Ningún estudio de la Universidad de Exeter ha concluido que las flatulencias humanas puedan ser beneficiosas.


Este bulo, publicado por varios medios españoles, se origina en 2014 cuando diversos digitales anglosajones publicaron que científicos de esta universidad británica habían descubierto que el ácido sulfhídrico presente en los pedos previene el cáncer.

El estudio en cuestión, que puedes leer en inglés aquí, trata sobre la capacidad citoprotectiva de las mitocondrias y el ácido sulfhídrico pero no menciona en ninguna parte nada sobre los pedos, sobre el cáncer, sobre el corazón ni sobre alargar la vida.

Varios medios en inglés desmintieron entonces el bulo y algunos de las publicaciones que lo difundieron borraron o rectificaron la información.

Pese a ser un bulo antiguo, en 2017 Mediterráneo Digital escribió sobre el poder de las flatulencias y este mes de julio lo ha vuelto a publicar, manteniendo el texto y cambiando el titular original.

Otros medios han incluido el bulo en recopilatorios sobre los beneficios de los pedos pese a haber sido desmentido hace años.