¡Feliz viernes malditas y malditos! Os damos la bienvenida a la cita semanal en la que intentamos resolver algunas de las dudas que nos habéis hecho llegar en los últimos días a través de Twitter, Facebook, correo electrónico ([email protected]) o WhatsApp (655 198 538).

¿La pimienta en las heridas hace que dejen de sangrar?

Nos habéis preguntado por un vídeo que circula por Facebook con supuestos remedios caseros de primeros auxilios, y en concreto hay uno que os ha hecho dudar: ¿es cierto que la pimienta hace que las heridas dejen de sangrar?

La respuesta es que no, no hay evidencias de que este efecto ocurra realmente, y de hecho aplicar pimienta en una herida abierta como se recomienda en este vídeo y en otras páginas de internet puede ser una fuente de infección, según explica a Maldita Ciencia Marta Díaz Menéndez, doctora del Hospital Carlos III-La Paz de Madrid.

Hay dos supuestos mecanismos por los que la pimienta tendría este efecto, ninguno de ellos basado en evidencias. El primero sería a través del calor que causaría la pimienta, que ayudaría a cauterizar la herida y así detener el sangrado. Esto no solo no tiene evidencias sino que no tiene sentido porque está basado en un error de concepto: la pimienta no causa calor por sí misma. Es verdad que causa esa sensación de quemazón en la boca cuando la comemos, y que escocerá de la misma forma si la ponemos en la herida, pero el motivo es que estimula los receptores de calor que hay en la boca, y no que cause calor en sí misma.

via GIPHY

“Y aunque así fuese, que no lo es, para cauterizar una herida hay que alcanzar temperaturas mucho más altas de las que podríamos soportar tomando pimienta”, explica Díaz Menéndez.

El segundo sería activando una supuesta propiedad de la pimienta, poco explicada en estos posts, para influir sobre la tensión sanguínea que haría que, de alguna forma, la sangre acuda a la herida en mayor cantidad y así favorecería la coagulación, haciendo que la herida deje de sangrar y se cierre antes.

No existen evidencias científicas que apoyen esta suposición. Sí que se ha estudiado cómo en ratones y aplicando la piperina, que es uno de los componentes de la pimienta, por vía intravenosa, ésta parece tener un efecto reductor de la tensión arterial. Esto está muy lejos de significar que aplicándola sobre una herida y en seres humanos tendrá el mismo efecto, no digamos ya que vaya a reducir el sangrado de una herida.

En resumen: no hay evidencias de que aplicar pimienta sobre una herida sea beneficioso de ninguna manera y sí que puede tener algunos efectos perjudiciales, como una posible infección y un escozor asegurado.

¿Hay que guardar los huevos en la nevera?

Nos habéis hecho esta pregunta, que es una duda muy habitual: ¿Debo guardar los huevos en la nevera? Si es así, ¿por qué en el supermercado no los tienen refrigerados?

A ambas preguntas responde el tecnólogo de los alimentos Miguel Ángel Lurueña en este artículo de su blog en el que resuelve algunas dudas comunes sobre los huevos. Aquí explica que en los envases de los huevos se recomienda conservarlos a temperaturas refrigeradas. El motivo es que las bajas temperaturas hacen que el huevo se estropee más despacio, algo que inevitablemente empieza a ocurrir desde el momento en que la gallina los pone.

via GIPHY

Sin embargo, la legislación recomienda no refrigerar los huevos en su punto de venta para evitar cambios bruscos de temperatura en el proceso de transporte, almacenamiento, puesta a la venta, compra, transporte a casa del consumidor y vuelta a la nevera.

“Se pretende evitar especialmente que se produzcan saltos desde bajas a altas temperaturas, que pueden ocasionar condensaciones de agua en la superficie del huevo, lo que facilitaría el desarrollo de microorganismos y su entrada al interior a través de los poros que posee la cáscara. Para entendernos, sería peor el remedio que la enfermedad“, concluye Lurueña.

¿De verdad oler romero aumenta la memoria un 75%?

Nos habéis preguntado por un post que asegura en su titular que oler romero aumenta la memoria un 75%, y que en su texto explica de forma superficial el supuesto estudio científico en el que se basa. Se puede encontrar la misma información en otras webs y también en inglés. Pero se trata de una conclusión engañosa de algo que, en realidad no es un estudio científico. Os lo explicamos.

