Después de hablar de los trucos y las dietas que no necesitas probar porque no tienen base científica y no funcionan, aquí vamos a contar algunos trucos que sí han demostrado ser eficaces a la hora de perder peso. Aunque más que trucos, deberíamos hablar de hábitos, porque no son soluciones fáciles y rápidas, sino más bien costumbres para que adelgazar vaya unido a una mejora de la salud.

Los productos ultraprocesados son aquellos elaborados de forma industrial, como por ejemplo los precocinados, la bollería, galletas y similares, las bebidas azucaradas, los lácteos edulcorados y postres, las carnes procesadas... En su preparación a menudo se añaden sustancias como harinas, azúcares, sal y grasas poco saludables.

Cómo afectan al metabolismo

Esas harinas y azúcares son sometidas a un proceso de refinamiento que da como resultado su conversión en hidratos de carbono simples, relacionados con un mayor riesgo de sobrepeso y obesidad. Uno de los motivos es que nuestro cuerpo absorbe muy rápidamente convirtiéndolos en glucosa. Las moléculas de glucosa entran en la sangre para distribuirse por el cuerpo y servir de combustible a los distintos procesos. Cuando esto ocurre demasiado rápido, el organismo tiene que regular los niveles de glucosa en la sangre utilizando la insulina para extraer una parte y almacenarla en forma de grasa.

via GIPHY

Cuando bajan los niveles de glucosa, todo vuelve a la normalidad, pero si estos picos son habituales estos mecanismos se terminan desequilibrando y aparece la llamada resistencia a la insulina: cada vez es más difícil controlar los niveles glucosa en la sangre, lo cual puede desembocar en diabetes tipo 2, obesidad y enfermedades cardiovasculares.

Reduciendo el consumo de este tipo de productos y favoreciendo los alimentos no procesados o mínimamente procesados (legumbres en conservas, alimentos congelados, lácteos artesanales, panes y pastas integrales...) se evitan y revierten estas consecuencias: los niveles de insulina se regulan, la glucosa recupera niveles normales y el cuerpo recupera poco a poco su capacidad para gestionar la energía que necesita.