Nos habéis preguntado si es verdad que tomar Actimel es bueno para el sistema inmunitario (gracias a este tuit hemos aprendido que no es ni "inmune" ni "inmunológico") porque lleva años publicitándose con el eslogan "activa las defensas" o "ayuda a las defensas".

La respuesta es que no, Actimel no actúa realmente sobre las defensas. Los problemas que ha tenido al respecto han obligado a Danone a modificar su publicidad en alguna ocasión precisamente por ser poco ajustada científicamente a la realidad.

Actimel entró en el mercado utilizando sus famosos Lactobacillus casei (los famosos L casei inmunitas) y sus supuestos efectos beneficiosos sobre el sistema inmunitario como principal reclamo. De ahí lo de que "activaba" las defensas. Sin embargo, Danone, la empresa detrás de Actimel, no pudo demostrar de forma suficientemente sólida esas supuestas propiedades y en 2010 la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria publicó un informe rechazando los argumentos y estudios que aportaba Danone para basar su publicidad por considerarlos insuficientes y con errores de procedimiento.

Así que la compañía cambió de estrategia y añadió a Actimel vitamina D y B6, que sí han demostrado contribuir "al normal funcionamiento del sistema inmunitario". ¿Les suena? Ese es el lema publicitario que adoptó Actimel, porque ese sí está aprobado por la EFSA, pero relativo a las vitaminas y no a los famosos L Casei.

"Es una publicidad bastante engañosa. Los Lactobacillus casei no han demostrado tener efecto así que añaden las vitaminas para poder mantener el mismo eslogan, o parecido. Pero es que en realidad el Actimel te deja como estás porque ya tomamos suficientes vitaminas en la dieta y no necesitamos para nada este extra", concluye Gemma del Caño, experta en seguridad de la industria alimentaria, y añade "Es importante leer bien: que algo contribuya al normal funcionamiento de otra cosa no significa que arregle nada, sólo que lo mantiene como está, igual que unas suelas contribuyen al buen funcionamiento de unos zapatos. ¡Pues claro, es que si no, no son zapatos!".

Si quieres leer más sobre este tema te recomendamos estos dos posts (uno y dos) de José Manuel López Nicolás, bioquímico y divulgador.