimientos, con tus superpoderes o colabora económicamente para que Maldita.es sea sostenible e independiente. Un medio de comunicación sin ánimo de lucro y libre de publicidad.

Hazte [email protected] y únete a esta lucha contra la mentira.

HAZTE MALDITO