MALDITA.ES

Periodismo para que no te la cuelen

Maldita Ciencia
17/09/2018

Las dietas basadas en una reducción drástica de calorías

El peso y el adelgazamiento son cuestiones en las que la salud se mezcla con el marketing y a veces se promueven hábitos que, según la ciencia, o no sirven de nada o pueden incluso ser dañinos. Desde Maldita Ciencia queremos ayudar a distinguir qué es cierto, y qué no, según las evidencias disponibles.

En qué consiste

Esta dieta se basa en los principios del ayuno intermitente, una forma de organizar las comidas de forma que todas se concentren en una ventana de tiempo reducido (normalmente 8 horas) y el resto del día se consuman solo bebidas sin calorías, un método que ha demostrado tener efectos positivos tanto en la salud como en la pérdida de peso.

La dieta 5:2 se basa en ese esquema y lo lleva al extremo: quien la sigue puede comer lo que quiera durante 5 días a la semana y restringir las calorías drásticamente los otros 2 hasta reducirlas a menos de 600 (en el caso de los hombres) o 500 (para las mujeres). Eso en la práctica significa que esos días se puede comer muy poco y deben ser principalmente líquidos.

Por qué no es una buena idea

Al reducir las calorías totales, es cierto que se pierde peso, y al limitar las restricciones a solo dos días a la semana, quizá no sea una dieta difícil de seguir. Pero esta forma de comer tiene un alto riesgo de producir un efecto rebote: como no hay un cambio en los hábitos alimenticios y se queda a una simple cuenta calórica, las personas que la sigan volverán a recuperar su peso inicial (y probablemente algún kilo más) en cuanto la abandonen.

Esto mismo es aplicable a cualquier otra dieta que imponga una reducción drástica de las calorías de una forma aleatoria y uniforme para todos: pueden ser más o menos fáciles de cumplir al principio, pero no son sostenibles a medio/largo plazo y puesto que no se habrán cambiado los hábitos alimenticios, los resultados tampoco lo serán.

Además, se corre el riesgo de entrar en un efecto yo-yo, en el que periodos de sobrepeso se intercalan con dietas estrictas y bajadas de peso que luego se recupera, y a menudo se aumenta.

La trampa de las calorías

El concepto de las calorías es un poco tramposo cuando hablamos de adelgazar. Nos hemos acostumbrado a usarlo para echar las cuentas de cuánto deberíamos comer y cuánto deberíamos quemar si queremos bajar de peso, pero cada vez más expertos en nutrición y metabolismo reniegan de él.

Por un lado, porque es un concepto tramposo, una simplificación excesiva de un sistema, el metabólico, mucho más complejo. Una caloría no es siempre igual a otra, y no todas influyen igual en nuestro peso. Cada vez más estudios sugieren que la calidad de los nutrientes que acompañan a cada caloría es tanto o más importante que la cantidad de calorías a secas. 

Por otro lado, porque tampoco es un concepto muy útil, como demuestra el hecho de que llevamos décadas hablando de las calorías y recomendando restricciones calóricas para perder peso, y sin embargo el problema del sobrepeso no ha hecho más que aumentar en este tiempo. El número de calorías es un indicador de un problema de obesidad o sobrepeso, pero no la causa ni la solución

Hazte Maldito, hazte Maldita

Maldita.es está aquí para ayudarte a luchar contra la mentira: identificar la desinformación y controlar el discurso político, pero sólo con tu apoyo será posible. Sólo juntos es más difícil que nos la cuelen. Ayúdanos en esta batalla con tus conocimientos, con tus superpoderes o colabora económicamente para que Maldita.es sea sostenible e independiente. Un medio de comunicación sin ánimo de lucro y libre de publicidad.

Hazte [email protected] y únete a esta lucha contra la mentira.

HAZTE MALDITO