Estos contenidos han vuelto a circular en las últimas semanas, y han sido desmentidos por Snope, pero su origen se remonta a una presentación realizada la reunión anual de 2013 de la Sociedad Británica de Psicología por la investigadora Jemma McCready del laboratorio de Mark Moss, psicólogo de la Universidad de Northumbria en Newcastle, en Reino Unido. Las presentaciones son documentos científicos que no son revisados por pares y siempre deben tomarse con cautela hasta la publicación de los resultados que se mencionan, algo que no ocurrió en este caso.

via GIPHY

En esa presentación, McCready mencionó un experimento pequeño, hecho en total con 66 personas a las que se dividió en dos grupos, a uno se le pidió entrar en una habitación con olor a romero y al otro en una habitación sin olor, y allí se les hicieron diferentes pruebas. De todos los medios que cubrieron la noticia, solo el Daily Mail se hizo eco de ese supuesto aumento en la memoria del 75%, y es de ahí desde donde se ha ido replicando. La cifra no aparece en la nota de prensa que emitió la universidad ni en ningún otro medio. Así que si sale solo de lo que McCready dijese al Daily Mail, otro motivo más para tomarla con cautela.

Incluso aunque el experimento que en aquella ocasión explicó McCready se hubiese trasladado fielmente a los medios, hay dos cosas aquí que conviene tener en cuenta. Por un lado, que un solo experimento con 66 personas es demasiado pequeño como para sacar conclusiones estadísticamente relevantes. Puede ser un punto de partida interesante, pero es insuficiente para asegurar que el efecto es real y tan potente como aseguran los titulares.

Lo segundo es que “aumentar un 75% la memoria” es una idea sin sentido científico. ¿Qué quiere decir que aumenta la memoria? ¿De qué memoria estaríamos hablando? ¿Y cómo se ha medido ese 75%? Estas preguntas no se resuelven en estos artículos.

En resumen: la afirmación de que oler romero aumenta la memoria un 75% está basada en una presentación científica sobre un experimento limitado presentado en 2013 y cuyos resultados no se han publicado y en la que no hay constancia de esa cifra. En cualquier caso, era un experimento pequeño y poco claro como para considerar probado lo que dicen esos titulares.

¿Qué significa exactamente el número del protector solar o FSP?

Llega el calorcito, el sol y el protector solar, que nos permite disfrutar del aire libre sin temer quemaduras y daños permanente en la piel. Y por eso nos habéis preguntado qué significa exactamente el número que aparece como factor de protector solar: ¿es el tiempo que se puede permanecer al sol? ¿La intensidad de la protección? ¿La frecuencia con la que debe aplicarse la crema de nuevo? ¿Es lo más importante al elegir un protector solar?

El FSP (factor of solar protection o factor de protector solar) influye en el tiempo que una crema solar nos protege del daño del sol, multiplicando el tiempo que nuestra piel podría estar expuesta al sol antes de empezar a quemarse. “Es una escala que se empezó a usar en 1974, cuando solo preocupaba la quemadura solar, y daba una medida de cuan eficaces eran los fotoprotectores”, explica Roger Solanas, farmacéutico.

via GIPHY

Es importante explicar que, al contrario de lo que se cree a menudo, el FSP no es el número de minutos que nos protege una crema solar. Se supone que el FSP multiplica el tiempo que podemos aguantar al sol sin quemarnos. Es decir, que si tenemos la piel clara y empezamos a quemarnos a los 5 minutos y utilizamos una crema con FSP 10, podremos estar hasta 50 minutos antes de que el sol empiece a hacernos daño.

Pero este cálculo tiene algunos inconvenientes. Estas pruebas se llevaban a cabo en laboratorios, en unas condiciones ideales, pero al usar los solares en el exterior hay que tener más factores en cuenta: cambios en la humedad del ambiente, exposición a luz UV más intensa de la probada (como en una playa a las 12), exposición al agua o al sudor, aplicación no uniforme, elementos que retiran el producto de la piel: la arena, la hierba, el roce con la ropa, actividades deportivas… “Si bien el factor nos puede ayudar a hacer un cálculo del tiempo de protección (nunca los minutos entre aplicaciones) los factores externos van a hacer que sea mucho menor y por lo tanto creeremos que estamos protegidos cuando no lo estamos lo que aumentará el riego de sufrir patologías por la acción del sol”, advierte Solanas.

Por ese motivo explica que es importante utilizar un protector solar de calidad y no fijarse solo en su FSP, ya que con el mismo factor, una crema de más calidad aguantará mejor la acción de esos factores externos y nos protegerá mejor.

Y por último…

Sí, el recordarte que para consultas personales y diagnósticos concretos, tu médico será la persona que resuelva las dudas de la manera más adecuada y personalizada. Ninguna web de internet debería sustituir su criterio, ni siquiera nosotros. Para todo lo demás, ¡aquí estaremos para echarte un cable en lo que haga falta! ¡Buen fin de semana!